Protestas en Rumania por controvertido decreto del Ministerio de Justicia

Bucarest se convirtió en escenario de las manifestaciones más fuertes de los últimos 25 años y la razón de los marchantes ha sido una polémica amnistía que buscó liberar a presos vinculados con la corrupción

Autor:

Juventud Rebelde

BUCAREST, febrero 7.- Rumania vivió este martes el octavo día consecutivo de protestas contra un decreto del Ministerio de Justicia que despenaliza delitos de corrupción y decretaba amnistía de presos con tales cargos.

A pesar de la posterior rectificación del Gobierno, miles de ciudadanos volvieron a recorrer las calles de Bucarest y otras ciudades para mostrar su indignación por la medida.

Los manifestantes también exigieron las renuncias de varios ministros y directivos del gobierno central, pero la mayoría de funcionarios ha descartado abandonar sus cargos, según reportó Russia Today y el sitio digital Sputniknews.

Bucarest se convirtió desde la pasada semana en escenario de las manifestaciones más fuertes de los últimos 25 años y la razón de los marchantes ha sido una polémica amnistía que buscó liberar a muchos presos vinculados con la corrupción.

La sociedad rumana, donde el problema de la corrupción se percibe como una barrera para el desarrollo, se puso en contra de esa normativa gubernamental.

El 11 de diciembre último se celebraron las elecciones parlamentarias en Rumanía. Al ganarlas, el Partido Socialdemócrata (PSD, por sus siglas en rumano) inmediatamente inició consultas con los demócratas liberales (PD-L) con el fin de formar una coalición.

La tarea de formar gabinete recayó sobre el ex ministro de Comunicaciones Sorin Grindeanu. Como nuevo primer ministro envió al jefe de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, una carta en la que confirmó su compromiso de luchar contra la corrupción en Rumania.

El 18 de enero, el Ministerio de Justicia emitió un decreto de amnistía de los presos con libertad condicional y de los condenados a prisión hasta cinco años, a menos que se trate de delitos graves.

Se redujo a la mitad el tiempo de condena para los presos mayores de 60 años o aquellos que tienen niños menores de cinco años. Así, el documento también se aplica a los autores de delitos graves, así como a los involucrados en la corrupción.

Esta decisión del Gobierno provocó un descontento masivo y desató una ola de protestas de los ciudadanos frustrados por la decisión. El presidente Klaus Iohannis instó al Gobierno a retirar el decreto y lo mismo hicieron líderes de algunos partidos políticos.

A pesar del frío, cerca del edificio del Gobierno en Bucarest, se reunieron decenas de miles de personas este fin de semana. Además los rumanos salieron a las calles en otras ciudades del país, seguros de que los ministros del PSD simplemente querían amnistiar a sus propios partidarios.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.