Llegan a Cuba jóvenes argentinos que ascedieron el Aconcagua (+ Galería)

Teníamos ganas de estar acá, expresó parte del equipo que ascendió el Aconcagua a su llegada a La Habana. Los jóvenes argentinos participarán en el desfile por el Primero de Mayo y escalarán el punto más alto de nuestra geografía

Autor:

Nyliam Vázquez García

Pablo Fernández, Alcides Bovavita y Santiago Vega ya están en La Habana. A principios de este 2010, nos conmovieron con el ascenso al Aconcagua para reclamar la libertad de los cinco antiterroristas cubanos encarcelados en EE.UU. y, desde ahora y por unos días, continúan la lucha por la justicia en nuestro suelo, colmados de la ansiedad que les provoca la realización de un sueño.

«Más que expectativas en realidad teníamos ganas de estar en el lugar donde la expresión más humana se hace presente en el día a día… Por eso Cuba se transforma en un faro para todos», comentó Pablo, periodista y coordinador de todo el proyecto solidario, a su llegada al aeropuerto internacional José Martí.

«Las hora se hicieron muy largas. Queríamos estar en la tierra de Fidel, de Raúl, del Ché; teníamos ganas de estar acá», apuntó Pablo, quien trató de resumir lo vivido desde que partieron de la provincia argentina de Neuquén —a más de 1 000 kilómetros de Buenos Aires— hasta el abrazo con el que fueron recibidos en La Habana por Laura Labañino, hija de Ramón; Graciela Ramírez y Alicia Jrapko, miembros de Comité Internacional por la libertad de los Cinco, y una representación de los jóvenes que ascendieron nuestro Pico Turquino inspirados por su hazaña.

Para Santiago, locutor de radio y  uno de los andinitas que escaló el Techo de América para plantar una bandera en lo alto por la libertad de Gerardo Hernández, René González, Antonio Guerrero, Fernando González y Ramón Labañino, se trata de su primera visita a nuestro país. Su emoción era evidente, y su hablar entrecortado anunciaba sentimientos que durarán toda la estancia, porque junto con Alcides y Pablo, esperan llenarse de Cuba.

«Nunca imaginé que mi estancia en Cuba estaría ligada a la causa de los Cinco», afirmó. Luego contó cómo los había abordado la solidaridad mundial ante esa escalada en la que casi se les va la vida y la satisfacción porque el mensaje se desparramara de esa manera tan extraordinaria.

Mientras, Alcides recordó el Aconcagua como un momento de encuentro con las convicciones, porque fueron ellas las que dieron el impulso final, cuando el cuerpo dejó de responder. «Son una fuente de energía inagotable», aseguró el joven argentino, quien espera subir el Turquino el próximo 6 de mayo.

Apenas pisaron tierra cubana, los jóvenes argentinos mostraron la bandera que será plantada en el punto más alto de la Isla. Hasta allí llevarán la carta que les enviara Gerardo Hernández en enero de este año, en la cual nuestro héroe asegura que también ellos llegarán al Turquino, para agradecer a todos los compañeros que los han honrado durante estos casi 12 años de encierro.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.