Amigos del mundo han venido a desearle a Fidel pronta recuperación

Integrantes de la Brigada 50 Aniversario del Desembarco del Granma y 80 Cumpleaños de Fidel, de visita en la Isla, consideran al líder cubano faro, luz y guía 

Autor:

Yailé Balloqui Bonzón

Alini, Anna y Jaime hablan distintas lenguas, tienen raíces y culturas diferentes. Pero los une un sentimiento muy fuerte: su amor por Cuba y por el líder de su Revolución, Fidel Castro.

La primera viene desde Brasil y cuenta a JR que ya en este 2006 ha estado tres veces en Cuba y en cada una de esas visitas ha vivido momentos trascendentales para este país. Ana es italiana, y el simpático Jaime se presenta como colombiano-cubano.

Alini, Anna y Jaime comentan sobre la cantidad de personas que, identificadas con la historia y el proceso socialista en la Isla, desean llegar a esta y participar en las festividades programadas para la ocasión. El trío de entrañables amigos de Cuba viene en esta ocasión, formando parte de la Brigada 50 Aniversario del Desembarco del Granma y 80 Cumpleaños de Fidel, que por estos días participa en los festejos convocados por la Fundación Guayasamín.

Alini Castro, estuvo por primera vez en enero de 2004, integrando la undécima brigada de trabajo voluntario del ICAP. «Al regresar a mi país, un compañero chileno —que también vino en aquella ocasión como brigadista— y yo, sentimos necesidad de hacer algo muy grande por Cuba. Pero debía ser a nivel internacional, porque ya en nuestras respectivas naciones existían redes de solidaridad con la Isla. Debíamos unirnos por países».

Desde ese entonces comenzaron a trabajar para atraer a personas de todas las naciones que quisieran sumarse. Ya hoy cuentan con integrantes de 18 países: Colombia, Brasil, Italia, Chile, Venezuela, Uruguay, Grecia, España, Argentina, entre otros. «Y serán 19 dentro de poco, porque se nos unió una joven de la República Checa que quiere sumarse al proyecto», comenta Alini.

Por estos días, la dimensión humana de Fidel llega con más fuerza. Alini describe que participar en las celebraciones por su cumpleaños 80 es algo inexpresable. «Fidel es una figura que me llena de muchas emociones distintas. Es la certeza de que se puede luchar por un mundo mejor».

Cuando participó en La Habana en las celebraciones por el Primero de Mayo, tardó casi tres meses en «sorber» cada una de las palabras que el Jefe de la Revolución pronunció en su discurso de ese día.

Él es quien nos dice que «sí se puede», «sí es posible» continuar haciendo la historia que por estos días protagoniza América Latina. «Fidel es fuerza y luz de impulso para seguir luchando y conseguir en todos los países de la región una revolución como la cubana».

Jaime Posada lleva varios años con Cuba en el corazón y afirma que la universalidad de la figura de Fidel y la solidaridad que ha emanado de su pensamiento y acción durante décadas, le han inspirado a seguir adelante en sus proyectos en pro de la solidaridad con nuestro país.

«A todo el que vaya a Colombia a hablar en contra o mal de la Revolución Cubana, mintiéndole a la comunidad, lo expulsamos como una rata», nos cuenta, y añade que cuando integrantes de la fundación que dirige el ex presidente del gobierno español, José María Aznar, quiso descargar todo su odio hacia Cuba ante el Congreso de su país, los sacaron sin contemplaciones del recinto y no los dejaron expresar sus críticas al gobierno y al pueblo cubanos.

«Fidel es nuestro padre, nuestro hermano. Es un faro, una luz que sigue brillando e iluminando el camino para que siempre tengamos presente que un mundo mejor es posible», comenta emocionado. «Jamás esa figura, ese pensamiento y ese ideal pueden perderse».

Para Anna Causaran, que viene de un mundo capitalista económicamente desarrollado, pero que no ha podido, ni podrá, desarrollar el calor humano y esos sentimientos de hermandad que caracterizan al pueblo cubano, Fidel es como una esperanza muy fuerte de vida eterna.

«Sé de personas que cuando lo conocen, lo oyen hablar y lo interiorizan, se dan cuenta de que es posible vivir de otra manera».

Y agrega, «estoy segura de que esta América Latina que hoy alza la cabeza lo hace en nombre de los principios y los valores morales que ha inculcado Fidel».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.