De la zoofilia hay referentes en la mitología de todos los pueblos antiguos

Autor:

Mileyda Menéndez Dávila

Se conoce como zoofilia al acto de utilizar animales como fuente de placer en caricias, sexo oral o penetración. De esta práctica hay referentes en la mitología de todos los pueblos antiguos, pues en muchos casos se asumía que sus líderes y dioses descendían de animales sagrados, a los cuales veneraban en cultos que podían incluir desde el sacrificio humano hasta la copulación o bestialismo. Las especies más frecuentes eran los vacunos, equinos y caprinos (como los hábiles centauros, el violento Minotauro o el libidinoso Fauno), pero también hay historias con serpientes, felinos, caninos y algunos pájaros.

En la actualidad algunas culturas toleran la iniciación erótica de varones púberes con animales domésticos, especialmente en zonas rurales, pero llegada la adultez esa práctica se cataloga como parafilia.

Desde la Bioética es un acto de abuso con los animales. El riesgo biológico está en contraer enfermedades para las que el cuerpo no tiene defensas, porque no es hospedero natural (tanto el ser humano como el animal elegido), y también pueden darse traumas físicos y emocionales. La reproducción de sujetos híbridos no es viable.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.