Crisis diplomática e intercambio de acusaciones entre Rusia y Reino Unido

El exagente doble de inteligencia Serguéi Skripal y su hija Yulia fueron envenenados con un agente nervioso en la ciudad británica de Salisbury y la primera ministra Theresa May afirmó que era muy probable que Moscú fuera responsable del caso y dio un ultimátum de 36 horas exigiendo explicaciones

Autor:

Juventud Rebelde

MOSCÚ, marzo 17.- El gobierno ruso calificó de personas no gratas a 23 diplomáticos de Reino Unido y ha anunciado su expulsión de Rusia, detallando que tienen una semana para abandonar el país. Asimismo, la Cancillería ha retirado el permiso de apertura y funcionamiento del Consulado General británico en San Petersburgo.

Por otra parte, fue anunciado el cierre del instituto británico público de difusión del conocimiento de la lengua inglesa. Debido al estado no resuelto del British Council en la Federación de Rusia, sus actividades cesan, agregó la Cancillería a través de un comunicado, citado por Russia Today.

Estas medidas fueron tomadas luego de que Londres expulsara de forma análoga al mismo número de diplomáticos rusos, tras las recientes acusaciones de Theresa May contra Rusia. Sin presentar pruebas al respecto, la primera ministra británica culpó a Moscú del envenenamiento del exagente doble Serguéi Skripal y su hija.

Moscú ha dejado claro que no tiene nada que ver con el caso Skripal, y ha condenado este tipo de señalamientos británicos. Al respecto, Rusia se reserva el derecho de tomar medidas adicionales en caso de recibir más ataques infundados y hostiles de parte de Reino Unido, según detallaron desde la Cancillería rusa.

Rusia ha insistido en varias ocasiones que está abierta a colaborar en el caso Skripal y ha pedido acceso a los materiales de la investigación. No obstante, Londres se lo ha denegado sin explicar claramente los motivos.

Al mismo tiempo, Londres tampoco entregó ningún tipo de información del caso a la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ), a pesar de que Moscú le solicitó que lo hiciera. Es obvio que se está ocultando la verdad, criticó la portavoz del Ministerio de Exteriores ruso, María Zajárova.

A su vez, el representante permanente de Rusia ante la ONU, Vasili Nebenzia, cuestionó la decisión de Londres de convocar de urgencia al Consejo de Seguridad para tratar el caso.

¿Por qué el Reino Unido ha llevado este caso al Consejo de Seguridad de la ONU en lugar de llevarlo a organizaciones pertinentes? La respuesta es obvia: los británicos saben que sus argumentos no convencerán a los expertos. Ellos temen un debate profesional sobre este tema. Moscú considera absolutamente inaceptables las acusaciones infundadas de la primera ministra Theresa May, dijo Nebenzia.

Los expertos tienen razones para creer que el propio Reino Unido tiene una fórmula química de la sustancia neuro-paralítica Novichok, que supuestamente fue utilizada para el envenenamiento de Serguéi Skripal y su hija, afirmó Nebenzia.

El 4 de marzo último, el exagente doble de inteligencia Serguéi Skripal y su hija Yulia fueron envenenados con un agente nervioso en la ciudad británica de Salisbury. El 12 de marzo, Theresa May afirmó, sin presentar pruebas al respecto, que era muy probable que Rusia fuera responsable del envenenamiento y dio a Moscú un ultimátum de 36 horas exigiendo explicaciones.

Moscú no proporcionó la información exigida por no haber recibido la solicitud que Londres debería haberle enviado de acuerdo con la Convención sobre las Armas Químicas y por no tener acceso a una muestra de la sustancia química en cuestión.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.