Celebran Congreso en las brigadas estudiantes de Derecho

Hubo consenso en que las brigadas debían actuar como una gran familia que se movilice adonde haga falta dar apoyo

Autor:

Juventud Rebelde

Foto: Jorge Legañoa Alonso,  estudiante de Periodismo  

EL vocal pidió silencio y al momento entró la jueza en la sala penal, detrás los abogados defensores y la fiscalía. Todo estuvo listo para comenzar el «juicio». Un «acusado» distinto y especial para la ocasión estaba allí, pero no era uno solo: eran todos los presentes, la brigada completa de estudiantes de la FEU del grupo de tercero E, de la Facultad de Derecho de la Universidad de La Habana.

Los universitarios que hicieron de letrados para el Congreso de la brigada vistieron de toga. La exigencia de los demandantes fue concreta: «Es tiempo de marcar la diferencia, de hacernos sentir, de revisarnos por dentro, de redefinir nuestro rol como las piezas imprescindibles sin las que la gran maquinaria de la Federación Estudiantil Universitaria no puede echar a andar».

Yaima González planteó otra de las demandas: «La brigada tiene que unirse mucho más para las actividades de la FEU. No puede ser que las mismas personas sean las que siempre van a las gradas a apoyar a los compañeros que compiten en los juegos deportivos o en el movimiento cultural. Tenemos que estar unidos para funcionar bien y apoyarnos unos a otros».

Si de promoción a las actividades culturales de la FEU y en general de la Universidad se trata, hoy la demanda del estudiantado es que la divulgación sea mucho mayor, que no se espere a última hora para empezar a buscar cómo llenar una sala.

La brigada pasó revista al funcionamiento y señaló la necesidad de que los miembros de la organización conozcan a fondo el Reglamento y los Estatutos; de ahí la necesidad del uso de los medios digitales para difundirlos, como solución hasta que puedan ser impresos.

Marcos González, otro de los demandantes, señaló que persisten deficiencias en los materiales docentes básicos y en el acceso a los complementarios, y pidió buscar como alternativa que se acopien resoluciones y documentos oficiales en una compilación para entregarles a los muchachos.

De las prácticas preprofesionales de los estudiantes habló Adysmari Fontaine. Los pupilos de Derecho demandan un poco más de tiempo en bufetes, tribunales y fiscalías, en aras de poder concretar mucho más en la práctica lo aprendido en clases y conferencias. «La atención debe ser más personalizada en cada uno de los lugares adonde vayamos a hacer las prácticas».

Una de las tareas a la que se sumó la brigada de Derecho fue al trabajo ético en bufetes colectivos como parte de las Brigadas Universitarias de Trabajo Social, una experiencia que fue recordada con satisfacción.

Filtraciones, paredes y techos en mal estado, ventanas clausuradas y falta de agua en ocasiones —hasta para tomar o asearse las muchachas— fueron algunas de las adversidades mencionadas, que hoy afectan a los becados de Derecho en la residencia de Micro X, en el municipio capitalino de La Habana del Este.

La propuesta de la brigada la hizo Susana Garrido: «No podemos ir a reparar la beca, pero sí podemos ayudar en tiempos de crisis del agua y llevarnos a los compañeros de otras provincias para nuestras casas, pues lo principal es ser solidarios, para que no se interrumpan los estudios».

Al final la sentencia fue firme: ser una gran familia que se movilice adonde haga falta dar apoyo y estar a la altura que demandan los tiempos.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.