La equidad no puede ser una utopía

En las tablas estadísticas del Informe de UNICEF sobre el Estado Mundial de la Infancia 2012 las cifras de Cuba son alentadoras

Autor:

Margarita Barrios

El 50 por ciento de la población mundial vive en zonas urbanas y de este mil millones son niños y niñas. Sin embargo, lejos de disfrutar de las comodidades de la urbe, una de cada tres personas asentadas en las ciudades carece de las más indispensables condiciones de vida.

El Estado Mundial de la Infancia 2012, informe que el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) edita cada año, se dedica en esta ocasión al tema Niñas y niños en un mundo urbano.

Al presentar el documento en La Habana, José Juan Ortiz, representante de ese organismo en nuestro país, explicó que es imprescindible eliminar las barreras de exclusión, lo cual solo es posible con voluntad política, y destacó que la equidad no puede ser una utopía.

«Ese llamamiento se puede hacer desde Cuba, donde a pesar de las dificultades económicas todos los niños y niñas van a la escuela y tienen garantizada la salud», señaló.

Significó que la ley más universal es la Convención de los Derechos del Niño, porque ha sido asumida por casi la totalidad de los países del mundo, y esta obliga a los estados a atender a los pequeños desde que nacen.

No se puede hablar de gasto social, sino de inversión, añadió, porque un dólar que se emplea en educar a un niño se multiplica desde seis hasta 30 dólares de ganancia. Pero no se piensa en valor, sino en precio, y los derechos no se pueden cuantificar con dinero.

En las estadísticas del informe, dedicadas a vacunación, mortalidad infantil, esperanza de vida, lactancia materna, acceso al agua potable, alfabetización y matriculación, entre otras, Cuba ocupa lugares muy positivos.

Eusebio Leal, Historiador de La Habana, significó que el sueño de la igualdad, a juzgar por la realidad del mundo en que nos toca vivir, se aleja mucho de la posibilidad.

Al revisar el informe, dijo, nos hace sentir medianamente tranquilos, y pienso que hemos contribuido al concepto que UNICEF tiene con relación a la infancia, porque hemos generado un respeto social para el niño, basado en el precepto martiano de que ellos son la esperanza del mundo.

En el acto se encontraban Carlos Amat, presidente de la Asociación Cubana de las Naciones Unidas, y Herman van Hoff, director de la Oficina Regional de la UNESCO.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.