Dolor en México: suman 224 los muertos por sismo

En la capital mexicana, con alrededor de 20 millones de habitantes, los residentes duermen en la calle y las autoridades y voluntarios reparten agua y alimentos entre los damnificados

Autor:

Juventud Rebelde

CIUDAD MÉXICO, septiembre 20.— Los equipos de rescatistas trabajaban frenéticamente este miércoles entre los escombros de una escuela colapsada en esta capital por el terremoto de 7.1 que sacudió el martes al país, pero ofrecían pocas esperanzas ante la devastación que ha provocado la muerte hasta ahora de 224 personas y una cantidad no determinada aún de desaparecidos.

La cadena Televisa mostraba la dramática escena de los equipos de salvamento moviéndose con extremo cuidado, tratando de rescatar a una niña, cuya mano se veía mover entre las ruinas del centro escolar en el sur de la ciudad, y el intento de alcanzarle agua, cuando ya habían transcurrido 24 horas de la catástrofe.

Un letrero de «Silencio» imploraba a todos estar lo más quietos posibles para poder escuchar las llamadas de auxilio provenientes de los derrumbes, decía Reuters, pues se busca a decenas de víctimas atrapadas que pudieran estar con vida en la escuela Enrique Rebsamen, donde 21 niños y cuatro adultos resultaron muertos en el sismo del martes. Y este es apenas uno de los cientos de edificios destruidos por el fenómeno, que ocurrió justo 32 años después del terrible temblor de 1985, en que murieron miles de personas, y a escasas dos semanas del que ocurrió en la región mexicana de Chiapas y costó la vida a casi un centenar.

En esta capital de 20 millones de habitantes, los residentes duermen en la calle y las autoridades y voluntarios reparten agua y alimentos entre los damnificados, agregaba Reuters.

Al mismo tiempo, se conoció que el volcán Popocatepetl, visible desde la capital mexicana en días claros, ha  tenido una pequeña erupción, reproduciendo los temores entre los habitantes del país, pues se derrumbó durante la misa una iglesia en Atzitzihuacán, en Puebla, lo que mató a otras 15 personas.

No es esta la única tragedia en la región, en un septiembre especialmente doloroso tras el paso del terrible huracán Irma y ahora bajo el embate de María, que asoló Dominica y otras islitas caribeñas con un saldo de al menos nueve muertos y, este miércoles, se ensañaba con Puerto Rico, donde se le consideraba la más fuerte tormenta que les azotara en casi 90 años.

Con vientos de 250 kilómetros por hora, María entró por Yabucoa, en el sudeste de esa isla de 3,4 millones de habitantes y en la que ha dejado desolación e inundaciones, balcones caídos en el Viejo San Juan y árboles talados por la furia de la tormenta.

En horas de la tarde, las montañas boricuas hicieron perder intensidad a María, pero sus vientos todavía eran de 185 kilómetros por hora, suficientes para incrementar la destrucción y mantener a los puertorriqueños sin energía eléctrica y otros servicios.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.