Estudiantes de Biología se unen a proyecto de protección de las tortugas marinas

Estos animales, en peligro de extinción, comenzaron su ciclo reproductivo en Guanahacabibes

Autor:

Zenia Regalado

PINAR DEL RÍO.— Estudiantes de la Facultad de Biología de la Universidad de La Habana se unirán desde el próximo 22 de junio hasta fines de agosto a la protección de las tortugas marinas en la península de Guanahacabibes.

Los jóvenes permanecerán en esta reserva de la biosfera en Playa Antonio, El Resguardo, Perjuicio, Caleta del Piojo, La Barca y El Holandés.

En Playa Antonio y Caleta del Piojo se han avistado los primeros ejemplares de estos animales, en peligro de extinción, que llegan a costas vueltabajeras a poner sus huevos durante su período de reproducción, de mayo a septiembre.

Osmany Borrego Fernández, responsable del Programa de Uso Público y Educación Ambiental de este Parque Nacional, informó que el Centro de Investigaciones Marinas, que auspicia desde 1992 un proyecto de monitoreo de dichos quelonios, desarrolló un entrenamiento con trabajadores de esta instalación y guardabosques para preservar a las tortugas.

Vecinos de la mencionada península se sumarán a la experiencia de salvar a estos animales en playa Caleta Larga, lo que contribuye a crear conciencia entre los pobladores sobre la necesidad de conservar especies como la tortuga verde, la caguama y el carey, cuyos pequeños descendientes corren numerosos peligros por el asedio de depredadores humanos y animales.

La propia fuente destacó el impacto de este vínculo con los habitantes de la zona, lo que ha contribuido a la disminución del consumo de la carne de los quelonios.

En esta labor de educación ambiental también se incluyen las visitas de niños de cinco escuelas ubicadas dentro de la reserva de la biosfera Guanahacabibes, así como de dos planteles escolares radicados en el poblado de Manuel Lazo, a las playas de la península, para devolver al mar a las tortuguitas recién nacidas.

Los especialistas del parque tienen interés en vincular a estudiantes de preuniversitarios vueltabajeros en esta ayuda a la naturaleza.

El pico de reproducción de esta especie marina es en el mes de julio, aunque en el presente año, según los ciclos estudiados, se prevé que sea baja.

Las tortugas se aparean en ciertos lugares del océano, después las hembras salen del mar a cavar sus nidos y poner sus huevos, un promedio de cien por cada uno de ellos.

Si los huevos no son destruidos por el agua, o por los depredadores, se incubarán en aproximadamente dos meses.

Instituciones científicas y sociales de naciones como México, Honduras, Guatemala, Nicaragua y Costa Rica se interesan por esta labor de preservación en el Parque Nacional, cuyos trabajadores participan en otras investigaciones, como la del Majá de Santamaría, la mayor boa de Cuba.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.