Tercio de manicomio

Atrás quedaron dos tercios del campeonato que sirvieron para entretener un poco sin definir nada. Quedan, pues, los 15 juegos del infarto

Autor:

Norland Rosendo

Atrás quedaron dos tercios del campeonato que sirvieron para entretener un poco sin definir nada. Quedan, pues, los 15 juegos del infarto, aunque hay varios partidos pendientes, casi todos a causa de la lluvia, tan asidua en los estadios cubanos por esta época.

Antes del inicio de la subserie de ayer no estaba definido ni el cuarteto de lujo ni los comodines, en cualquier hipotético corte sobraba alguien. Y en cuestión de dos o tres juegos, la tabla puede sufrir un terremoto del que no escape nadie.

Así anda nuestra serie nacional y la tendencia apunta a que se mantendrán los nervios como pinchos en lo que resta de primer tramo. Para el segundo tramo no será diferente.

En los últimos diez partidos, los de mejor rédito han sido Holguín y Mayabeque con ocho triunfos cada uno. A los Cachorros les sirvió ese paso con la mejor racha de éxitos seguidos antes de ayer (5) para ascender al pelotón de la vanguardia, del que saldrán beneficiados cuatro equipos con pasajes directos, mientras los Huracanes comparten con los Gallos espirituanos los puestos ocho y nueve.

Solo Las Tunas y Guantánamo han completado el calendario previsto. Los demás tienen asuntos pendientes que resolver en medio de las tensiones finales por seguir con vida en la temporada.

A esta hora nadie es enemigo pequeño. Ni Matanzas, único elenco que no ha llegado a diez triunfos. Con Yoanni Yera, quien le prepara una cadeneta de ceros a cualquiera y la adorna con un recital de ponches, su «hobby» sobre el box, y Jonder Martínez cuando se incorpore en busca de los 20 abanicados que lo separan de los 1 800 y de algunas victorias que le permitan soñar con las 200 (le faltan 20), pueden ponerles zancadillas a algunos de arriba, como Artemisa, Las Tunas e Industriales, tres adversarios con los que no han jugado aún.

Es posible que, ya sin opciones de avanzar para entonces, Pinar del Río se vuelva más fiero con la entrada de Erlis Casanova. Él, Yosvani Torres y Bladimir Baños conforman uno de los tríos de abridores más peligrosos de la campaña. Ojo con Villa Clara, Las Tunas, Ciego de Ávila y Artemisa.

Tampoco me gustaría estar en el pellejo de los rivales de los bicampeones de Granma cuando dispongan en su rotación de Lázaro Blanco y alineen con todo lo que tienen disponible en su caballería, con la mira puesta en asaltar uno de los puestos de comodines. Preocupados han de estar los Tigres, Cazadores, Leones y Naranjas.

Y aunque andan más enjutos de éxitos que de carne, los Toros de Camagüey parecen destinados a hacer el menor daño posible con un pitcheo que sigue siendo más futuro que presente. De los que ahora mismo están arriba, Gallos, Huracanes e Indios deben cuidarse de ellos.

Si los de abajo suelen arañar a los de arriba cuando ya no tienen nada que perder, no menos fieros se tornan los juegos entre los aspirantes a cruzar el ecuador del campeonato en octubre. Disfrutemos esta semana del duelo entre Industriales y Las Tunas. Los primeros por sacudirse de la espectacular remontada de los segundos en la semifinal de la campaña pasada, y los Leñadores por entrar de una zancada larga e importante en el grupo de los cuatro jerarcas.

No dudo que del ordenamiento actual al definitivo ocurran movimientos drásticos y sorpresivos. ¿Qué dirán en Mayabeque de eso?

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.