Un canto que no se apaga - Cuba

Un canto que no se apaga

Intelectuales y artistas cubanos comparten sus remembranzas y opiniones acerca del Presidente de la hermana República Bolivariana de Venezuela

Autores:

Yelanys Hernández Fusté
Jaisy Izquierdo
Lourdes M. Benítez Cereijo

Hoy pudiéramos hacer nuestro el canto de Alí Primera: Los que mueren por la vida, no pueden llamarse muertos, y a partir de este momento, es prohibido llorarlos (...). Hugo Chávez canta, canta como un compañero. Su voz es aún disparo que retumba en las manos de su pueblo.

A ese sentir se sumaron intelectuales y artistas cubanos, quienes compartieron sus remembranzas y opiniones acerca del Presidente de la hermana República Bolivariana de Venezuela.

En símbolo de las más hermosas ideas llevadas adelante por la humanidad se ha convertido el líder de la Revolución Bolivariana para el caricaturista Arístides Hernández, «Ares». «Es un árbol con muchos frutos, con raíces que se han nutrido del pensamiento bolivariano, del martiano, de las enseñanzas de la Revolución Cubana», dijo Ares.

Las jóvenes generaciones beben del pensamiento del líder bolivariano y lo muestran en las redes sociales. En su cuenta de Twitter, @Calle13Oficial, el boricua René Pérez, de Calle 13, expresó su pesar: «Las Ideas nunca mueren. Hasta siempre, Hugo».

De igual manera, la vanguardia artística juvenil manifestó su angustia. El vicepresidente de la AHS, Lázaro Castillo, aseguró que «Chávez nos ha dejado un legado muy grande, permeado del pensamiento de los próceres latinoamericanos».

El hombre del siglo XXI

La maestra Digna Guerra, directora del Coro Nacional, siente que todos estamos en deuda con Chávez y recalca que por eso su obra revolucionaria no se puede perder bajo ningún concepto. «El dolor unifica y la palabra del día es esa: unidad. La gente como él nunca muere, vive en el pueblo. Él es el hombre del siglo XXI».

La pérdida física de Chávez no solo es para Venezuela, también para Cuba y América Latina, piensa Juan Formell, líder de los Van Van. El reconocido compositor añade que «él fue uno de los líderes más importantes de la región, continuador de la obra de Fidel. Dejó un camino avanzado en cuanto a logros sociales, que deben preservar tanto el pueblo venezolano como el futuro Gobierno de la nación sudamericana».

Adalberto Álvarez percibe a Hugo Chávez como un hijo más de esta Patria. «Es otro cubano más al cual nos unen vínculos de hermandad. Lloramos a este hombre que cambió a América con sus ideas. Nos queda su espíritu y su obra».

Con imágenes de un encuentro, Silvio Rodríguez, desde su blog Segunda cita, prefirió conservar la imagen viva del amigo venezolano. Las instantáneas compartidas en la red por el trovador nos lo devuelven jaranero, cantando y compartiendo historias. Una sola frase las acompaña: «Hasta siempre, Comandante».

Entrañables recuerdos

El documentalista Roberto Chile contó a JR que tuvo la oportunidad de coincidir con Chávez en múltiples ocasiones y, «cada vez que lo veía, me emocionaba, me conmovía. Su férreo carácter, la fuerza de sus ideas, su espíritu solidario, su humanismo sin fronteras y todas sus virtudes, lo convirtieron en un líder de talla mundial, en un gigante de la historia contemporánea».

Fernando Rojas, viceministro de Cultura, compartió con Chávez en Porto Alegre, 2004, en el Foro Social Mundial. «Los que estábamos allí, discutiendo los proyectos futuros de las fuerzas sociales progresistas, queríamos unas palabras de apoyo. Nunca olvidaré su respuesta: “Contamos con ustedes”. Con esa sola frase, él nos decía que cada uno de nosotros tenía algo de valor que aportar».

Ambrosio Fornet también tuvo el privilegio de compartir con Chávez, en un encuentro informal en el Palacio de Miraflores junto a otros escritores. «Desbordaba simpatía y entusiasmo revolucionario, lo oímos cantar y contar anécdotas de su infancia y citar frases de Bolívar de memoria, como si fueran experiencias entrañables».

La poetisa Nancy Morejón aún guarda en su computadora las fotos de aquel momento feliz, en febrero del 2006, en que conversara con Chávez y con Fidel, durante la inauguración de la Feria Internacional del Libro, en la que ella fuera homenajeada junto a Ángel Augier. Nancy opinó que este «es un momento de sobrecogimiento, la naturaleza es arbitraria y caprichosa. Perdimos a un hombre fuerte, vital, lleno de cantos, de esperanzas. América ha perdido un gran hijo».

Aunque el joven periodista Jorge Legañoa no conoció al estadista venezolano personalmente, afirma que lo sintió amigo, camarada, colega periodista.

El coautor del libro Cuentos del Arañero junto al también periodista Orlando Oramas, señaló que siempre le impresionó su perspectiva de la vida y recordó sus palabras: «Si uno pudiera volver a nacer y pedir dónde, yo le diría a papá Dios: mándame al mismo lugar. A la misma casita de palmas inolvidable, el mismo piso de tierra, las paredes de barro, un catre de madera... y una abuela llena de amor y unos hermanos, y un pueblito campesino a la orilla de un río». Ese es Hugo Chávez, aseveró Legañoa. «De él llevaré en mi corazón su guía para seguir en la lucha. Su legado más grande lo gritó al mundo el 11 de junio pasado: “Chávez ya no soy yo, Chávez es un pueblo, Chávez eres tú, mujer; tú, muchacho”. En suma: somos Chávez».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.