Dudas del idioma
Buscar por letras: Todas - ¡ ¿ " * 2 5 A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z

Respuestas a las preguntas

palabras claves: prefijación, reelegir, relegir, re-

Sandra Melian preguntó:

La Ortografía de la lengua española (2010) prescribe que pueden escribirse tanto con -ee - como con -e- las voces formadas por prefijos o elementos compositivos terminados en -e, como pre-, re- , requete-, sobre-, tele- o vice-, antepuestos a palabras que comienzan también por e-, siempre y cuando la reducción gráfica no cree confusión (reemitir: re + emitir. 'volver a emitir'; remitir. 'enviar', 'diferir', 'perder intensidad':En este caso no es posible la reducción gráfica). Tampoco se produce la simplificación de las dos vocales iguales contiguas cuando la vocal por la que comienza la palabra base es en sí misma un prefijo.

Por lo tanto, no resultan censurables, aunque puedan ser minoritarias en el uso, grafías como relegir, rembolsar, remplazar junto a reelegir, reembolzar, reemplazar. (Depto. Lingüística, ILL)

palabras claves: colegiar

Camilo Santos preguntó:

El verbo colegiar aparece recogido en el Diccionario de uso del español de América y España (Vox, 2003) con las siguientes acepciones: colegiar 1. tr. Inscribir a una persona, generalmente mediante pago, en un colegio profesional: ej. se colegió en el año 1991 en el Colegio de Ingenieros.// 2. prnl. colegiarse. Reunirse en colegio (los individuos de una misma profesión).

El uso del verbo colegiar en el sentido de ponerse de acuerdo o confrontar ideas que con frecuencia se utiliza en nuestros medios no aparece registrado en los repertorios lexicográficos consultados: ej. Asia colegia en Vietnam enfrentamiento a desastres naturales; Las actuales inundaciones en Tailandia, Cambodia, Vietnam, Filipinas y Japón, evidencian la importancia de colegiar medidas preventivas de .... (Depto. Lingüística, ILL)

palabras claves: móvil táctil, móvil dáctil

Aniuska preguntó:

La voz táctil aparece registrada en el Diccionario de la lengua española con la siguiente definición:

táctil. (Del lat. tactilis). 1. adj. Perteneciente o relativo al tacto.// 2. adj. Que posee cualidades perceptibles por el tacto, o que sugieren tal percepción. En la frase mi móvil es táctil/dáctil se considera que lo más correcto sería decir móvil táctil ya que se trata de un dispositivo preparado para manipularlo a través del tacto (segunda acepción). Resulta lógico el uso de dáctil, etimología popular que hace referencia a los dedos.

Sin embargo, la voz dáctil no aparece en los diccionarios consultados, sí se registra dactilar con el significado de digital, perteneciente a los dedos. (Diccionario de la lengua española, RAE, 2001). (Depto. de Lingüística, ILL)

palabras claves: cárstico, cársico, kásrtico

Juan L Guerra preguntó:

Efectivamente, la voz cárstico, aparece registrada en el Diccionario de la lengua española y remite a la voz kárstico:

kárstico ca. (Del ingl. karstic, región de Eslovenia constituida por mesetas calizas) 1. adj. Dicho de una formación caliza. Producida por la acción erosiva o disolvente del agua. En cuanto a cársico, -a, si bien esta voz no aparece registrada en el DRAE se documenta en otros diccionarios de especialidad con el mismo significado de cárstico. También se registra su uso en textos especializados referidos a la geografía, por ejemplo: relieve cársico, que denomina las formaciones del relieve que surgen producto a la acción de las aguas superficiales y principalmente aguas subterráneas en las rocas solubles como caliza, yeso y sal. (Depto. de Lingüística, ILL)

palabras claves: certifico, autorizo

Leticia preguntó:

