Renovación y continuidad caracterizan a las elecciones cubanas - Cuba

Renovación y continuidad caracterizan a las elecciones cubanas

Son muy importantes estas fiestas electorales, a pesar del frío y las lluvias de este domingo. Deseo que los elegidos sean arropados con el calor y cariño de la gente, con esa participación real de nuestros ciudadanos, desde la inscripción de los electores hasta el conteo de los votos, expresó Ricardo Alarcón de Quesada, presidente del Parlamento cubano

Autor:

Marianela Martín González

El Presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular, Ricardo Alarcón de Quesada, valoró las tareas del próximo quinquenio como decisivas para adoptar muchas de las nuevas normas legislativas, legales y administrativas del proceso de perfeccionamiento de nuestra sociedad.

Al ejercer su derecho al votó este domingo en el colegio electoral número dos, de la circunscripción 56 del distrito uno, del municipio habanero de Playa, el también miembro del Buró Político se refirió a los principales retos que deberá asumir la nueva legislatura, entre los cuales consideró importante tener siempre presente el carácter genuinamente popular de nuestro sistema y la necesaria vinculación con el pueblo.

«Son muy importantes estas fiestas electorales, a pesar del frío y las lluvias de este domingo. Deseo que los elegidos sean arropados con el calor y cariño de la gente, con esa participación real de nuestros ciudadanos, desde la inscripción de los electores hasta el conteo de los votos»

Luego de veinte años presidiendo a la Asamblea Nacional del Poder Popular, Ricardo Alarcón de Quesada no contó entre los nominados a candidato como diputado a nuestro Parlamento para su VIII período de mandato. Al ser inquirido sobre su exclusión aseguró que «han sido exactamente 20 años, y en este período la cantidad de diputados más jóvenes que han ido entrando a la Asamblea han demostrado que existe calidad. Es muy importante la renovación y la continuidad».

Al ser consultado sobre el caso de los Cinco antiterroristas prisioneros en Estados Unidos, un tema al cual el Presidente del Parlamento le ha dedicado especial interés, afirmó que el proceso estaba en una etapa decisiva, la última oportunidad dentro del sistema legal: el habeas corpus.

«Es una batalla muy complicada, porque el Gobierno estadounidense ha pedido la eliminación de lo fundamental del Habeas Corpus de Gerardo, con el cual se abrirían todas las vías para demostrar su inocencia.

«Acaba, además, de presentarse aquí en La Habana el libro de Fernando Morais, el cual ha tenido en Brasil más de cuatro ediciones. Estoy seguro que va a tener mucho éxito cuando se traduzca al inglés y otros idiomas, y va a contribuir mucho a lo más importante, que es romper el muro de silencio que ha rodeado este caso».

Alarcón significó que mientras se da la batalla con el habeas corpus en Miami, en California se ha llevado a cabo una lucha muy fuerte de una organización civil norteamericana del Centro de derechos constitucionales y los derechos humanos, el cual está reclamándole al gobierno de Estados Unidos que muestre las imágenes que tomaron los satélites espaciales norteamericanos sobre el incidente del 24 de febrero de 1996.

«Esas imágenes fueron usadas de una manera maliciosa y absurda como la base de la actuación principal contra Gerardo; y lo inculpan de asesinato de primer grado, algo en lo que él no tuvo nada que ver. Pero el problema radica en que si el incidente ocurrió, como Cuba siempre ha dicho, en aguas cubanas, tampoco el tribunal de Miami ni ningún tribunal de Estados Unidos tendrían jurisdicción sobre eso. Esa es la razón por la cual se han negado a mostrar imágenes tomadas por ellos mismos. La prueba podría demostrar que todo ese juicio es ilegal, pues se trataba de un hecho que ocurrió fuera de la jurisdicción norteamericana.

«Afortunadamente, y sorprendentemente, la semana pasada la Corte de Apelación de California revocó un fallo anterior de un juez de California que había denegado la petición de ese grupo de derechos humanos que mencioné, y la corte de apelación le instruyó al tribunal que volvieses a examinar ese asunto con vistas a no aceptar la posición del Gobierno.

«Hay una pregunta muy obvia ¿A qué le teme el Gobierno de Estados Unidos? No quieren ni siquiera discutir el habeas corpus de Gerardo, ni las imágenes de su propio satélite.

Hace falta mucho el libro de Fernando Morais para que millones de personas se enteren y descubran este caso, el cual ganaremos solamente el día en que sean millones de norteamericano los que lo conozcan.

«Gerardo dijo hace años que él no espera nada del sistema de justicia norteamericano, salvo cuando la dicte un jurado de millones. Y para armar un jurado de millones hacen falta los medios de comunicación para difundir la verdad».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.