Nadine Gordimer presenta su novela Un capricho de la Naturaleza en la Feria Internacional del Libro

La escritora sudafricana, premio Nobel de Literatura, conversó en La Habana con sus lectores y manifestó no entender la obstinada política de Estados Unidos hacia la Isla

Autor:

Jaisy Izquierdo

Nadine Gordimer, premio Nobel de Literatura, presentó ayer en La Feria del Libro su novela Un capricho de la Naturaleza, editada con el sello de Arte y Literatura. En el diálogo que sostuvo con sus admiradores, Cuba fue el comienzo y el fin de sus palabras.

Los vínculos que la unen a esta Isla se remontan a varios años atrás, durante los cuales la autora no ha dejado de alzar su voz contra el bloqueo, la permanencia de la base militar norteamericana en Guantánamo y el encarcelamiento de los Cinco. Y es que Nadine no comprende: «No puedo entender cómo un país tiene un pedazo de tierra en otra nación... Esto es inaceptable en el mundo moderno. Y por supuesto, está el caso de los Cinco, en el que se vuelve muy difícil seguir todas las manipulaciones que el Gobierno norteamericano genera para mantenerlos en prisión».

La lucha por los derechos de todos los hombres es la cuerda sobre la cual caminan la vida y la obra de esta escritora sudafricana, que retoma en sus libros los conflictos interétnicos y el apartheid, pues advierte: «desde que nací no he visto blancos o negros, solamente personas».

Sobre las secuelas de ese oprobioso régimen en la sociedad sudafricana, la autora de El conservador señaló: «Sudáfrica solo ha tenido 15 años de libertad, que contrastan con los siglos de racismo vividos, por lo que no se puede esperar de nosotros que en tan corto tiempo se hayan sanado todas las heridas y se hayan borrado del espíritu todos aquellos prejuicios».

Para Gordimer escribir ha sido el deseo imperioso de entregar los libros que piensa son necesarios, ya que, según afirma, «la literatura es una exploración de la vida» y la función de un escritor comprometido es precisamente indagar en los misterios que ella encierra, como los políticos y los sociales.

En cuanto a la Fiesta de los Libros que gustosamente recibe su obra, expresó que es uno de los grandes logros de un país que sufre un bloqueo que pretende aislarlo del resto del mundo.

Agradecida por «el honor» de que su libro esté a disposición de los cubanos, Nadine solo quiere que lo lean y a manera de despedida añadió, en claro español, dos palabras: «¡Viva Cuba!».

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.