Las voces certifico y autorizo son palabras creadas por derivación mediante la adición del sufijo -o a la raíz de los verbos certificar y autorizar, respectivamente; lo cual constituye un procedimiento común en español. Así, estos sustantivos deverbales creados significan 'acción o efecto de certificar o autorizar', según el caso. El uso de estas formas está muy generalizado, sobre todo en el ámbito legal, administrativo e institucional. El hecho que no estén registradas en los diccionarios no significa que se trate de incorrecciones. Como sinónimos de estas voces aparecen registradas en el Diccionario de la lengua Española (RAE, 2001) las siguientes:

certificado, da (Del part. de certificar). 1. adj. Dicho de una carta o de un paquete: Que se certifica.// 2. m. certificación. certificación. 1. f. Acción y efecto de certificar.// 2. f. Documento en que se asegura la verdad de un hecho.

autorización. 1. f. Acción y efecto de autorizar.// 2. f. Der. Acto de una autoridad por el cual se permite a alguien una actuación en otro caso prohibida.// 3. f. Der. Documento en que se hace constar este acto. autorizado, da. (Del part. de autorizar). 1. adj. Dicho de una persona: Que es respetada o digna de respeto por sus cualidades o circunstancias. (Depto. de Lingüística, ILL)

palabras claves: estadío

Leticia preguntó:

La voz estadio aparece registrada en el Diccionario de uso del español de España y América (2003) con la siguiente definición:

estadio masc. 1. Instalación deportiva de grandes dimensiones preparada para la práctica de ciertos deportes, como el atletismo, el fútbol o el béisbol, y con graderíos para los espectadores.// 2. Estado, diferenciado de otro, por el que pasa una cosa o una persona que cambia o se desarrolla. Sin. fase. El Diccionario panhispánico de dudas (2006) aclara que es un error pronunciar *estadío con la tilde en la i, fenómeno muy extendido en toda la comunidad hispanohablante. (Depto. Lingüística, ILL)

palabras claves: Ingeniero, arquitecto

Julio Cesar Martinez Rosales preguntó:

El Diccionario de la lengua española en su primera acepción define la arquitectura como el arte de proyectar y construir edificios; y el arquitecto, -ta como la persona que profesa o ejerce la arquitectura. Esta actividad tiene como requisito principal el de construir edificios o estructuras, por lo que existen otras ramas relacionadas que se diferencian por su especificidad; por ejemplo, arquitectura civil: arte de construir edificios y monumentos públicos y particulares no religiosos; arquitectura hidráulica: arte de conducir y aprovechar las aguas, o de construir obras debajo de ellas; arquitectura militar: arte de fortificar; arquitectura naval: arte de construir embarcaciones; arquitectura religiosa: arte de construir templos, monasterios, sepulcros y otras obras de carácter religioso.

Por su parte, la ingeniería se define como el estudio y aplicación, por especialistas, de las diversas ramas de la tecnología. El ingeniero, -ra es la persona que profesa la ingeniería o alguna de sus ramas. Así, por especialidad existe la ingeniería genética: tecnología de la manipulación y transferencia del ADN de unos organismos a otros, que posibilita la creación de nuevas especies, la corrección de defectos génicos y la fabricación de numerosos compuestos útiles. Otras ingenierías son: la informática, la eléctrica, la química, la automática, la mecánica, que se diferencian de acuerdo a la rama de la tecnología que utilicen en sus quehaceres. (Depto. de Lingüística, ILL)

palabras claves: azulejear, azulejar

Martha Alvarez Pérez preguntó:

Ambas formas, azulejar y azulejear, son correctas. La primera aparece registrada en el Diccionario de la lengua española (2001) como la acción de revestir con azulejos una superficie; la segunda es un cubanismo recogido en el Diccionario del español de Cuba (2000) con el mismo significado que el anterior. (Depto. Lingüística, ILL)

palabras claves: novedades de la Ortografía de la lengua española

Ernesto Brancacho Polo preguntó:

Entre las principales novedades que propone la última edición de la Ortografía de la lengua española (2010) están: - Exclusión de los dígrafos ch y ll del abecedario Se excluyen definitivamente del abecedario los signos ch y ll, ya que, en realidad, no son letras, sino dígrafos, esto es, conjuntos de dos letras o grafemas que representan un solo fonema. El abecedario del español queda así reducido a las veintisiete letras. La eliminación de los dígrafos ch y ll del inventario de letras del abecedario no supone, en modo alguno, que desaparezcan del sistema gráfico del español.

