La camagüeyana plaza del Carmen

Erigida entre otras veinte plazas tradicionales, el 2 de febrero de 1514, está llena de detalles escultóricos y arquitectónicos de mucho atractivo

Autor:

Fotos: Cortesía de la Oficina del Historiador

Camagüey.— Caminar por una ciudad de leyendas y tradiciones, como lo es la tierra de los tinajones, permite a lugareños y visitantes descubrir inimaginables detalles escultóricos y arquitectónicos que trasladan al soñador a un mundo muy parecido a lo «real maravilloso».

Carmen es el nombre de una de las veinte plazas tradicionales erigidas desde la fundación de la Villa de Santa María del Puerto del Príncipe, el 2 de febrero de 1514, y Carmen es, también, una «dama» realmente impresionante y atractiva, porque no imaginaron quienes vivieron en ella que la cotidiana, y para muchos poco atractiva vida de aquella singular gente, quedaría para la posteridad en esculturas que muchos catalogan de «casi humanas».

La Plaza del Carmen constituye uno de los lugares más pintorescos de la ciudad, adentrada en esta, protegida del urbanismo creciente por casas coloniales con techos de tejas y por callejones estrechos y adoquinados, y rodeada de patios interiores sembrados de árboles, tinajones y aljibes, leyendas y una apasionada historia de amor.

Creada en las primeras décadas del siglo XIX con el fin de abrir un espacio que resaltara la fachada de la iglesia de igual nombre, la Plaza del Carmen constituye un conjunto de arquitectura colonial bien conservado.

DE AYER Y DE SIEMPRE

Engalanada por esculturas confeccionadas por la artista Martha Jiménez, esta «dama de antaño» recrea personajes tradicionales.

El vendedor de agua, el lector del periódico, la pareja de enamorados y hasta las chismosas del barrio, quedaron atrapados en la imaginación de la artista que describe la expresión popular de ayer y de siempre, pues quienes hoy habitan este lugar forman parte de este conjunto escultórico, y no solo ellos, sino que puede ser incluso usted quien se vea reflejado en cada pieza moldeada en barro.

La artista parece preguntarse constantemente, a través de sus personajes: ¿Quién no se ha enamorado y sentado con su pareja en una plaza o parque? ¿Quién no ha comentado entre conocidos, vecinos o amigos acerca de la vida ajena? ¿Acaso no existe el aguatero o ese lector de periódico gustoso de la tranquilidad de la plaza? Ya sea colonia o contemporaneidad, allí siguen los personajes.

ACTUALIDAD QUE PRESERVA

La plaza es una de las zonas más queridas por los lugareños, y convertida, tal vez sin proponérselo, en sello distintivo de la ciudad. Hoy miles de sus habitantes y personas de toda Cuba y otros países poseen un recuerdo con sabor a «Carmen».

Se trata de una iniciativa que, surgida a partir del trabajo de conservación de la Oficina del Historiador de la Ciudad, enclavada también desde 1997 en esta Plaza, permitió dar continuidad a un proyecto que traspasa fachadas y llega bien adentro en hogares camagüeyanos, con acciones que promueven la preservación de un Camagüey legendario.

Curiosidades

La iglesia enclavada en el entorno del Carmen es la única con dos torres en la ciudad. En su bella fachada, simétrica, se combinan elementos barrocos con la simplicidad de las composiciones neoclásicas. El Carmen, ejemplo único, toma de la arquitectura de las edificaciones domésticas las pilastras exteriores y los arcos mixtilíneos interiores; y conforma con estos uno de los más bellos frontispicios de las iglesias cubanas. En este ambiente, uno de los mejor conservados de la ciudad, se encuentra el callejón de Tula Oms o de La Miseria, el más corto de la Villa con solo ocho metros de largo por dos de ancho.

Gran valor Arquitectónico

El centro histórico camagüeyano atesora 14 351 edificaciones, 13 320 de las cuales son viviendas. De esas construcciones 4 769 tienen gran valor arquitectónico.

Alrededor de 58 200 personas viven en el área, con una densidad de algo más de 194 habitantes por hectárea. La población se ha mantenido estable en los últimos 25 años y, según los especialistas, manifiesta un fuerte sentido de pertenencia.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.