Un joven ministro con dos medallas cubanas

Más de 12 000 propotores deportivos venezolanos han sido formados por la  Misión Deportiva cubana a lo largo de estos año, informó el ministro del Poder Popular para la Juventud y el Deporte de Venezuela, Pedro Infante

 

Autor:

Enrique Milanés León

CARACAS.— Tras presidir entre amigos la asamblea de balance anual de la Misión Deportiva cubana en este país, Pedro Infante, ministro del Poder Popular para la Juventud y el Deporte de Venezuela, declaró que hablar de esta Misión es hablar de la historia de la Revolución Bolivariana, de los comandantes Chávez y Fidel y de la entrega de un pueblo hermano, un pueblo combativo, como es el cubano.

«El 2017 ha sido un año complejo en lo económico, político y social, pero la Misión Deportiva cubana, Barrio Adentro Deportivo, nos ha apoyado con la misma calidad, con la misma entrega, con la misma fuerza de cada año del Convenio Cuba-Venezuela», afirmó el joven titular antes de acotar la fortaleza que la colaboración de la Mayor de las Antillas ha concedido a los programas deportivos de la Revolución Bolivariana al formar a promotores deportivos venezolanos.

En su momento, Infante vivió un «podio» de la solidaridad: se graduó como licenciado en la Universidad de las Ciencias de la Cultura Física y el Deporte Manuel Fajardo, de La Habana. Afable, hablando como entre compatriotas,  considera que lo más importante ahora es que se inicia un proceso de despliegue de los «más de 12 000 promotores deportivos venezolanos formados por la Misión Deportiva cubana a lo largo de estos años».

Además, afirmó que independientemente de que se reduce el número de nuestros colaboradores deportivos en virtud de la evolución de los acuerdos bilaterales, estos noveles activistas, que se complementan con el plan Chamba Juvenil, permiten garantizar que no disminuya la fuerza técnica en el país: «Más bien hay una ampliación de la capacidad, de la calidad de la misión Barrio Adentro Deportivo para la atención del pueblo venezolano con su derecho al deporte», explicó.

El Ministro de Juventud y Deporte reconoció que varias de las medallas de Venezuela en los últimos eventos deportivos internacionales de alto rendimiento guardan relación con la preparación de los entrenadores cubanos, y puso como ejemplo el bronce olímpico del boxeador Yoel Finol, en Río 2016, con un entrenador de la Isla en su esquina.

Infante agradeció a Cuba los servicios de sus especialistas en medicina del deporte, la asesoría a la Universidad Deportiva del Sur, la asistencia de profesores y entrenadores a la Escuela Nacional de Talentos Deportivos en el estado de Táchira —«un proyecto bandera de nuestro movimiento deportivo»— y la incorporación de entrenadores a los distintos equipos nacionales.

Actualmente, 20 instructores cubanos de alto rendimiento trabajan en más de diez selecciones nacionales venezolanas, mientras otros 247 de igual nivel brindan asistencia en los estados de la nación bolivariana. A su labor se une la de otros preparadores en la base y la de 45 especialistas en medicina deportiva.

Los deportistas venezolanos no miran a solas su calendario de competencias, el Ministro es el primero en afirmarlo: «Enfrentamos el segundo año del ciclo olímpico Tokio 2020. Tendremos Juegos Sudamericanos en Bolivia, Centroamericanos y del Caribe, en Colombia, y Juegos Olímpicos de la Juventud, en Argentina. En dos de esos eventos seguramente nos encontraremos con Cuba, como rivales, pero siempre como hermanos, en la fraternidad, en el encuentro amoroso del deporte», sostuvo.

Justo cuando comentaba que Venezuela revisa la incorporación y el sostenimiento del personal técnico cubano en distintas selecciones nacionales, la metodología y la planificación, como parte de las fortalezas de una asesoría con la que seguirán contando para desarrollar los resultados internacionales, Pedro Infante recibió un envío de Cuba.

Desde su querida Universidad del Fajardo le llegaba el título que lo acredita como máster en Administración y Gestión de la Cultura Física y el Deporte. Víctor Gaute López, jefe de la Oficina de Atención a las Misiones cubanas en Venezuela, y José Cedeño Tamayo, responsable de la Misión Deportiva, le entregaban el diploma. Esa tarde, Pedro Infante llegó a casa con su segunda medalla cubana.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.