Estos signos dobles seguirán utilizándose como hasta ahora en la escritura de las palabras españolas: el dígrafo ch en representación del fonema /ch/ (chico [chíko]) y el dígrafo ll en representación del fonema /ll/ o, para hablantes yeístas, del fonema /y/ ('calle' [kálle], [káye]). La novedad consiste, simplemente, en que dejan de contarse entre las letras del abecedario. -

Propuesta de un solo nombre para cada una de las letras del abecedario Algunas de las letras tienen varios nombres con tradición y vigencia en diferentes zonas del ámbito hispánico.

La nueva edición de la ortografía, sin ánimo de interferir en la libertad de cada hablante o país de seguir utilizando el nombre al que esté habituado, pretende promover hacia el futuro un proceso de convergencia en la manera de referirse a las letras del abecedario, razón por la que recomienda, para cada una de ellas, una denominación única común. La recomendación de utilizar un solo nombre para cada letra no implica, en modo alguno, que se consideren incorrectas las variantes denominativas con vigencia en el uso que presentan algunas de ellas, y que a continuación se comentan: a..

La letra v tiene dos nombres: uve y ve. El hecho de que el nombre uve se distinga sin necesidad de añadidos del nombre de la letra b justifica su elección como la denominación recomendada para la v en todo el ámbito hispánico. b..

La letra b se denomina simplemente be entre aquellos hispanohablantes que utilizan el nombre uve para la letra v. En cambio, quienes llaman ve (corta, chica, chiquita, pequeña o baja) a la v utilizan habitualmente para la b las denominaciones complejas be larga, be grande o be alta, añadiendo en cada caso el adjetivo opuesto al que emplean para referirse a la v. c..

La letra w presenta también varios nombres: uve doble, ve doble, doble uve, doble ve y doble u (este último, calco del inglés double u). Se da preferencia a la denominación uve doble por ser uve el nombre común recomendado para la letra v y ser más natural en español la colocación pospuesta de los adjetivos. d.. La letra y se denomina i griega o ye.

El nombre i griega, heredado del latino, es la denominación tradicional y más extendida de esta letra, y refleja su origen y su empleo inicial en préstamos del griego.

El nombre ye se creó en la segunda mitad del siglo xix por aplicación del patrón denominativo que siguen la mayoría de las consonantes, que consiste en añadir la vocal e a la letra correspondiente (be, ce, de, etc.).

La elección de ye como nombre recomendado para esta letra se justifica por su simplicidad, ya que se diferencia, sin necesidad de especificadores, del nombre de la letra i. e..

La letra i, cuyo nombre es i, recibe también la denominación de i latina para distinguirla de la letra y cuando para esta última se emplea la denominación tradicional de i griega. A diferencia de las variantes denominativas que se acaban de exponer, todas ellas válidas, no se consideran hoy aceptables los nombres alternativos que han recibido algunas otras letras en el pasado; así, se aconseja desechar definitivamente el nombre ere para la r, así como las formas ceta, ceda y zeda para la z.

Los únicos nombres válidos hoy para estas letras son, respectivamente, erre y zeta. - Sustitución, por grafías propias del español, de la q etimológica con valor fónico independiente en aquellos extranjerismos y latinismos plenamente adaptados al español (quorum > cuórum). En el sistema ortográfico del español, la letra q solo tiene uso como elemento integrante del dígrafo qu para representar el fonema /k/ ante las vocales e, i (queso [késo], quién [kién]). Este mismo fonema se representa, en el resto de las posiciones, con la letra c (canguro [kangúro], corto [kórto], cuenta [kuénta], acné [akné], tictac [tikták]), aunque en préstamos de otras lenguas también puede aparecer representado por la letra k en cualquier posición (karaoke [karaóke], kilo [kílo], koala [koála], kurdo [kúrdo], búnker [búnker], anorak [anorák]).

