Estados Unidos niega paso hacia Cuba de ayuda humanitaria canadiense

Un vehículo de ayuda humanitaria para Cuba proveniente de Canadá tiene impedido el paso en la frontera con EE.UU. por autoridades de la aduana que lo consideran «comercial»

Autor:

Juventud Rebelde

Autoridades de la aduana de Estados Unidos detuvieron este domingo en la frontera con Canadá un vehículo repleto de ayuda humanitaria con destino a Cuba, reportaron activistas que forman parte de la XXIII Caravana de Pastores por la Paz, en comunicación electrónica con Juventud Rebelde.

La misiva afirma que este cargamento de ayuda incluye sillas de ruedas, artículos educativos y deportivos juntados en varias ciudades y comunidades de Columbia Británica, Canadá.

El auto con ayuda humanitaria fue detenido en el cruce fronterizo del Arco de la Paz. Desde allí, fue desviado hacia el cruce fronterizo comercial de camiones de carga con la excusa de que los caravanistas transportan bienes comerciales que necesitan una fianza (impuesto) para entrar a los EE.UU.

Este mismo hecho sucedió en 2011 en el cruce fronterizo, incidente que terminó con victoria para la caravana, ya que la ayuda humanitaria está exenta de fianza, indicó la carta.

En el cruce comercial, los caravanistas organizaron protestas en ambos lados de la frontera con banderas cubanas, pancartas y cánticos, y exigieron «levantar el bloqueo a Cuba y que permitan pasar la ayuda humanitaria».

El vehículo de ayuda inmediatamente fue obligado a estacionarse a un lado para una segunda inspección. Después de más de cuatro horas de protesta, oficiales de la aduana declararon que no permitirían cruzar la ayuda sin el pago de una fianza, y que bajo ninguna circunstancia se les permitiría a los equipos deportivos la entrada.

«¿Estados Unidos está realmente amenazado por pelotas de fútbol y béisbol llevadas hacia Cuba?», se cuestionó Tamara Hansen, caravanista y coordinadora de Comunidades de Vancouver en Solidaridad con Cuba.

La carta relató además que el auto fue escoltado para regresar del lado de la frontera canadiense, y ahora está estacionado allí junto a un campamento de caravanistas, activistas y simpatizantes.

El grupo solidario declaró que ocupará el espacio las 24 horas del día hasta que la ayuda pase «sin condición alguna».

«Este es otro ejemplo flagrante de cómo la administración de (Barack) Obama continúa aplicando el bloqueo criminal de más de 50 años en vez de tratar de normalizar las relaciones con Cuba», dijo Bill Hackwell, portavoz de una de las rutas de la caravana y miembro del Comité Internacional por la Libertad de los Cinco antiterroristas cubanos retenidos en EE.UU.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.