Primero la personalidad y después el beso - Sexo Sentido

Primero la personalidad y después el beso

El afán de tener éxito con las mujeres preocupa a gran parte de los hombres. Muchos afirman que es preciso pasar tres pruebas fundamentales: el beso, el sexo y la personalidad

Autor:

Mileyda Menéndez Dávila

Las mujeres tienen el punto G en el oído; quien busque más abajo está perdiendo el tiempo.

Isabel Allende

Un lector nos hizo llegar la noticia: En Madrid se dan clases de sargeo, nombre que se adjudica al arte de ligar mujeres. Atracción, confort y seducción son las bases de este «curso» —que puede costar hasta 300 euros— basado en el Método Mistery: los instructores sugieren a sus alumnos interiorizar una serie de minirutinas para aparentar experiencia cuando se crucen con chicas interesantes y mostrar fortaleza mental para aguantar sus críticas e, incluso, sacarles provecho.

La nota no dice cuántos han matriculado ni cuáles son los resultados y tampoco trae el currículo de los profesores, pero trasluce claramente el desamparo existencial de una sociedad adaptada a estandarizar procesos y buscar atajos, como si la complejidad de las emociones pudiera codificarse en manuales, y un par de seminarios convirtieran a un hombre inseguro en infalible conquistador.

Ese afán de tener éxito con las mujeres (así en plural, como si todas fuéramos iguales) también preocupa a gran parte de los hombres latinos. En septiembre de 2012 los foristas Alex, Oz y Leo discutían sobre estrategias para la conquista, y concluyeron que era preciso pasar tres pruebas fundamentales: el beso, el sexo y la personalidad.

También en la peña de Sexo Sentido en la Universidad de La Habana y en los encuentros con jóvenes por todo el país el tema ha surgido con bastante frecuencia, así que a mediados de enero propusimos extender el debate al público lector.

Muchos de los criterios recibidos desde entonces coinciden con la propuesta de Alex —cambiando el orden de los factores sugeridos— y otros aportan nuevos elementos. Hoy presentamos un resumen, pero si les interesa leer los comentarios pueden pedirlos a sentido@juventudrebelde.cu

Los principios primero

La mayoría de las respuestas recibidas colocaron a la personalidad como primer escalón para la conquista. Deyle, una trabajadora de la Cujae, reconoce que el sexo es muy esperado, pero los principios deben ir primero: «Saber cómo es la persona, qué piensa, y sobre todo su responsabilidad consigo misma y con los que le rodean».

Dentro de este factor algunos incluyeron la empatía, la comunión de gustos y modales y los detalles que afianzan el vínculo, como los llama Abel, asiduo de la peña habanera. En cuanto a la necesidad de ser consecuentes, la forista Midaymis evocó la idea martiana de que para tener éxito una persona debe ser en todo momento fiel a sí misma.

El segundo escaño fue concedido por mayoría al beso. Para la capitalina Aylin, si este te gusta «lo demás viene solo», tanto para los hombres como para las mujeres. Pero no es algo que deba darse a la ligera: LilyCh, partidaria de ese corrientazo que provoca, reflexiona: «¿A cuántas personas besaríamos buscando la forma ideal del beso?».

La forista Loli opinó que las mujeres de hoy no se fijan tanto en el beso, a lo que varios respondieron con una fuerte negación, convencidos de que ese arte aprendible de besar —y no solo en la boca— dice mucho de los futuros amantes, sobre todo si quita la respiración y da ganas de recibir más —ilustra Axl Saint—, porque mantiene vivo el nerviosismo de la primera vez, y si es auténtico desata esas dulces «mariposas en el estómago», que describe GotasdeAmor... pero si lo das a quien no lo merece puede traerte amargura e infelicidad.

La química y el físico

Para Butterflie y Takezo la atracción física es esencial: «Si no le gustas a una mujer, ya tienes el 50 por ciento de la pelea perdida», dice el segundo. Luego se impone la comunicación, y lo último —respetando los tiempos de cada cual— sería el sexo.

Con él coincide ABP, de Villa Clara. Ella afirma que los hombres más agraciados tienen más posibilidades, pero «también hay chicas con gustos raros y nadie se queda sin encontrar pareja». Al atractivo físico ella cree que deben sumarse inteligencia, sensibilidad y romanticismo.

Para su coterráneo Yonatan lo esencial es el amor, a lo que LilyCh agrega: «Buena comunicación y transparencia para tratar de adecuarse a las maneras de la pareja conquistada», y si es preciso hacer ciertos ajustes.

Para completar la fórmula, varios foristas incluyen otros elementos: Emily, de 16 años, quiere recibir flores; Ñañy aboga por la perseverancia, aunque todo parezca un juego; Ernesto recalca el valor del lenguaje y la naturalidad; Mya pone más énfasis en la limpieza que en la belleza; GotasdeAmor defiende la primera impresión y la confianza para expresar tus ideas; YD extraña la complicidad e ingenuidad de otros tiempos; Oz disfruta buscar la compatibilidad comunicativa y Alex asegura que una buena química puede hacerte saltar estereotipos sociales.

La habanera Aldeyde cree que la vida no puede girar alrededor del aspecto carnal: «Hay que aprender a quererse, extrañarse e impregnarse antes de ir a la cama para que el sexo sea el complemento y no solo el goce». Esa postura la comparte Beauty, quien prefiere el reto de un hombre reservado para dar largas al refrescante coqueteo, las risas y las miraditas de los primeros tiempos.

Sin negar todo eso, Ricardo habla de la seguridad económica que puede ofrecer el pretendiente, criterio apoyado por ABP y Loli, para quienes la pareja potencial no puede ser un holgazán y debe saber buscar el sustento.

Abel prefiere que le llame la atención algo de su actitud, su forma de hablar, reír, escuchar, mirar... Una señal que llegue al cerebro. Las comodidades materiales pueden ser un adorno disfrutable, pero no la esencia de la relación.

De algún modo, todos los comentarios coinciden en que el camino al corazón y la estabilidad lleva sus pasos, más o menos adaptados a la persona en cuestión, pues «lo que para unos es muy importante para otro no lo es», como reflexiona Bjunior, quien considera a la pareja como una obra de arte: «nace de dos pinceladas y, si se mezclan bien los ingredientes, puede dar un resultado asombroso».

Es innegable que aplicar siempre las mismas rutinas puede facilitar la conquista en un primer momento, pero lo mejor es descubrir las potencialidades propias, dice Ljr, criterio apoyado en el foro por Pepe y confirmado por Lissette, para quien nadie actúa igual, aunque todos aspiremos a lo mismo.

Para Butterflie y Yordanka el tiempo que se emplee en seducir nunca es perdido, porque el enamoramiento no ha pasado de moda. Eso de ir directo al coito solo vale si se trata de una «descarga» o de sexo pagado, dicen TodoRomance y Otelo, pero es algo que suele dejar huellas físicas o morales desagradables. Y además, ¿de qué éxito estaríamos hablando en esas circunstancias?

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.