Es, por lo tanto, ajeno a la ortografía del español el empleo de la letra q como grafema independiente, con valor fónico autónomo. Por ello, los préstamos de otras lenguas, sean latinismos o extranjerismos, cuya grafía etimológica incluya una q que por sí sola represente el fonema /k/, si se adaptan al español, deben sustituir esa q por las grafías propias de la ortografía española para representar dicho fonema. En aplicación de esta norma, voces inglesas como quark o quasar, o latinas como quorum o exequatur, deben escribirse en español cuark, cuásar, cuórum y execuátur. En caso de mantener las grafías etimológicas con q, estas voces han de considerarse extranjerismos o latinismos crudos (no adaptados) y escribirse, por ello, en cursiva y sin tilde. Aunque en el ámbito de los nombres propios (antropónimos y topónimos) es frecuente el uso de grafías originarias no adaptadas o -si los nombres provienen de lenguas que emplean otro alfabeto u otro sistema de escritura, como el árabe, el hebreo o el chino- de transliteraciones de las grafías originarias al alfabeto latino, sin adaptaciones ulteriores, en el caso de los topónimos mayores, como son los nombres de países, es conveniente usar grafías plenamente adaptadas a la ortografía del español.

Por ello, aplicando la misma norma que para los nombres comunes, se recomienda emplear con preferencia las grafías Catar e Irak para los nombres de esos dos países árabes, mejor que Qatar e Iraq, transcripciones de los originales árabes que presentan un uso de la q ajeno al sistema ortográfico del español. - Eliminación de la tilde en palabras monosilábicas con diptongos o triptongos ortográficos: guion, truhan, fie, liais, etc. - Eliminación de la tilde diacrítica en el adverbio solo y los pronombres demostrativos incluso en casos de posible ambigüedad. - Supresión de la tilde diacrítica en la conjunción disyuntiva o escrita entre cifras. - Normas sobre la escritura de los prefijos. Los prefijos son elementos afijos, carentes de autonomía, que se anteponen a una base léxica (una palabra o, a veces, una expresión pluriverbal) a la que aportan diversos valores semánticos. Se escriben siempre soldados a la base a la que afectan cuando está constituida por una sola palabra: antiadherente, antirrobo, antitabaco, cuasiautomático, cuasidelito, exalcohólico, exjefe, exministro, exnovio, expresidente, posmoderno, posventa, precontrato, prepago, proamnistía, probritánico, provida, superaburrido, superbién, supermodelo, vicealcalde, vicesecretario, etc.

En este caso, no se consideran correctas las grafías en las que el prefijo aparece unido con guion a la palabra base. Si se forma una palabra anteponiendo a la base varios prefijos, estos deben escribirse igualmente soldados, sin guion intermedio: antiposmodernista, requetesuperguapo. Se unen con guion a la palabra base cuando esta comienza por mayúscula, de ahí que se emplee este signo de enlace cuando el prefijo se antepone a una sigla o a un nombre propio univerbal: anti-ALCA, mini-USB, pos-Gorbachov.

También es necesario emplear el guion cuando la base es un número, con el fin de separar la secuencia de letras de la de cifras: sub-21, super-8. Se escriben necesariamente separados de la base a la que afectan cuando está constituida por varias palabras. Hay determinados prefijos, como ex-, anti- o pro-, que son especialmente proclives, por su significado, a unirse a bases de este tipo, ya se trate de locuciones o de grupos sintácticos, característica por la cual la gramática ha acuñado para ellos la denominación de prefijos separables: ex relaciones públicas, anti pena de muerte, pro derechos humanos.

