Venezuela: desafío de socialistas y opositores en campaña electoral

Los sectores opositores al gobierno presidido por Hugo Chávez, no han podido revertir el rechazo de la población porque no tienen proposiciones auténticas, ofrecen cosas que negaron cuando gobernaron y ahora nadie les cree, afirma el dirigente comunista Perfecto Abreu

Autor:

Juventud Rebelde

La cruzada en busca de votos para los próximos comicios parlamentarios domina el escenario político venezolano, donde asoman marchas, recorridos por las comunidades y encarnizadas críticas entre la alianza de gobierno (socialistas-comunistas) y los sectores opositores, indica Prensa Latina.

En las calles las caravanas de la denominada maquinaria roja, distinguidas por un amplio respaldo popular, aventajan a las movilizaciones realizadas por los grupos reunidos en la llamada Mesa de la Unidad (MUD).

Mientras, en los medios de comunicación masiva predominan hasta la fecha los anuncios confeccionados por las agrupaciones contrarias al actual gobierno, presidido por Hugo Chávez, líder del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).

Además de participar en grandes concentraciones convocadas en la capital del país y en estados dominados por sus seguidores, el dignatario encabezó desfiles multitudinarios en regiones gobernadas por opositores.

El PSUV movilizó a más de dos millones de militantes para la operación demolición o arrase, destinada a tocar las puertas de los venezolanos con las propuestas para el venidero período legislativo.

Captar a los indecisos, denominados ni-ni, es una de las prioridades de la contienda en las barriadas, donde los activistas intensifican la labor de propaganda mediante una estrategia de comunicación cara a cara con el pueblo.

Paralelamente la oposición anunció que redoblará esfuerzos para tratar de frenar el empuje de la campaña protagonizada por sus contendientes.

Voceros de la MUD, formada por más de una veintena de agrupaciones políticas, informaron el inicio de la Operación Amarre. Su fin es incrementar el despliegue casa por casa para tratar de asegurar el triunfo durante la cita en las urnas.

En opinión de analistas la principal limitación de la oposición consiste en su incapacidad para mostrar un proyecto político convincente, al tiempo que la alianza de gobierno promete profundizar las transformaciones iniciadas hace más de una década.

En estos primeros días de campaña electoral los sectores opositores no han podido revertir el rechazo de la población porque no tienen proposiciones auténticas, ofrecen cosas que negaron cuando gobernaron y ahora nadie les cree, dijo la víspera a periodistas el dirigente comunista Perfecto Abreu.

Además de esta insuficiencia, algunos politólogos opinan que es un error concentrar gran parte de sus iniciativas en las críticas negativas a sus rivales.

La inseguridad ciudadana y el anuncio de una futura ley de desarme son dos de los temas utilizados como punta de lanza para intentar convencer a los electores en la antesala del sufragio.

Para los dirigentes socialistas se trata de una maniobra más enfilada a desacreditar las acciones del ejecutivo para combatir el crimen, y las gestiones del parlamento que discute ya una legislación destinada a detener la proliferación de las armas de fuego.

Las reiteradas acusaciones contra el Consejo Nacional Electoral, árbitro del proceso, predominan también en la campaña opositora.

Están montando una patraña para generar una matriz de opinión sobre supuestos fraudes, advirtió el integrante de la directiva nacional del PSUV, Héctor Navarro.

Recordó que en las elecciones legislativas de 2005, la oposición asumió una posición similar, que tuvo como desenlace su retirada de la batalla comicial.

En rueda de prensa el ex ministro de educación repudió, además, las imputaciones del dirigente del partido Acción Democrática (conocido aquí como Adeco) Henry Ramos, contra el jefe de estado venezolano, Hugo Chávez.

Dice que quieren dominar la Asamblea Nacional para enjuiciar a Chávez, a quien acusan de delincuente, sin recordar que todos los presidentes adecos fueron ladrones, detrás de las inculpaciones se esconde el propósito de sacarlo de la contienda pública y de la presidencia de la República, advirtió Navarro.

Cada cinco años los venezolanos renuevan el poder legislativo, cuyas elecciones se realizarán el domingo 26 de septiembre, fecha en la que podrán sufragar más de 17 millones de ciudadanos.

Las votaciones serán totalmente automatizadas y las autoridades electorales preparan la instalación de 36 mil 773 mesas de votación, distribuidas en más de 12 mil centros.

Para los socialistas y sus aliados resulta vital preservar la mayoría calificada en la Asamblea Nacional, para poder legislar sin trabas y garantizar así la continuidad de los cambios iniciados hace 11 años.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.