Tribunal Supremo rechaza apelaciones de detenidos en Guantánamo

La decisión representa una victoria para el presidente George W. Bush que considera a los detenidos como «combatientes ilegales»

Autor:

Juventud Rebelde

WASHINGTON, abril 2.— La Suprema Corte de Justicia de Estados Unidos rechazó este lunes, por seis votos contra tres, considerar las apelaciones de un grupo de detenidos en la prisión estadounidense de la ilegal Base Naval de Guantánamo.

La decisión —comenta Notimex— representa una victoria para el presidente George W. Bush que considera a los detenidos como «combatientes ilegales» y los excluye de la protección de las Convenciones de Ginebra, porque niega el derecho para cuestionar su detención y las reglas que se les aplican en sus juicios.

«Ciertamente, estamos complacidos con la decisión», dijo la vocera de la Casa Blanca, Dana Perino.

Las apelaciones buscaban la anulación de una decisión de una corte de apelaciones en febrero pasado que reafirmó una cláusula de una ley aprobada en el 2006 que eliminó los derechos de los prisioneros de desafiar su detención.

Los jueces negaron las apelaciones al indicar que era necesario agotar los medios correspondientes antes de aceptar su jurisdicción en la aplicación del derecho al habeas corpus, que protege a las personas contra la detención arbitraria.

Sin embargo, indicaron que los detenidos podrían apelar sus casos una vez que se inicien los tribunales militares o las audiencias preliminares.

La Suprema Corte ha rechazado en dos oportunidades anteriores la posición de la administración Bush de que los prisioneros de Guantánamo no podían presentar demandas en cortes estadounidenses, sino ser sometidos a juicios militares especiales.

El gobierno de Estados Unidos tuvo que establecer bajo una orden del Congreso tribunales militares tras una decisión en junio de 2004 de la Suprema Corte Justicia sobre el caso de Salim Ahmed Hamdam, un ex chofer del líder de Al Qaeda, Osama bin Laden.

En la base de Guantánamo hay unos 385 presos capturados tras los atentados del 11 de septiembre de 2001 durante la invasión de Afganistán.

Organizaciones de derechos humanos han pedido el cierre de la prisión por la falta de acceso a abogados por parte de los detenidos, así como las torturas que han sufrido a manos de interrogadores militares y contratistas estadounidenses.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.