Manuel Zelaya: Todo lo que hace el gobierno de facto es nulo

El presidente constitucional hondureño asegura que bajo las condiciones de ilegalidad en las que se mantiene el gobierno de facto de Honduras no se puede legalizar ningún proceso electoral

Autor:

Redacción Digital

El presidente constitucional de Honduras, Manuel Zelaya, señaló este jueves que las polémicas elecciones generales de este 29 de noviembre se tornan ilegales, pues están coordinadas por un gobierno de facto que se instaló en el poder a través de un golpe de Estado, destaca Telesur.

Zelaya comentó que «todo lo que es hecho por el gobierno de facto constituye un efecto de nulidad» y que las elecciones en la actual crisis que vive la nación centroamericana «es un antecedente que nunca había sido practicado en América Latina, que ya vivió unos ochenta golpes de Estado, pero que desembocaron en una nueva Constitución».

Ese tipo de resolución de conflictos políticos, agregó, derivaron «un pacto social para una nueva Constitución, no en una convocatoria espuria de elecciones bajo la dirección de una dictadura, sin observadores internacionales, sin OEA (Organización de Estados Americanos), sin las Naciones Unidas».

El mandatario también destacó que «vamos a impugnar esas elecciones cuando hay una ruptura del orden jurídico, del orden constitucional, por un golpe de Estado, bajo esa misma condición no se puede legalizar ningún proceso».

Por otro lado, Zelaya acusó a Estados Unidos de «no solamente estar apoyando las elecciones», sino también de apoyar al régimen de facto. «Están apoyando a la dictadura, están apoyando al régimen golpista», indicó.

El mandatario legítimo manifestó que seguirá en la embajada de Brasil «hasta que ese país lo permita» y reconoció que a pesar de «disminuir los ataques» a la sede diplomática, los controles a las comunicaciones y a las comidas continúan por parte del Ejército de facto.

Con respecto al tema de la restitución, Zelaya afirmó que si el Congreso hondureño lo restituye en el poder unilateralmente, sin previo acuerdo, sería un acto ilegal por parte del legislativo de facto.

«Si esa decisión (de restituirle el poder) es tomada de forma unilateral por el Congreso, ella no tendría ninguna legalidad. El Congreso no tiene autoridad para discutir un acuerdo que caducó», comentó Zelaya.

El pasado 6 de noviembre, Zelaya, declaró «fracasado» el Acuerdo Tegucigalpa-San José ante la conformación unilateral del gobernante de facto, Roberto Micheletti, de un autodenominado Gobierno de Unidad y Reconciliación sin su presencia.

Por su parte, el presidente Hugo Chávez ratificó que Venezuela desconocerá las elecciones del próximo domingo en Honduras por la permanencia en el poder de esa nación centroamericana de un régimen de facto.

De acuerdo con el mandatario, los países latinoamericanos libres no reconocerán unos comicios desarrollados al amparo del golpe de Estado del 28 de junio último contra Manuel Zelaya.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.