No sé cómo manejar la depresión y soledad

Autor:

Mariela Rodríguez Méndez

A. C: Me hundo en una depresión de la cual trato de salir refugiándome en el trabajo. Sí trato de cumplir con todo lo que piden los superiores. No soy de salir mucho a las fiestas ni andar de parranda; prácticamente vivo encerrado con un perrito como mascota. Aunque quiero, no tengo pareja por mi carácter ácido y pesado. Creo que me estoy amargando; a todo le encuentro un defecto y eso me lleva a chocar con las personas. Al final nada fructifica y se alimenta aún más mi depresión y soledad. No sé qué hacer. Sé que tengo que salir a las fiestas, relacionarme, aceptar a las personas. Lo que no sé es cómo manejarlo. Tengo 30 años.

La depresión puede expresar cuánto estás abandonando tu deseo en todos esos actos cotidianos en los que solo tratas de cumplir con el deber. La depresión, según nos enseña el psicoanálisis lacaniano, resulta de una traición al deseo que nos habita y queremos marginar.

Parece necesario que asistas a una consulta con un profesional para valorar qué te sucede hasta el punto de necesitar refugiarte en el trabajo, tu casa o tu perro con tal de evitar todo lo que tenga que ver con tu deseo, con lo no programable, con lo diferente para ti. Ciertamente, en ocasiones discutimos al suponerles la peor parte de nosotros mismos a otros y esa puede ser una manera de protegernos contra lo más anárquico de nuestro deseo.

No tendrías que seguir imponiéndote deberes con los que cumplir y sí preguntarte por aquello placentero, aunque te mortifique reconocerlo y en verdad esté más allá de todo lo que crees querer en estos momentos.

Mariela Rodríguez Méndez, máster en Psicología Clínica y psicoanalista

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.