Flores, arte y emoción

La Terapia Floral de Bach, disponible en todo el país, ayuda a curar trastornos sexuales de origen emocional

 

Autor:

Mileyda Menéndez Dávila

Los amores son como las setas, que no sabe uno si son venenosas hasta que ya las ha comido y es demasiado tarde.

Tristan Bernard

Desde que el mundo es mundo, las flores son un magnífico regalo para halagar el alma de las personas y proporcionar salud, que no solo es ausencia de enfermedades sino un estado de armonía con nuestro medio interior y el ambiente en que habitamos.

La sexualidad es una dimensión de ese bienestar que a veces se enmascara en un caos de emociones encontradas: celos, rencor, impaciencia, inseguridad, orgullo, inestabilidad, odio, ira, crueldad, desamparo…

Hace más de 70 años, el doctor inglés Edward Bach comprendió que las vibraciones energéticas de las flores tenían el poder de convertir esos sentimientos dañinos en actitudes positivas que ayudarían a recuperar el equilibrio, y se dedicó a estudiar especies del reino vegetal como haya, castaño, oliva, álamo temblón, achicoria, manzano silvestre y otras, hasta completar un compendio de 38 esencias que, utilizadas en microdosis independientes o combinadas, pueden influir favorablemente en las personas sin efectos adversos para ellas.

Bach identificó siete estados de ánimo fundamentales para tratar: el miedo que bloquea todas las iniciativas vitales; la incertidumbre que nos hace sentirnos a merced de los demás; la falta de interés por la realidad; la soledad orgullosa, rígida y egoísta; la hipersensibilidad al juicio de los demás; el desánimo o desesperación; la preocupación excesiva por los demás o el afán de posesión.

Su propuesta se conoció después como Terapia Floral de Bach y fue reconocida en 1976 por la Organización Mundial de la Salud como una modalidad de medicina alternativa natural, preventiva y enfocada a la persona más que a la enfermedad.

De ahí que resulte tan efectiva en trastornos psicógenos de diversa índole como celos, dudas sobre el desempeño sexual o amoroso de adolescentes y jóvenes, ciertas disfunciones sexuales, malestares asociados al climaterio o la andropausia, inconformidad con el cuerpo y baja autoestima.

Puentes de Afecto

Para la doctora Lídice Verdecia, especialista de Medicina Natural y Tradicional del Hospital Clínico Quirúrgico Manuel Fajardo, la terapia floral es un recurso que se puede utilizar a cualquier edad para mejorar las relaciones interpersonales y con la familia.

Su matrimonio con el pintor Crispín Sarra ha ido más allá del compromiso hogareño para convertirse en fortaleza donde se funden arte y terapia en beneficio de muchas personas, pues ella ayuda a curar y él interpreta el mundo de los afectos desde el lienzo o el papel y da forma y colorido a esos miedos, frustraciones o desequilibrios de la vida.

De este trabajo con Lídice y más tarde con la española Neus Esmes surgió la idea de un libro titulado Las flores de Bach en estilo naïf, donde Crispín traduce en dibujos y en su lenguaje de cubano actual las cualidades, creencias, emociones y rasgos de la personalidad adulta que resuenan con cada flor elegida por Bach para su terapia.

Ya están listas las imágenes para un segundo libro dedicado a los trastornos típicos de la infancia y la adolescencia, crisol en que se configura la personalidad única de cada ser y en que se es tan vulnerable a la muerte de quienes amamos, las disputas parentales, los celos entre hermanos, la inconformidad con la imagen propia…

Al identificar flores con situaciones de la vida, tomamos conciencia de lo que nos pasa, afirma Lídice, quien se apoya en códigos propios del arte naïf, primitivo o intuitivo, del que Crispín es un gran exponente en Cuba, para crear puentes de comunicación entre pacientes y terapeutas e identificar la esencia floral oportuna que inicie el proceso sanador de almas y cuerpos.

El secreto está entonces en individualizar la terapia al tratar al ser humano y no los síntomas de su enfermedad, pues para cada malestar y cada persona existe una flor de Bach o una combinación específica de estas. De ahí el valor de una buena entrevista en la que afloren rasgos de la personalidad y conflictos no resueltos en su manera particular de ver la vida.

Asistir a la exposición de Crispín que durante dos semanas dará luz a este tema en la galería capitalina de L y 23, en la Facultad de Economía de la Universidad de La Habana, puede ser un buen comienzo para quienes deseen reflexionar sobre la expresión y el manejo de los afectos en ámbitos esenciales de la existencia, como la pareja, la familia y la escuela.

Medicina natural al alcance de todos

Cuba fue el primer país en oficializar la Terapia Floral de Bach en su carpeta de medicina alternativa, en 1999. Hoy puede recibirse este servicio en las clínicas de Medicina Natural y Tradicional y en numerosos policlínicos a lo largo del país. A continuación ofrecemos las direcciones de los centros provinciales activos:

Pinar del Río: Calle Virtudes No. 124 esquina a Indalecio, Sobrado.

La Habana: Carretera Central kilómetro 29½, Bauta.

Ciudad de La Habana: Avenida 26 y Calzada de Rancho Boyeros.

Matanzas: Navia esquina a Isabel 1ra., Versalles.

Villa Clara: Celestina Quintero esquina a Central, Santa Clara.

Cienfuegos: Calle 71 No. 5604, entre 56 y 58.

Sancti Spíritus: Mambí No. 10, entre Avenida de los Mártires y Tello Sánchez.

Ciego de Ávila: Calle República No. 114, entre Maceo y Simón Reyes.

Camagüey: Carretera Central Oeste kilómetro 16 ISCM.

Las Tunas: Ave. 2 de Diciembre No. 1.

Holguín: Carretera Mayarí kilómetro 4½.

Santiago: Carretera de El Caney s/n, Reparto Pastorita.

Guantánamo: Luz Caballero entre Narciso López y Jesús del Sol.

Isla de la Juventud: 39 A s/n esquina a 39, Nueva Gerona.

Directorio completo disponible en: http://www.sld.cu/sitios/mednat/docs/directorio.pdf

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.