¡Cuidado!, Google te mira

Los nuevos servicios del gran buscador, que ofrecen imágenes «indiscretas» de alta resolución, cada vez preocupan más La red al día

Autor:

Amaury E. del Valle

Un intento de ataque terrorista contra el aeropuerto internacional John F. Kennedy y la publicación de una serie de fotos «indiscretas» han vuelto a poner en la controversia pública la privacidad vulnerada reiteradamente por el gran buscador Google.

Más allá de la útil herramienta que representa su servicio Google Earth o Google Maps, el hecho de que ponga al descubierto lugares de interés público, e incluso hasta imágenes poco convencionales de personas, ha hecho que muchos, preocupados por lo que consideran una intromisión en su vida personal, protagonicen una protesta cada vez más fuerte contra el famoso sitio de Internet.

Alegan también con razón que muchos de estos servicios, cuya descarga está vedada para países como Cuba, pueden servir para que terroristas o simples fisgones se entrometan donde no deben; amén de que no siempre son «parejos», pues mientras objetivos sensibles como la Casa Blanca aparecen difuminados, otros como el Palacio de Gobierno español, por solo citar un caso, son fácilmente apreciables.

FISGONES VIRTUALES

Recientemente el sitio especializado en documentos policiales The Smoking Gun reveló que una persona arrestada por terrorismo declaró que había usado las fotos aéreas de Google para preparar un sabotaje contra el aeropuerto internacional John K. Kennedy.

A esto se suman los debates por un nuevo servicio de Google, el Street View, que ofrece fotos de las calles de San Francisco, Nueva York, Las Vegas, Miami y Denver, donde se pueden ver imágenes realmente comprometedoras de paseantes en primer plano, no siempre en actividades muy convencionales que digamos.

Entre las fotos expuestas hay un hombre de espaldas, al parecer orinando, una pareja con poca ropa que toma sol en el césped, una joven en tanga, otro hombre que escala una reja, uno entrando a una tienda de libros para adultos, una pareja abrazada en la acera, y hasta un vagabundo que, según la prensa, fue asesinado después de que se tomara la foto.

Lo más preocupante es que casi todas las personas que aparecen en las fotos pueden ser fácilmente reconocidas, lo cual ha hecho que muchos protesten por lo que consideran una frescura, a pesar de que legalmente, de acuerdo con la legislación de Estados Unidos, es posible publicar sin restricciones imágenes tomadas en lugares públicos, incluidas las de personas.

Algunas fotos plantean problemas más delicados, como dice Elaine Diamond, directora de una clínica de Miami que realiza interrupciones voluntarias de embarazos, pues quiere que Google «reemplace» la foto actual de la clínica que muestra en la puerta a manifestantes contra el aborto.

Aunque según Google se puede pedir que se retiren las imágenes, «todavía no lo logré, pues si bien lo intenté rápidamente, no es tan fácil», afirmó a la prensa Diamond.

UNA DE CAL Y MUCHAS DE ARENA

No todo es negativo en Google Earth, Google Maps o Street View, ya que también son útiles herramientas para quienes van a viajar a un lugar desconocido, o simplemente desean ubicarse en alguna ciudad poco frecuentada, ya que sus mapas, accesibles incluso desde teléfonos celulares, tienen ubicados centros de interés, como hospitales, restaurantes, estaciones de trenes u ómnibus y aeropuertos, entre otros datos.

«Pude visitar la calle de San Francisco donde me hospedaré durante mis vacaciones», celebró Philippe, un turista francés que prepara su viaje a Estados Unidos, quien utilizó Street View para conocer más detalles sobre el lugar a dónde irá próximamente.

Sin embargo, los métodos para «capturar» las imágenes que utilizó Google, con una flota de camionetas que recorrieron los centros de las ciudades tomando imágenes de 360 grados, y que ahora planea extender a otras ciudades de la Unión norteamericana, «son una intromisión en la vida privada para numerosas personas capturadas en las fotos de Google», protestó Rebecca Jeschke, portavoz de la Electronic Frontier Foundation (EFF), que milita por la defensa de la vida privada en Internet.

«Lo que hizo no es ilegal. Pero es irresponsable. Podrían haber esperado a tener una tecnología capaz de borrar los rostros», opinó. Por su parte, Kevin Bankston, abogado de la asociación, comentó: «Cada uno espera un poco de intimidad cuando se ocupa de sus actividades diarias». Mientras que John Battelle, experto en nuevas tecnologías, se preguntó en su página personal: «¿Cuánto tiempo pasará antes que esto se convierta en videos en directo?».

Y es que el entusiasmo por el Street View ha llegado a tal punto que ha llevado a que algunos medios digitales reten a los internautas a hacer de mirones, buscando las mejores o más curiosas imágenes del servicio, para enviarlas con fines de publicación.

ALMACENAJE PELIGROSO

Más que todo, lo que molesta a mucha gente es la intención manifiesta de Google de lucrar con el morbo y la curiosidad ajenas, que ha suscitado varios escándalos ya, como el de la mujer atrapada por Google Earth desnuda en el techo de su casa mientras tomaba el sol.

Los administradores del servicio se defienden alegando que esa no es su intención, pues ellos toman fotografías satelitales cada cierto tiempo para actualizar el servicio, pero la misma metodología para obtener estas tomas los desmiente, ya que Google nunca avisa cuándo ni dónde va a capturar sus vistas aéreas, que cada vez tienen mayor nitidez.

Así, cualquiera puede ser «sorprendido» en plena calle y en el momento menos imaginado, haciendo alguna actividad normal pero también besando a alguien que no es su pareja oficial, lo que podría en el futuro generar escándalos todavía mayores, pues la alta resolución de estas fotografías hacen que sea muy fácil reconocer a las personas.

Ante esta situación, un estudio reciente sobre las empresas que no respetan la privacidad de los internautas, realizado por la organización Privacy Internacional, concluyó que Google se encuentra en la cima del ranking, por debajo de compañías como Microsoft, AOL, Apple y Facebook, que también ofrecen servicios de este tipo.

Las críticas no vienen dadas solo por esta práctica de publicar imágenes poco convencionales, sino porque el sitio también almacena —no se sabe con qué fines— las búsquedas temáticas que hace cada internauta a través de Google, lo que a la postre es una radiografía de los intereses particulares de las personas.

Muchos se preguntan, no solo sobre el uso que pudiera darle el sitio a estos datos, sino qué pasaría si algún día cayeran en manos poco escrupulosas, o los propios gestores de Google se dieran a traficar con estos, pues —virtual y realmente— tendrían en la mira a casi todo el mundo.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.