Cultura como portadora de la justicia

Concluye hoy el IX Encuentro Internacional de Economistas sobre Globalización y Problemas del Desarrollo Promover el reggae y salvar al reguetón

Autor:

Marina Menéndez Quintero

Foto: Calixto N. Llanes Prestigiosos intelectuales convocados por la Red de Redes en Defensa de la Humanidad compartirán espacio este viernes con los participantes del IX Encuentro Internacional de Economistas sobre Globalización y Problemas del Desarrollo, que se clausura hoy.

La relevancia de la cultura como portadora de la justicia, el papel en esta de la ética, y sus relaciones con la economía y la sociedad, fueron destacados la víspera en uno de los paneles más interesantes de este evento, durante el cual Armando Hart, presidente de la Sociedad Cultural José Martí, recordó que «donde la cultura no esté, estará la barbarie».

Debemos levantar la bandera de que la justicia es la esencia principal de la cultura, y esta principal motor de la economía, recalcó Hart, quien destacó el imperativo de divulgar y promover en el mundo las mejores ideas, para salvar a la familia humana.

El hombre necesita de la justicia para vivir, y del bien, porque la dicha viene de la bondad y el sacrificio, sentenció Hart, rememorando a Martí.

En contraposición, los costos de despreciar la justicia y propiciar la barbarie fueron anotados en otro debate importante de la jornada por John Saxe-Fernández, académico de la mexicana UNAM, quien remarcó los cientos de miles de muertos que la política hegemónica de la administración Bush está dejando en Iraq.

Sin embargo, ello es apenas el resultado del más reciente capítulo de una carrera por el petróleo, que Washington desató hace décadas, según crecía su necesidad de importar crudo.

La privatización solapada de Petróleos Mexicanos y el paulatino desmantelamiento de lo que Saxe-Fernández denominó «la gesta» iniciada en 1938 con la nacionalización de ese recurso en su país, también fueron denunciados por el estudioso.

También alertó sobre el reforzamiento de los poderes hegemónicos del presidente Bush, gracias, entre otras medidas, a la instauración de los llamados tribunales militares, lo que consideró una desviación de «la ecuación cívico-militar» realizada al socaire de la política de seguridad tras el 11 de Septiembre de 2001, y que consideró el mayor y principal peligro para las naciones vecinas y para el mundo.

El pensador belga Francois Houtart tendrá a su cargo hoy una de las reflexiones sobre el estado actual de la resistencia al neoliberalismo. Un panorama de la economía cubana, los avances registrados por la Operación Milagro y la presentación del documental Por la Vida, completarán el temario antes de que se hagan las conclusiones y se lance la convocatoria al X Encuentro Internacional de Economistas. 

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.