Los marcianos se «retratan»

Este mes se cumplieron dos años desde que el rover Curiosity pisara con éxito la superficie del planeta rojo. En ese tiempo, no pocos entusiastas han dicho haber encontrado una «prueba» de la existencia de vida

Autor:

Patricia Cáceres

La Administración Nacional de la Aeronáutica y el Espacio (NASA) ha tenido que salir al paso tras la publicación de una imagen en Internet que no tardó en hacerse viral. La instantánea, captada por el vehículo robótico Curiosity, muestra lo que parece ser un hueso —concretamente un fémur de un presunto extraterrestre— en el suelo de Marte.

La primera afirmación al respecto apareció en el blog OVNI, y rápidamente fue reproducida en algunos medios de comunicación estadounidenses, y respaldada por fanáticos y aficionados a la ufología. Fue tanto el revuelo, que la NASA tuvo que desmentir lo que se estaba publicando.

«Esta roca puede tener la forma del hueso fémur, pero no se trata de restos fosilizados de un marciano misterioso», declaró la agencia en un comunicado oficial, publicado en el sitio Space.com. Si alguna vez existió vida en Marte —explican los expertos— se espera que sean formas de vida simples, microbios.

«Los miembros del equipo de misiones científicas de la NASA coinciden en que esta forma es producto de la erosión, ya sea como consecuencia del viento o del agua», señaló el texto.

El rover Curiosity ha encontrado evidencias de que Marte fue alguna vez un lugar habitable, pero no hay indicios de que las criaturas fueran lo suficientemente grandes como para dejar un hueso en el planeta.

«Marte nunca ha tenido suficiente oxígeno en su atmósfera para apoyar organismos complejos. Así que no es probable que haya grandes fósiles en el planeta», concluyeron los expertos.

Isla Pinnacle

No es la primera vez que las imágenes que se publican desde Marte crean polémica en la Tierra. El pasado mes de enero las redes hicieron notar la presencia de una roca misteriosa en el planeta rojo. El rover Opportunity, otro vehículo robótico que desde hace ya una década peina la superficie marciana, fotografió un mismo lugar con 12 días de diferencia y, mientras en las primeras imágenes se veía el terreno vacío, en las últimas aparecía una roca.

Fotografías tomadas por el rover Opportunity en distintos momentos, en los que se observa una piedra que antes no estaba allí. Foto: NASA.

Según el sitio ABC, anunció su presencia el mismísimo Steve Squyres, el director científico de la misión, durante una rueda de prensa conmemorativa del décimo aniversario de los rovers Spirit y Opportunity en Marte.

«Tiene aproximadamente el tamaño de una rosquilla. Y fue una sorpresa total. Fue como “espera un segundo... eso no estaba antes allí... no puede estar bien... ¡Oh Dios mío! ¡No estaba antes!”. Nos quedamos atónitos», afirmó Squyres durante su intervención.

La roca, bautizada como Isla Pinnacle, se convirtió en el centro de atención de los científicos de la misión, que intentaron averiguar cómo pudo llegar hasta allí. Finalmente se determinó que era un trozo de piedra que se había desprendido tras el paso del robot por la zona.

En cuanto al tipo de mineral, un primer análisis indicó que es muy rica en azufre y potasio, con bordes de color blanco brillante y un centro rojo rubí profundo. Además, parecía estar en posición boca abajo, es decir, que la parte que se hizo visible no se habría visto afectada por la atmósfera marciana, tal vez durante millones de años.

Tras el análisis exhaustivo de los restos posiblemente saldrán a la luz nuevos datos sobre el ya tan mediatizado planeta rojo.

Objetos brillantes

La aparición de puntos brillantes en algunas fotografías captadas por Opportunity también ha dado mucho de qué hablar. La lista sería interminable. Aquí les van algunos ejemplos.

El vehículo robótico estrenaba sus herramientas de excavación hace unos meses cuando, de repente, los responsables de la misión observaron un pequeño objeto en el suelo en una de las imágenes enviadas por las cámaras a bordo (Mastcam), según dio a conocer el periódico argentino Clarín.

La aparición del diminuto objeto brillante suscitó las más variadas e imaginativas especulaciones, entre ellas que se trataba de un exótico material marciano perteneciente a alguna forma de vida desconocida.

Tras múltiples análisis los técnicos determinaron que no era más que un fragmento de material plástico, una pieza suelta o un pequeño aislante caído del rover cuando emprendió la tarea de revolver el suelo arenoso.

Algo similar ocurrió con la instantánea tomada por la cámara Mastcam el pasado 30 de enero. Esta mostraba un curioso objeto de aspecto metálico que recordaba la manilla de una puerta, el ornamento de una capilla o algún trasto cromado, como lo describieron algunos medios.

Los comentarios en Internet no se hicieron esperar, hasta que los responsables de la misión Mars Science Laboratory, de la NASA, aclararon que en realidad se trataba, simplemente, de una roca de aspecto inusual que había sido erosionada por el viento y los elementos naturales, según han explicado. Eso hace que parezca tan pulida.

En el mes de abril unos puntos brillantes en unas fotografías de Marte también dieron mucho de qué hablar. Los responsables de la misión explicaron que podría deberse a un reflejo del sol en una roca o a rayos cósmicos que golpearon al detector de la cámara, aclaró la propia NASA, según publicaron el rotativo venezolano La Nación y otros medios.

Curiosity, su segundo cumpleaños

Así se representó artísticamente el descenso del Curiosity en paracaídas —antes de amartizar, en la etapa final de su largo viaje al Planeta Rojo—, que es recordada por  expertos y neófitos como «los siete minutos de terror». Foto: NASA.

Este mes se cumplieron dos años de que el Laboratorio Científico de Marte, también conocido como rover Curiosity, pisase la superficie marciana, considerada la encomienda espacial más importante de la historia después de la llegada del hombre a la Luna. Su objetivo, explorar indicios de vida microbiana y buscar condiciones de habitabilidad para los seres humanos.

Curiosity viajó por el espacio durante más de ocho meses, recorriendo 566 millones de kilómetros antes de penetrar en la atmósfera del llamado planeta rojo, a 21 mil kilómetros por hora. La noche del 5 de agosto de 2012, cuando ocurrió el esperado suceso, es recordada como los «siete minutos de terror», refiriéndose a los momentos de nervios que se vivieron mientras la primera nave espacial de casi una tonelada «amartizaba», puede leerse en un reporte sobre el tema publicado en El Universal de México.

La sorpresa más grande para los científicos llegó en septiembre del 2012 cuando, después de que Curiosity recolectara rocas marcianas, se encontraran indicios de agua de mil años atrás, así como una atmósfera habitable en ese entonces.

La misión del Curiosity culminará al llegar al Monte Sharp, de 5 500 metros de altura, donde se espera analice rocas sedimentarias en busca de pistas sobre vida en el planeta. Se espera arribe a ese destino a finales de 2014.

No obstante, después de dos años de recorrido, Curiosity muestra afectaciones en sus ruedas y en su infraestructura, además de presentar desgaste en energía, por los recorridos realizados en terreno accidentado.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.