Ultrasonido cubano para reparaciones óseas

El THERAMED 101-B es un aparato alternativo a las molestas intervenciones quirúrgicas, capaz de lograr la reparación ósea mediante varias sesiones de ultrasonido de 20 minutos cada una sobre la zona afectada

Autor:

Patricia Cáceres

Los huesos fracturados que tardan en sanar o no cicatrizan constituyen un problema de salud que podría ser resuelto con un novedoso equipo de ultrasonido creado por investigadores del Instituto de Cibernética, Matemática y Física (ICIMAF).

THERAMED 101-B es un aparato alternativo a las molestas intervenciones quirúrgicas —método por excelencia empleado para tratar este tipo de lesiones—. Es capaz de lograr la reparación ósea mediante varias sesiones de ultrasonido de 20 minutos cada una sobre la zona afectada.

Según un estudio que se realizó con lesionados del hospital ortopédico Comandante Manuel Fajardo, funcionó en 18 de los 22 casos de uniones no bien establecidas, señaló el Doctor en Ciencias Orlando R. Rodríguez Rúa, líder del proyecto.

«Realmente demostramos que con la tecnología desarrollada en el país y a nuestro alcance, se puede ayudar a la consolidación de las fracturas de huesos con un rango de efectividad entre un 80 y 90 por ciento», agregó.

El ultrasonido constituye una estimulación mecánica a la fractura sin perturbar la estabilidad que el hueso necesita en esos casos. Estimula procesos que es necesario que funcionen correctamente para la curación, como la generación de nuevos vasos sanguíneos alrededor del sitio lesionado, explicó Rodríguez Rúa.

«También impacta a las células y permite que los iones de calcio —que la sangre le facilita al tejido vivo— penetren con mayor facilidad al interior de estas y promuevan la calcificación del callo óseo», agregó.

Desde hace varios años el mercado internacional dispone de un equipo similar, el EXOGEN 2000, de factura estadounidense, al que Cuba no puede acceder. Solo los tratamientos con este último se cotizan hasta en 3 000 dólares.

Motivados por esta dificultad, y en aras de encontrar un método menos invasivo para los pacientes, un grupo de investigadores del ICIMAF se propuso, desde 1999, la creación de un equipo nacional con resultados médicos tan eficientes como los del norteamericano.

«Hasta ahora la curación de las fracturas tratadas con la tecnología cubana, como promedio, ha sido más rápida que las hechas con el estadounidense. Además, para construirlo se necesitan unos mil dólares, y con uno solo se puede atender a muchos enfermos», explicó Rodríguez.

Según el especialista, el grupo de investigación se está enfocando en un nuevo proyecto para construir otro, pero de tecnología más avanzada.

Luego de la pertinente calibración, y las pruebas técnicas y clínicas finales, algunos THERAMED 101-B podrían ser instalados en centros ortopédicos del país.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.