Batalla en tierra rebelde y mambisa

La toma de Sagua de Tánamo y Cayo Mambí, protagonizada hace 55 años por fuerzas del II Frente Oriental Frank País bajo el mando del entonces Comandante Raúl Castro, fue una de las operaciones más tensas durante la contraofensiva rebelde en los últimos meses de 1958

Autor:

Héctor Carballo Hechavarría

HOLGUÍN.— El sitio y posterior toma de los poblados de Sagua de Tánamo y Cayo Mambí, protagonizado hace 55 años por fuerzas del II Frente Oriental Frank País bajo el mando del entonces Comandante Raúl Castro Ruz, fue una de las operaciones más prolongadas y tensas desarrolladas durante la contraofensiva rebelde en los últimos meses de 1958.

Mientras el avance de los barbudos sobre los llanos orientales se tornaba incontenible, la conquista de ambos asentamientos significó el aniquilamiento de uno de los bastiones más importantes del ejército batistiano en la zona norte oriental.

La acción formó parte de un plan meticulosamente trazado desde la Sierra Maestra, y se ejecutó de forma combinada por combatientes de las columnas 19, José Tey, y la 17, Abel Santamaría, encabezadas por los comandantes Belarmino Castilla Más (Aníbal) y Jorge Enrique Lussón Battle, respectivamente.

Aunque el grueso de las acciones tuvo lugar entre el 16 y el 24 de diciembre de 1958, la ciudad de Sagua de Tánamo permaneció previamente cercada por los rebeldes a lo largo de más de 40 días.

Durante la campaña, los adversarios acantonados padecieron un hostigamiento tal que los mantuvo en vilo, con el empleo de una táctica en la cual se combinaron los ataques sorpresivos y el rechazo exitoso de refuerzos enviados desde Cayo Mambí, tanto por tierra como por mar.

No obstante, las fuerzas enemigas atrincheradas en más de una decena de posiciones dispersas y distantes unas de las otras, entre las que se incluía el Ayuntamiento de la ciudad, contaron con un fuerte apoyo de la aviación militar.

Continuos e indiscriminados fueron los ametrallamientos y bombardeos sobre las posiciones rebeldes con empleo de los modernos aviones para su época F-47, F-49 y B-26, que provocaron víctimas civiles y la casi completa destrucción de las edificaciones del poblado. Más de 300 casas y locales quedaron reducidos a cenizas y escombros.

Emplazada sobre una elevación a la cual circunda en forma de U el río del mismo nombre, la situación geográfica de Sagua contribuyó a que el curso de las operaciones se tornase más complejo.

El ataque rebelde se inició simultáneamente a las 11 de la noche del 16 de diciembre, coordinado por varios destacamentos. La planta eléctrica, una descascaradora de café a la salida del barrio de Miguel, la valla de gallos, la iglesia y hasta el camposanto fueron algunos de los refugios enemigos que cayeron consecutivamente ante el decidido empuje de unos 180 rebeldes, contra fuerzas muy superiores en número y pertrechos.

Al amanecer del día 17 el centro del poblado había sido prácticamente ocupado, pero el enemigo, aunque aislado, ofreció valiente resistencia, sobre todo en áreas del Ayuntamiento y en garitas fortificadas situadas en las zonas más altas.

El día 24, luego de encarnizados combates y una intensa labor de persuasión dirigida a soldados y oficiales para que depusieran las armas, incluido el intercambio de misivas entre los jefes principales, el cuartel de Sagua de Tánamo se rindió y, posteriormente, las tropas sitiadas en Cayo Mambí.

Innumerables fueron los actos de heroicidad escritos en esos días, cuando el mejor aliado con que contaron los combatientes del II Frente fueron los lugareños. Entre las anécdotas que son historia figura la del Caballo de Troya, como se denominó a un camión al que obreros de Yamaniguey, en Moa, blindaron con placas de acero y le instalaron una torreta con una ametralladora.

Este tanque criollo, que participó en las acciones de liberación, es atesorado hoy como uno de los símbolos que identifican la dignidad y rebeldía de los sagüeros.

Con el triunfo de esta operación se ocuparon importantes pertrechos de guerra y se abrió paso a la liberación del poblado de Mayarí por la Columna 19 José Tey, el 31 de diciembre de 1958, tras el combate en Guanina, asentamiento cercano al antiguo central Preston, hoy Guatemala.

Fuente: Columna 19 José Tey, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1982.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.