¿Intrusos en la red?

La red al día...

Autor:

Amaury E. del Valle
La vulnerabilidad de las redes informáticas, en las cuales descansan hoy gran parte de los sectores vitales para la humanidad, se ha vuelto un fenómeno cada vez más preocupanteMiles de aviones en pleno vuelo quedaron «varados» en el aire este martes, cuando una falla en la red de comunicaciones del sistema de planes de vuelo de Estados Unidos afectó el tráfico aéreo en decenas de aeropuertos de ese país.

La afectación no es nueva y sí prevenible. Lo más curioso es que mientras el caos se apoderaba de decenas de aeropuertos estadounidenses, del otro lado del mundo se reportaba que un pirata informático había logrado robar durante meses los datos de las cuentas bancarias de unos ocho millones de personas, que se habían hospedado en una de las cadenas hoteleras más importantes del mundo.

Ambas son aristas de una misma problemática: la seguridad informática, esfera crítica de las nuevas tecnologías, que cada vez se va haciendo más y más preocupante por los efectos desastrosos que puede causar su vulnerabilidad.

Y es que como vaticinara el experto en estos temas Eugene Karspersky, en una conferencia dictada hace dos años en La Habana, la creación de programas malignos y el ataque a los sistemas informáticos dejó hace mucho tiempo de ser un mero «juego» de probar quién sabe más, para convertirse en muchos casos en un lucrativo negocio.

Caos en el aire

El caos aéreo en Estados Unidos ha puesto a reflexionar a las autoridades de seguridad nacional de ese país, que se apuraron en aclarar que no tenía nada que ver con un ataque terrorista, para impedir que cundiera el pánico entre la población.

La situación causó de cualquier forma gran alarma, toda vez que puso en riesgo la navegación aérea, muy sensible en las últimas semanas por la ocurrencia, con apenas días de diferencia, de dos accidentes de gran magnitud.

Primero fue un avión de la compañía Spanair que jamás despegó, y dejó una estela de 154 muertos y una veintena de heridos, varios de ellos todavía en estado muy grave. Solo unos días después, otra aeronave, esta vez en Kirkistán, con unos 90 pasajeros, se precipitaba a tierra a pocos minutos del despegue causando unos 70 muertos e innumerables heridos.

Por eso no es de extrañar que la falla en las comunicaciones que dejó a miles de aviones en el aire por más tiempo del previsto en Estados Unidos, llegara casi al punto del pánico en muchos casos.

Las primeras investigaciones sobre el fenómeno indican que el incidente se originó en un sistema que procesa los datos de planes de vuelo en Hampton, Georgia, según informó la Dirección Federal de Aviación (FAA) en un comunicado divulgado a la prensa.

Los planes de vuelo incluyen información acerca del tipo de aeronave, destino y número de pasajeros, datos básicos para la operación del complicado tráfico que existe en el aire.

Aunque en ningún momento se perdió contacto con los aviones o se vio afectada la cobertura de los radares, al momento de la falla más de 5 000 naves se encontraban en vuelo, cerca de terminales aéreas, sin poder aterrizar, muchas de las cuales tuvieron que utilizar su reserva extra de combustible para mantenerse en el espacio.

Igualmente, en las terminales aéreas de Los Ángeles, Boston y Nueva York, las más afectadas por estar a su vez entre las de mayor tráfico de Estados Unidos, decenas de miles de pasajeros tuvieron que esperar durante horas por la salida de sus vuelos.

«La causa de la falla es desconocida, pero no fue debido a un ataque de piratas informáticos», declaró a la prensa Hank Krakowski, oficial encargado de las operaciones para la división de tráfico de la FAA, quien aseguró que parece ser «un problema de procesamiento del software interno».

Sin embargo, muchos expertos han especulado sobre esta sospechosa circunstancia, desde los que creen que en realidad sí se trata de una «penetración» del programa, hasta los que consideran que era lógico que en algún momento colapsara el vetusto sistema informático de navegación aérea de EE.UU.

Sea como fuera, los navegadores tuvieron que volver a los tiempos «prehistóricos», contactando por radio con las aeronaves y archivando los planes de vuelo a mano. Mientras, los expertos se preguntan: si esa fue la consecuencia de una «falla», ¿qué ocurriría si de verdad se orquestase un ataque informático?

Robo espectacular

Un ejemplo de hasta dónde puede ser peligrosa una vulnerabilidad informática se develaba ayer simultáneamente con el caos aéreo de Estados Unidos.

