No nos confiemos

Presidente (e) Nicolas Maduro llama a las fuerzas revolucionarias a no caer en triunfalismo electoral. Cierra Caracas canal de comunicación con Washington

Autor:

René Tamayo León

CARACAS.— Nicolás Maduro, presidente encargado de Venezuela, llamó a las fuerzas revolucionarias a no confiarse y evadir el triunfalismo en torno a las elecciones del próximo 14 de abril (14-A).

Independientemente de lo que digan las encuestas (las que le dan un holgado margen a él sobre el ultraderechista Henrique Capriles Radonski) exhortó a «trabajar para garantizar el rumbo de la patria, para que no haya posibilidad alguna de que nuestro pueblo, por un momento de confusión, lo pierda todo».

«Aquí nos estamos jugando la patria o la nada», expresó a los miembros del Consejo de partidos políticos del Gran Polo Patriótico (GPP) —el conglomerado de organizaciones y movimientos que impulsa las campañas presidenciales y demás actos electorales de la Revolución.

Esta es la agrupación con más militantes políticos en activo en Venezuela. Solo el oficialista Partido Socialista Unido (PSUV) tiene más de siete millones de miembros, en una población nacional de unos 29 000 000 de habitantes.

Integrado por 13 partidos políticos, el Consejo Patriótico del GPP —creado por el líder bolivariano, Hugo Chávez, en mayo de 2012— realizó la víspera una reunión con dirigentes nacionales, regionales y de base en el Teatro Municipal de Caracas.

El encuentro de campaña electoral ratificó el apoyo irrestricto de los partidos revolucionarios (a los que se suman 35 000 organizaciones y movimientos sociales —unos muy pequeños, otros mayores) a Nicolás Maduro como candidato socialista para los comicios del 14-A.

Representó una acción, además, de pleno acatamiento a las palabras de Chávez en su proclama del 8 de octubre de 2012, cuando orientó que el entonces Vicepresidente Ejecutivo debía tomar las riendas bolivarianas en caso de causas sobrevenidas.

Siguiendo las indicaciones de Chávez en torno a consolidar la dirección colectiva de la Revolución, Maduro instruyó a la joven dirigente del PSUV, Blanca Eekhout —una de las coordinadoras del GPP y vicepresidenta del Parlamento nacional— a estructurar un esquema para incorporar al Consejo Patriótico del ente y al Consejo de los movimientos sociales, a la Dirección Político-Militar de la Revolución Bolivariana.

Caracas-Washington: comunicaciones cerradas

El canciller y vicepresidente político de Venezuela, Elías Jaua, anunció la víspera el cierre del canal de comunicación abierto meses atrás con el Departamento de Estado de EE.UU. para mejorar las relaciones bilaterales.

No obstante, las relaciones diplomáticas y consulares entre ambos países se mantienen igual que en los años anteriores.

Caracas respondió así a las recientes frases de la subsecretaria de Estado Roberta Jacobson, quien cuestionó el talante y la transparencia del Consejo Nacional Electoral (CNE) de Venezuela, entre otras alocuciones de voceros de la Casa Blanca que han adoptado esa línea, incluyendo afirmaciones más o menos crípticas y elípticas del presidente Barack Obama.

La intromisión de EE.UU. en los asuntos internos de Venezuela y la diatriba norteña contra el CNE ha seguido un guión a todas luces preelaborado, secundado —además— por ataques directos y personales a la presidenta del ente, Tibisay Lucena, por parte de medios y representantes de la reacción local, incluido el candidato ultraderechista Capriles Radonski.

«Ojala haya una rectificación y cese la injerencia de Estados Unidos», señaló Elías Jaua Milano.

En este caso solo se trata del canal acordado —precisamente con la Jacobson en noviembre pasado y el cual fue autorizado en su momento por el presidente Hugo Chávez— para trabajar a fin de reducir tensiones entre ambos Gobiernos.

El Canciller venezolano hizo las declaraciones tras condecorar con la Orden Francisco de Miranda en Segunda Clase a los diplomáticos Víctor Camacaro Mata y Orlando Montañez Olivares. Ambos fueron expulsados de EE.UU. en días atrás.

Se trató de una acción que el Gobierno Bolivariano consideró como represalia contra la decisión de Caracas de declarar personas non grata a dos funcionarios militares de la marina estadounidense destacados en la Embajada de EE.UU aquí, que trabajaron en los últimos meses para obtener datos y soliviantar a efectivos de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB).

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.