Revelaciones sobre la fortaleza de Jagua

Documentos encontrados en el Archivo de Indias, en España, validan el carácter singular de la construcción cienfueguera en comparación con otras fortalezas levantadas en Cuba

 

Autor:

Yoelvis Lázaro Moreno Fernández

EL CASTILLO, Cienfuegos.— Materiales fotocopiados traídos a esta ciudad desde el fondo de documentos originales del Archivo de Indias, en España, ofrecen revelaciones sobre los orígenes y la arquitectura de la otrora fortaleza Nuestra Señora de los Ángeles de Jagua —actual museo de igual nombre—, única fortificación militar levantada por las fuerzas de la metrópoli en la región central de Cuba.

Marisol Otero Álvarez, directora de la institución, explicó a JR que estas obras bibliográficas, donadas al centro por el ingeniero civil catalán Abel Francisco Geira Cano, validan el carácter singular de la construcción cienfueguera, si se compara con todas las demás edificadas en nuestra nación antes, durante y después del siglo XVIII.

Precisó que de acuerdo con los planos recibidos, a diferencia de todas las otras existentes, la fortaleza de Jagua fue concebida sin baluartes, pues al parecer estos quedaron sustituidos por un tambor o plaza pequeña, ubicada a la entrada por el frente de campaña, y por un trazado semicircular en la plaza de artillería principal, de cara al mar.

Destacó que el cotejo y la revisión minuciosa de uno de los materiales reveló, bien lejos de todo lo que se pensaba, que el polvorín o arsenal más importante de la fortificación no estaba ubicado en el mismo enclave militar, sino en Cayo Carenas, un islote relativamente cercano al lugar.

Por ello, agregó Otero Álvarez, se supone entonces que este emporio apenas podía resistir uno o dos ataques, ya que en el período de 1733 a 1745, en que fue levantado, aún no estaba fundada la ciudad de Cienfuegos, y solo tenía la misión de proteger la bahía del ataque de corsarios y piratas, y de conseguir al mismo tiempo que el poderío español se asentara con mayor fuerza en la región.

Entre los documentos entregados a la institución, los cuales quedarán expuestos con carácter permanente con el nuevo montaje de su Sala de Historia, figuran varios planos de plantas de la edificación realizados en 1770 por el arquitecto Silvestre Abarca, inventarios de todas las armas y pertrechos con que contaban, cartas de los comandantes de la fortaleza al Capitán General de la Isla, y una muestra amplia de la correspondencia sostenida entre el rey español Felipe V y varios capitanes generales durante el siglo XVIII, en la que se abordan aspectos importantes asociados a esta construcción sureña.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.