Desde Europa, el diario Sunday Herald denunciaba que durante meses un pirata informático estuvo robando los datos bancarios de los clientes que se hospedaron en los 1 300 hoteles que la cadena Best Western tiene distribuidos por el Viejo Continente.

El intruso logró «colar» un programa maligno del tipo «troyano» en el sistema de reservaciones de la cadena hotelera, accediendo remotamente a su base de datos, y obteniendo así la dirección personal, números de teléfono, detalles de la tarjeta de crédito y puesto de trabajo de nada menos que ocho millones de personas.

Los troyanos o «caballos de Troya» son software nocivos que se enmascaran como parte de otros programas e incluso de sistemas operativos, y pueden remotamente sustraer información e incluso controlar una máquina conectada en una red o a internet.

En la mayoría de los casos la «infección» la provoca el propio usuario, al no tener actualizados los antivirus, o mayormente por abrir archivos adjuntos que vienen como parte de los correos electrónicos, muchos de ellos con ofertas tentadoras para ganar dinero, ver fotos o videos escandalosos, o cualquier otro truco para llamar la atención.

Si bien en el caso de la estafa hotelera no se han develado todos los detalles, sí se filtró a la prensa que el pirata logró colocar el «troyano» en la máquina de un empleado de la cadena Best Western, y así entró a todo el sistema de reservas. Después, solo tuvo que comenzar poco a poco a escanear toda la información de los clientes, la cual puso en venta a través de internet, y posiblemente haya caído en manos de grupos mafiosos.

Aunque Best Western asegura que la «vulnerabilidad» ya fue solucionada, fuentes de la compañía se vieron obligadas a reconocer que posiblemente los datos sustraídos ya hayan sido usados en acciones delictivas.

Intrusos nacionales

Cuba no está exenta del ataque de piratas informáticos o de infecciones con programas malignos, como lo demuestra el hecho de que hasta el momento se hayan detectado en el país 2 966 programas malignos, de ellos 413 virus, 748 gusanos, 23 Joke, 25 del tipo Exploit, y nada menos que 1 757 Caballos de Troya.

De los troyanos de software dañino, solo este año se han detectado unas ochocientas variantes diferentes, según se desprende del análisis de las estadísticas publicadas en la página web de la Empresa de Consultoría y Seguridad Informática de Cuba, Segurmática (www.segurmatica.co.cu).

Lo anterior indica que las redes nacionales, y lo que es más importante aún, cada uno de los usuarios, no están libres de las amenazas que significan los intrusos, los cuales penetran en muchas ocasiones por no aplicarse adecuadamente medidas de seguridad básicas.

No se trata, por supuesto, de volver a la Edad de Piedra y botar el sofá por la ventana, prohibiendo o estigmatizando el uso de la informática o la navegación por redes nacionales e internacionales. La solución es, sencillamente, prepararnos mejor en todos los sentidos.

La red al día El primer virus informático alienígena no vino del espacio sideral, sino del propio planeta tierra, pues viajó en un ordenador portátil de uno de los astronautas que están actualmente en la Estación Espacial Internacional, que orbita alrededor de la Tierra. El programa nocivo, nombrado Gammima.AG, es un gusano cuya propagación se realiza mediante copias de sí mismo a todos los nuevos dispositivos extraíbles que se conecten al equipo afectado. Este programa pernicioso está preparado para robar información de los participantes de juegos por internet populares en Asia, como Maple Story, HuangYi y Talesweaver, por lo cual ahora se investiga si la infección la causó algún astronauta aficionado a los videojuegos o si le prestó su ordenador portátil a sus hijos. Lo más curioso es que los proyectos espaciales, que son tan costosos, hasta ahora no se habían preocupado mucho por contar con un simple antivirus...La mayor feria de videojuegos de europa tuvo lugar la semana pasada en Leipzig, Alemania, y reunió a más de 200 000 personas que pudieron apreciar cientos de creaciones, entre ellas las primeras manifestaciones comerciales a gran escala de los juegos de realidad virtual utilizando cascos y trajes especiales para «sentir» cada jugada...Miles de estadounidenses podrán registrarse para votar a través de la consola de juegos xbox 360, de Microsoft. La empresa informática y la organización Rock the Vote se han unido para hacer que los jóvenes mayores de edad puedan solicitar las papeletas para ejercer su derecho al voto el próximo 4 de noviembre, conectándose a internet a través de la consola de juego, en algo que algunos analistas consideran le quitaría «respeto» a un acto tan importante, convirtiéndolo en una especie de juego.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.