Programar la ciencia cubana desde cada sector

Actualmente el país impulsa diversas líneas de desarrollo que permiten la ejecución de acciones de ciencia, tecnología e innovación para dar respuesta a las necesidades y proyectos de alcance económico y social de la nación

Autor:

Mayte María Jiménez

La producción de alimento humano y animal, con fórmulas más efectivas; el enfrentamiento y mitigación de los efectos del cambio climático; el impulso de líneas cada vez más novedosas en sectores como las neurociencias, la biotecnología y la farmacéutica; así como el desarrollo local y los estudios demográficos, son algunos de los programas emprendidos a nivel nacional en Cuba como parte de la política diseñada para la actividad de Ciencia, Tecnología e Innovación (CTI).

Con una duración aproximada de cinco años, los proyectos tienen como objetivo dar una respuesta integrada para la solución de disímiles problemas, desde el conocimiento científico y tecnológico, integrando entidades docentes y productivas con un enfoque multidisciplinario.

Alimentarse es prioridad

Uno de los sectores estratégicos en la actividad de Investigación-Desarrollo-Innovación (I+D+I) en Cuba responde justamente a la producción de alimentos con calidad sobre la base de la conservación y el uso adecuado de los recursos naturales, que potencie la sustitución de importaciones y permitan el incremento de las exportaciones.

Este programa confiere vital importancia al incremento de la seguridad alimentaria mediante productos como arroz, maíz, frijoles, leche; carne vacuna, bufalina y porcina; junto a la comercialización de cítricos, frutales, café, cacao, y miel de abejas.

Para ello se toma como premisa la protección del medio ambiente, y el desarrollo sustentable con el uso racional de recursos esenciales como el agua, los suelos, y el empleo de bioproductos y la energía renovable.

En el caso de la producción de alimento animal los objetivos se concentran en el fortalecimiento de los sistemas de calidad y la aplicación de buenas prácticas, y la diversificación e incremento de la producción de dietas balanceadas para las diferentes especies.

Conocimiento para enfrentar el futuro

La evaluación del impacto del cambio climático sobre los ecosistemas, territorios de interés, sectores económicos y la sociedad, haciendo énfasis en las vulnerabilidades y medidas de mitigación y adaptación a este fenómeno global, constituye otro de los programas de CTI.

Para ello se busca, en primera instancia, estimar los escenarios climáticos y medioambientales futuros, con el propósito de ofrecer alternativas científicamente fundamentadas.

Otro de los sectores de interés es el polo científico, desde las diferentes ramas, entre ellas la biotecnología y el desarrollo de equipos y sistemas médicos de alta tecnología, con la integración adecuada entre las instituciones científicas y productoras en una misma línea de acción.

En la salud se hace prioritario el diseño de nuevos dispositivos, equipos y servicios como la telemedicina, y el empleo de tecnologías de punta, para el diagnóstico y tratamiento de disímiles enfermedades.

Un ejemplo es la creación de una plataforma neurotecnológica nacional con proyectos de I+D que den respuesta a los problemas de las neurociencias en el país, entre ellos los relacionados a las enfermedades cerebrovasculares y las demencias.

De la construcción y el desarrollo local

Tomando como punto de partida los análisis de la estrategia científico-técnica para el programa de construcciones 2012-2016 en Cuba, también existen las investigaciones para el impulso de tecnologías en el diseño de mezclas, preparación, transporte, vertido, compactación de los materiales; así como la realización de estudios de factibilidd y control de calidad.

Además, se concibe entre los programas de ciencia e innovación el avance en el estudio de la plataforma sismológica, el uso de las energías renovables, el desarrollo de la industria cubana del software y la búsqueda de soluciones creativas a los problemas actuales del sistema educativo.

En sentido general, el país se enfoca en diversas directrices para el enfrentamiento a problemáticas diarias que inciden sobre la vida nacional. Como cohesión de estos esfuerzos sigue siendo imperioso continuar el avance del desarrollo local como centro de unión entre todas las disciplinas.

Esto implica —como bien apunta la política de los programas de CTI—, la revalorización y uso de las reservas productivas, los recursos ociosos y subutilizados, así como las tradiciones y el conocimiento, la creatividad y la innovación, que permitan el avance de un país inmerso en transformaciones económicas y sociales para un mejor funcionamiento.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.