Ediciones Holguín cumple 25 años

Este sello ha ganado mucho en poder de convocatoria, cada año escritores de diversas provincias envían sus títulos inéditos

Autor:

Lourdes González Herrero

En este 2011, Ediciones Holguín cumple 25 años. Un tiempo que comenzó en 1986 con la publicación de los libros premiados en la primera edición del Premio de la Ciudad, en los géneros de poesía, testimonio, narrativa y ensayo. El movimiento literario holguinero alcanzaba así su definición mejor. Se consolidaba Holguín como plaza importante en el vasto panorama de las letras nacionales.

Los orígenes de este sello se ubican en el llamado boom de los 80 del pasado siglo, lapso que dura lo mismo que la efervescencia de esos años. En los 80 los escritores eran las mismas personas que escribían desde la década del 60 y no tenían maneras para publicar su obra. Desde provincia, publicar en cualquier editorial no era ni tema de conversación. De vez en cuando alguna publicación en una revista, cosas breves. Escribíamos para leernos los poemas unos a otros. Todos teníamos los libros guardados por más de 20 años. Se trataba de un movimiento cohesionado desde la verdadera raíz de la literatura: el hecho creativo. Por lo tanto, en esa etapa inicial, las obras que publicó la editorial tenían mucho tiempo de escritura. En esta década, no obstante, hubo una depresión del trabajo de la editorial porque seguíamos con los viejos sistemas de impresión y nuestra imprenta estuvo cinco años cerrada; además de que el movimiento literario perdió la cohesión inicial, se estaba reorganizando, aparecieron nuevas voces y figuras.

La tercera etapa corresponde a la aparición de la Riso, en el 2000. Entran en función los nuevos planes, la prioridad de la literatura con la Feria Internacional del Libro en las provincias.

Con la llegada de la Riso los retos fueron diferentes y los modos también. Llegamos incluso a pensar que podría convertirse en un atraso para una editorial que contaba ya con 14 años de vida. Al principio también sufrimos una cierta masividad, que fue rectificándose hasta lograr planes de publicaciones más certeros.

El 2000 fue un año ejemplar. Nos enseñó más que los 14 precedentes, y nos puso en muchas veces a revaluar nuestras decisiones tomadas un minuto antes. Año de aprendizaje y forzosa sabiduría.

Creo que la Riso es el alma de las nombradas editoriales provinciales, y una aliada eficaz para dotar a los libros de la posibilidad de una grata lectura.

En estos momentos, bien definido el proyecto, digeridas las sugerencias y trabajando en total armonía con nuestros dos organismos rectores: Instituto Cubano del Libro y Ministerio de Cultura, nuestros perfiles editoriales son imágenes importantes para los creadores de cualquier generación.

Hemos ganado mucho en poder de convocatoria, cada año escritores de diversas provincias nos estimulan enviándonos sus títulos inéditos, muchos celebran algunas de nuestras colecciones con frases que son premios para quienes nos esforzamos para hacer posible el hecho de publicar libros, de difundir la literatura cubana.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.