Probeta

Autor:

Juventud Rebelde

La excesiva estancia en las oficinas de los edificios ultramodernos, donde la higiene y el confort no parecen estar hechos a la medida humana, podría ser la causa de las comunes cefaleas, fatigas, irritación de las conjuntivas oculares, sequedad de las vías respiratorias superiores, irritación de la piel, o alergias cutáneas, según indican estudios recientes.

Estas instituciones, entre las que figuran también algunos centros hospitalarios, presentan en ocasiones un sistema de ventilación incorrecto, que junto a los materiales de construcción o de decoración empleados, la disposición de los espacios, la iluminación, el nivel de ruidos y la nueva tecnología, puede estar provocando esas sensaciones y con ello los intensos deseos del trabajador de salir «huyendo» a tomar aire fresco.

También los deficientes sistemas de climatización pueden convertirse en una red propagadora de elementos volátiles y material orgánico de carácter irritante o directamente nocivo para la salud, como sucede con el humo del tabaco.

En este sentido la exposición a diversas sustancias en locales tan cerrados deviene causante potencial de una buena parte de los casos de asma y de uno de cada diez enfermos de cáncer, advierten estadísticas mundiales.

Denominado como Síndrome del edificio enfermo, este padecimiento afecta a aquellos individuos que habitan o trabajan en un mismo centro, y fue reconocido por la Organización Mundial de la Salud en el año 1982.

Los expertos aconsejan a quien sospeche sufrir de este síndrome acudir al médico, que deberá tener un largo diálogo con el paciente para descartar cualquier otra deficiencia en la salud.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.