Las normas aquí expuestas rigen para todos los prefijos, incluido ex-. Para este prefijo se venía prescribiendo hasta ahora la escritura separada -con independencia de la naturaleza simple o compleja de su base- cuando, con el sentido de 'que fue y ya no es', se antepone a sustantivos que denotan ocupaciones, cargos, relaciones o parentescos alterables y otro tipo de situaciones circunstanciales de las personas. - Equiparación en el tratamiento ortográfico de extranjerismos y latinismos, incluidas las locuciones. En la nueva ortografía se da cuenta de las normas que deben seguirse cuando se emplean en textos españoles palabras o expresiones pertenecientes a otras lenguas, siendo la principal novedad en este sentido la equiparación en el tratamiento ortográfico de todos los préstamos (voces o expresiones de otras lenguas que se incorporan al caudal léxico del español), con independencia de que procedan de lenguas vivas extranjeras (extranjerismos) o se trate de voces o expresiones latinas (latinismos).

De acuerdo con estas normas, los extranjerismos y latinismos crudos o no adaptados -aquellos que se utilizan con su grafía y pronunciación originarias y presentan rasgos gráfico-fonológicos ajenos a la ortografía del español- deben escribirse en los textos españoles con algún tipo de marca gráfica que indique su carácter foráneo, preferentemente en letra cursiva, o bien entre comillas. En cambio, los extranjerismos y latinismos adaptados -aquellos que no presentan problemas de adecuación a la ortografía española o que han modificado su grafía o su pronunciación originarias para adecuarse a las convenciones gráfico-fonológicas de nuestra lengua- se escriben sin ningún tipo de resalte y se someten a las reglas de acentuación gráfica del español: ej. Me encanta el ballet clásico / Me encanta el balé clásico. Por su parte, las locuciones o dichos en otras lenguas que se utilicen en textos españoles deben escribirse igualmente en cursiva -o, en su defecto, entre comillas- para señalar su carácter foráneo, su consideración de incrustaciones de otros idiomas en nuestra lengua: ej. Su bien ganada fama de femme fatale le abría todas las puertas; La tensión fue in crescendo hasta que, finalmente, estalló el conflicto. Según se establece en la nueva edición de la ortografía, las locuciones latinas (expresiones pluriverbales fijas en latín que se utilizan en todas las lenguas de cultura occidentales, incluido el español, con un sentido más o menos cercano al significado literal latino) deben recibir el mismo tratamiento ortográfico que las provenientes de cualquier otra lengua.

Por lo tanto, deben escribirse, de acuerdo con su carácter de expresiones foráneas, en cursiva (o entre comillas) y sin acentos gráficos, ya que estos no existen en la escritura latina: ej. Así fue, grosso modo, como acabó aquel asunto; Decidieron aplazar sine die las negociaciones; El examen post mortem reveló indicios de envenenamiento. (Depto. de Lingüística, ILL)

palabras claves: prestar, emprestar

Pablo Rodriguez Gonzales preguntó:

La voz prestar aparece recogida en el Diccionario de la lengua española (2001) con el siguiente significado:

prestar. 1. tr. Entregar algo a alguien para que lo utilice durante algún tiempo y después lo restituya o devuelva.// 2. tr. Ayudar, asistir o contribuir al logro de algo.// 3. tr. Dar o comunicar.// 4. tr. Tener u observar: ej. Prestar atención, paciencia, silencio.// 5. intr. Aprovechar, ser útil o conveniente para la consecución de un intento.// 6. intr. Dar de sí, extendiéndose.// 7. prnl. Ofrecerse, allanarse, avenirse a algo.// 8. prnl. Dar motivo u ocasión para algo: ej. Su actitud se presta a malentendidos.

Por otro lado, la voz emprestar aparece recogida en el Diccionario de la lengua española (2001) con marca de uso coloquial no culto y con el siguiente significado:

emprestar. 1. tr. Pedir prestado.// 2. tr. Prestar. Por tal motivo, se aconseja el empleo de préstame en lugar de empréstame para el uso del verbo en modo imperativo con pronombre personal enclítico (me). (Depto. de Lingüística, ILL)

¿ Cómo funciona ?
Envíenos su duda
Responden
  • Ailyn Figueroa
  • Alianet Díaz
  • Kelly Linares
  • Claudia Torras
  • Aurora Camacho
  • Yurelkys Palacio
  • Claudia Sánchez
  • Elisa García