Cuando se vive en derecho

Los integrantes de la delegación cubana que acuden hermanados a la cita de Sudáfrica, lo hacen también con la honra de representar a un país cuyo destino está marcado por la búsqueda de la realización humana

Autor:

Patricia Cáceres

Disponer de libertad, igualdad social, autonomía, educación, asistencia médica gratuita… es algo tan natural en Cuba que a veces, sobre todo a los más jóvenes, nos cuesta imaginar que la vida puede ser de otra manera.

Sentimos que esos derechos elementales vienen con nosotros al nacer, y que al haberlos disfrutado como algo común y cotidiano no pueden sernos arrebatados, pues nos hemos educado en que sean inherentes a nuestra condición humana.

Ciertamente, todos los individuos del planeta, sin importar su estatus, género, orientación sexual, etnia o nacionalidad, deberían disfrutar de libertades y facultades universales que les garantizaran una vida digna. Al menos así lo establece una declaración aprobada y proclamada por la Asamblea General de las Naciones Unidas un día como hoy, pero de 1948.

Según el documento, nadie debería estar sometido a esclavitud ni a servidumbre, a torturas, penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes. Por el contrario debíamos ostentar un nivel de vida adecuado que nos asegure, así como a la familia, la salud, el bienestar, y en especial la alimentación, la vestimenta, la vivienda y la asistencia médica. También proclama los derechos de pensamiento, conciencia, religión y libertades políticas.

Sin embargo, los hechos de la vida demuestran, muy a pesar nuestro, que a 62 años de creada, la Declaración Universal de los Derechos Humanos es letra muerta en muchas regiones del mundo.

Llamado de emergencia

Los jóvenes que se darán cita en el XVII Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes unirán sus reclamos en nombre de la paz, el bienestar, la igualdad y los más elementales derechos del hombre, sesgados por un sistema mundial capitalista que promueve el egoísmo, la explotación y la irracionalidad, que ya no solo amenazan los derechos de cada hombre en particular, sino los de toda la especie.

Representantes de todas las naciones denunciarán las guerras en Iraq, Afganistán y Palestina; la militarización de las fuerzas imperialistas y la consolidación de estructuras bélicas como la OTAN; la posibilidad de que se desate una guerra contra Irán, tal como ha denunciado Fidel, que podría terminar en nuclear, así como las represalias contra los Gobiernos progresistas de América Latina y el Caribe.

Sus debates apuntarán hacia el estímulo al desarrollo de la educación pública gratuita, el acceso a la salud, el deporte, la cultura, el empleo y el respeto a los derechos laborales.

La delegación cubana, compuesta por 265 jóvenes, incluyendo estudiantes de otras nacionalidades, se hará eco de la realidad de una Isla que no solo apuesta a la justicia y la solidaridad de y con sus ciudadanos, sino con las naciones hermanas.

«Cuba ya lleva un mensaje por la defensa de los derechos humanos en la misma composición multinacional de su delegación, que acoge a estudiantes de otras naciones que estudian en nuestro país. Ellos son fiel reflejo de cuánto hacemos por la educación de las nuevas generaciones y por la hermandad y la solidaridad entre los pueblos», apuntó Yurislenia Pardo Ortega, presidenta de la FEU en Camagüey, horas antes de partir este jueves rumbo a Sudáfrica.

«Nosotros defenderemos las causas de nuestras naciones, pero también la cubana, sobre todo porque el imperialismo siempre se ha valido de campañas difamatorias contra la Revolución. Ahora tenemos la oportunidad de mostrar la realidad de la Isla y desmentir las absurdas invenciones de Estados Unidos sobre las supuestas violaciones de los derechos humanos en la Mayor de las Antillas», añadió Jean Douly Caillot, joven haitiano.

Este joven no olvida que mientras parte rumbo a África, gracias a la generosidad de Cuba, a clamar por el dolor de su pueblo y de otros del mundo, su patria vive otro momento dramático por la expansión del cólera, y que es precisamente un contingente médico del archipiélago uno de los que más se esfuerza por detener la epidemia.

Junto a este joven haitiano viajan al evento juvenil en Sudáfrica estudiantes de otras nacionalidades, muchas de las cuales han recibido la ayuda generosa y desinteresada de Cuba. Cerca de 39 000 colaboradores del archipiélago prestan servicios en 69 países, aunque esta no es la única esfera donde se muestra la sensibilidad de la Isla.

«Uno de los temas principales que vamos a discutir, gracias al espacio que nos abrió la juventud cubana, es el del Sahara Occidental, que es muy poco difundido», señaló Mohamed Zawy Zreiby, natural de la República Árabe Saharaui Democrática, quien cursa estudios estomatológicos en Cuba.

«Vamos a denunciar como el Gobierno y el ejército marroquí, arrasaron el campamento de la independencia el pasado 8 de noviembre, torturando y matando a niños, ancianos y personas inocentes. Alzamos nuestras voces para que se respeten los derechos elementales de los saharauis y de los periodistas y observadores de todas las latitudes que han querido viajar a ese territorio para ver con sus propios ojos lo que ha estado pasando y no han podido entrar por negativas del régimen», agregó.

«Los jóvenes cubanos también expondrán la imagen de Cuba frente al mundo, de un país que no niega sus imperfecciones, pero que está unido para analizarlas y mejorar en bien de la justicia, como hacemos ahora con la discusión del Proyecto de Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución», refirió Miguel Reyes Mendoza, otro miembro de la delegación cubana.

«Es un momento propicio para reclamar la libertad de nuestros Cinco Héroes, en cuyo caso se han violado varios de los derechos elementales de los seres humanos, como el de la libertad, cuando no se ha cometido ningún delito. También abogaremos por el cese del bloqueo impuesto por Estados Unidos hace más de cinco décadas».

A más de seis décadas de proclamada la Declaración Universal de los Derechos Humanos los jóvenes de todas las latitudes tendrán la oportunidad de defender lo mejor del hombre, tal como lo hicieran Fidel, Nelson Mandela, Gloria Steinem, Mahatma Gandhi y Rigoberta Menchú.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.