Se reúnen recordistas Guinness en La Habana

El turco Sultán Kosen, conocido como el hombre más alto del mundo, visita en La Habana al famoso torcedor cubano José Castelar Cairo, quien intenta implantar su quinta marca Guinness

Autor:

Amado de la Rosa Labrada

El famoso torcedor cubano José Castelar Cairo (Cueto), quien intenta esta semana su quinta marca Guinness, recibió el lunes la sorpresiva visita de otro sobresaliente mundial, el turco Sultán Kosen, certificado en el conocido Libro de Récords como el hombre más alto del planeta, con sus 2,47 metros de estatura.

A las puertas de la tienda La Triada, donde Cueto conserva sus cuatro hazañas universales: un tabaco de 11,04 metros de longitud, otro de 14,86; el tercero de 20,41, y el cuarto de 45,38 metros, este singular gigante, que visita a Cuba por segunda ocasión, necesitó inclinar su cabeza para adentrarse en el lugar ante el asombro de los trabajadores y clientes del establecimiento enclavado en la fortaleza San Carlos de la Cabaña.

Ambos recordistas estrecharon de inmediato sus manos como reconocimiento mutuo, en medio del aplauso de los presentes, en un encuentro que el turco había prometido durante su reciente estancia en la capital cubana tras conocer que la pequeña nación caribeña también contaba con este célebre torcedor de habanos gigantes.

Kosen llegó a La Habana el domingo para una visita de aproximadamente una semana, y Cueto emprendió este lunes la confección de un habano de más de 70 metros de longitud, el cual se propone mostrar el próximo 3 de mayo a los expositores y visitantes cu-

banos y extranjeros de la Feria Internacional del Turismo FITCuba 2011, que se desarrollará del 2 al 7 del venidero mes en el parque Morro-Cabaña.

Animado como siempre por sus compañeros del referido establecimiento comercial de la Cadena Caracol, Cueto lleva adelante su proeza en el Pabellón A de la antigua fortaleza militar. Una larguísima mesa de trabajo,

dispuesta especialmente para la ocasión, revela desde ya que este intento recordista exigirá un esfuerzo enorme del destacado torcedor.

Lo alienta su distintiva alegría, destreza para hacer puros de alta regalía, con más de 50 años en el oficio y, sobre todo, el convencimiento de que «el Guinness del habano más grande del planeta debe pertenecer siempre a Cuba porque este país es la cuna del mejor tabaco del mundo y por eso, mientras Cueto exista, mi patria tendrá esa primacía».

El evento tiene el auspicio del Ministerio del Turismo y la Cadena Caracol, entre otras instituciones cuyos representantes verifican in situ la ejecución de los referidos tabacos universales, para la certificación correspondiente en documentos oficiales que atestiguan la hazaña ante la citada entidad londinense.

Fotos Relacionadas:

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.