Miles marcharon en rechazo a Bush en Italia - Internacionales

Miles marcharon en rechazo a Bush en Italia

Foto: AP Miles recorrieron las calles de Roma rechazando la presencia del mandatario estadounidense George W. Bush y su política belicista, pese a que la ciudad fue blindada por 10 000 policías antimotines

Autor:

Juventud Rebelde

ROMA, junio 9.— Miles de personas —150 000 según los organizadores y 12 000 según la policía— se manifestaron este sábado en Roma contra la visita del presidente de EE.UU., George W. Bush, en una protesta a la que se unieron miembros de partidos del Gobierno y que concluyó con enfrentamientos con la policía antimotines.

La manifestación fue convocada por grupos contrarios a la globalización neoliberal y de la izquierda y se desarrolló con normalidad hasta el final, cuando en las inmediaciones de la plaza Navona, del Campo dé Fiori y de Sant’Andrea della Valle se vivieron momentos de tensión debido a los enfrentamientos entre la policía y centenares de otros participantes que con cascos y las caras tapadas irrumpieron en la marcha, reportó EFE.

El lanzamiento de gases lacrimógenos por parte de la policía, que había acordonado la plaza Navona, y de adoquines, botellas, palos y gases por los que llaman violentos se prolongó durante un buen espacio de tiempo, añadió la agencia noticiosa española. Seis manifestantes fueron detenidos.

La solidaridad con Cuba también se hizo presente enarbolando la bandera de la isla. Foto: AP La marcha, realizada en una Roma blindada por 10 000 policías para garantizar la seguridad de Bush, tuvo como lema «Ni Bush, ni guerra, ni Prodi» y recorrió desde la plaza de la República las principales calles del centro de la capital italiana para concluir en la plaza Navona, a la misma hora en que Bush se reunía con el ex primer ministro Silvio Berlusconi en la embajada de EE.UU.

Detrás de la pancarta que abrió la manifestación desfilaron, entre otros, la actriz y senadora de Italia de los Valores Franca Rame, el senador comunista Franco Turigliatto y el dirigente del sindicato CGIL (el más importante del país) Giorgio Cremaschi.

A la marcha se unieron organizaciones sociales, sindicatos anarquistas, colectivos estudiantiles antiglobalización y grupos de extrema izquierda, y a la misma se han adherido dirigentes y parlamentarios del Partido de la Refundación Comunista (PRC), de los Verdes e Italia de los Valores, el partido del ex juez anticorrupción Antonio Di Pietro, aliados del primer ministro, Romano Prodi.

Los convocantes calificaron al presidente de EE.UU. como «uno de los más grandes criminales de la historia contemporánea» y criticaron duramente a Prodi por «acogerlo» y hacer una política «en la que la guerra está bien, basta que sea bendecida por la ONU y la OTAN».

Denunciaron que Prodi ha potenciado la presencial militar italiana en Afganistán y Líbano y ha dado permiso para ampliar la base militar de EE.UU. en Vicenza, en el norte del país, contra la que hace meses se manifestaron también miles de personas.

Paralelamente a esa manifestación, en la Plaza del Pueblo, en el centro de la ciudad, se celebró una concentración bajo el lema «Detengamos todas las guerras de Bush, de parte de la otra América» convocada por partidos que forman parte del Gobierno como PRC, Partido de los Comunistas Italianos (PDCI), Verdes e Izquierda Democrática. A esa manifestación asistieron, entre otros, el líder de PRC, Franco Giordano, y el del PDCI, Oliviero Diliberto.

El ex primer ministro Berlusconi criticó las dos manifestaciones y dijo que si él hubiese sido presidente del Gobierno no las habría permitido.

Además de reunirse con Prodi, Bush fue recibido por el jefe de Estado, Giorgio Napolitano y en el Vaticano por el papa Benedicto XVI, con quien habló de la situación en Iraq y Oriente Medio, dijo AFP.

Bush se dirige ahora a Tirana, la capital de Albania, que según Reuters ha gastado millones para recibirlo, aunque el mandatario estadounidense va a estar solo durante siete horas en uno de los países más pobres de Europa. Esta será la penúltima parada de su gira de ocho días por Europa.

La mayoría de la población cree que la visita está ligada a la política estadounidense en Kosovo: un sondeo la semana pasada demostró que el 61,7 por ciento de los encuestados cree que la parada de Bush tendrá una gran influencia en el estatus de Kosovo, mientras el 67 por ciento opina que Estados Unidos va a reconocer su independencia a pesar de que Rusia la vetará en el Consejo de Seguridad.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.