De Patria o Muerte en Beirut

Los ciudadanos cubanos en el Líbano se encuentran bien, aseguró a JR el embajador Darío Urra. La resistencia de Hizbolá cuenta con el apoyo del pueblo libanés

Autor:

Luis Luque Álvarez

Beirut: se repite el martirio. Foto: AP Los ciudadanos cubanos que residen en el Líbano no han debido lamentar daños a su integridad física durante los atroces bombardeos israelíes contra el país árabe. De ello dio fe ayer nuestro embajador en Beirut, Darío Urra, al conversar telefónicamente con nuestro diario.

«Aquí hay una comunidad de más de cien compañeras, esposas de libaneses o palestinos que han estudiado en Cuba, y dentro de las posibilidades estamos en contacto directo con ellas. No ha habido hasta ahora ninguna fallecida, ninguna herida; muchas de ellas se han podido ir a lugares seguros y se han reagrupado con otros cubanos. Nosotros estamos tratando de prestarles ayuda a los compatriotas que la necesiten».

En tan difícil contexto, la misma presencia de Urra en la capital libanesa ha sido una peripecia. «Llegué hace tres días. Tuve que viajar a Siria, y por ahí entrar por vía terrestre, porque el aeropuerto de Beirut ha sido bombardeado en varias ocasiones y está desactivado. Con la ayuda de amigos pude llegar en auto por vías secundarias».

—¿Pudo apreciar muchos daños durante su viaje?

—No muchos, pues venía por carreteras de montaña. Lo que sí hemos observado por televisión y directamente, ha sido la destrucción de algunas partes de la capital, de puentes, de buena cantidad de edificios, sobre todo en el sur de la ciudad. Hasta un hospital y un orfanato. Esta tarde atacaron el barrio cristiano, del centro, uno de los más populosos.

«En Trípoli, el puerto, las instalaciones de combustible, han quedado en ruinas. En Saida, han atacado plantas eléctricas, edificios, el puerto, e igualmente en Tiro han acabado con la terminal marítima y muchos edificios, en bombardeos indiscriminados.

«Se espera que en las próximas horas se recrudezcan los ataques israelíes».

—¿Cuál es la situación ahora?

—Mira, la situación se agrava por momentos. Los bombardeos son cada vez más numerosos. Empiezan por la mañana, a veces por el mediodía; como a las 6:30 p.m. hubo uno muy fuerte al sur de la capital, y después otro más. Se ha hecho casi una constante bombardear a cualquier hora, principalmente el sur del país, donde están las fuerzas de Hizbolá, y también en el sur de Beirut, donde se hallaban las oficinas de este, que es el que tiene la capacidad militar y le está haciendo frente al enemigo sionista.

—¿Y en la embajada de Cuba?

—Nuestra embajada es pequeña. Ya se evacuaron las compañeras, las esposas de los funcionarios, y una niñita que teníamos aquí. Nos hemos quedado unos pocos funcionarios, con una gran disposición combativa de aplicar los planes de contingencia.

—¿Ha recibido daños la instalación?

—Esta zona no ha sido castigada. Ochocientos metros más allá sí, donde está el barrio chiita y las oficinas de Hizbolá.

—¿Aún tienen electricidad y agua?

—Increíblemente, a pesar de los ataques de la aviación, la ciudad se mantiene en gran parte iluminada y hay servicio de agua. Lo que sí están escaseando son los víveres, cuyos precios se están elevando enormemente.

«Hay un gran éxodo de la población hacia las montañas, más seguras, y se calcula que un millón de libaneses y extranjeros se han marchado a Siria en busca de refugio. Una de las mayores evacuaciones desde la II Guerra Mundial.

«También EE.UU., Francia y otros países occidentales han enviado barcos y helicópteros, para evacuar a sus nacionales».

—Además de los cubanos, ¿qué otros diplomáticos se han quedado?

—La mayoría de los representantes diplomáticos. Se ha estado disminuyendo personal, pero la mayoría estuvimos hace unas horas en una conferencia del primer ministro Fouad Siniora, y pude apreciar que permanecen en el país, incluyendo el francés, el norteamericano, y los latinoamericanos, que estamos todos aquí.

—¿Cuál es el sentir general de la población libanesa en este momento?

—De un enorme sufrimiento por la destrucción y la cantidad de muertos y heridos. Y una repulsa general por esta bárbara agresión.

—¿Y qué opinan los ciudadanos respecto a la resistencia que ha presentado Hizbolá?

—En general hay una gran aceptación. Incluso el enemigo sionista se ha sorprendido, pues nunca evaluaron la capacidad de respuesta que existiría por parte de Hizbolá».

—¿Desea añadir algo más...?

—Quiero decir que estaremos aquí, como dice nuestro Comandante en Jefe, de Patria o Muerte, ayudando a los cubanos y resistiendo.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.