Limpieza en Los Portales - Cuba

Limpieza en Los Portales

La insigne instalación productora-envasadora de aguas y refrescos en Pinar del Río intensifica medidas en la reducción de la carga contaminante y tratamiento de aguas residuales

Autor:

Mayra García Cardentey

GUANE, Pinar del Río.— Todo está exactamente cronometrado en la instalación. Como el andamiaje de un reloj, las etapas productivas se cumplen en la fábrica de aguas y refrescos Los Portales S.A., en esta localidad pinareña.

Si en sus inicios la instalación, con tecnología búlgara, asimilaba menor volumen, hoy se encarga de generar la mayoría del refresco de producción nacional que se consume en el país y buena parte del agua natural embotellada.

Entre sus principales productos se destacan el agua mineral y natural carbonatada Ciego Montero en diferentes formatos (1 500 ml y 330 ml); y refrescos de igual marca, envasados en latas o pomos, con sabor a cola, piña, limón y naranja, así como Tukola dietética, Vigor (energizante) y agua tónica. Igualmente forman parte de su carpeta otras bebidas como Cachito, Najita, Ironbeer y Tropicola.

Más cuidado ambiental

Con el paso del tiempo, lo que era una pequeña instalación se convirtió en megaindustria, cuyo objetivo fundamental es la sustitución de importaciones y el abastecimiento del mercado nacional. En el pasado año llegó a generar 1 427 201 hectolitros, entre latas y pomos en cualquiera de sus variedades.

Ubicada en las inmediaciones de uno de los afluentes del río Cuyaguateje, cuya cuenca es de interés nacional, y ante este incremento del volumen productivo con el consiguiente aumento de la carga contaminante dispuesta al medio ambiente, la factoría vivió etapas complejas.

Estudios preliminares calcularon que la emisión desde la fábrica hacia el caudal llegó a registrar unos 270 metros cúbicos diarios de agua con una alta carga nociva. El fenómeno colocó a la industria, en épocas precedentes, en el inventario nacional de fuentes contaminantes, debido a su impacto sobre el ecosistema de alto valor, tanto por su extensión como por la biodiversidad que aloja.

La situación trajo consigo la puesta en marcha desde 2009 de un programa de medidas que colocan a Los Portales S.A., a la vuelta de los años, en la vanguardia a nivel de país en materia de responsabilidad ambiental.

«Es un proyecto que nos ha llevado tiempo. Ha traído un necesario cambio de mentalidad. Trabajamos no solo por los resultados óptimos y eficientes, sino por un resguardo del entorno. Se les ha inculcado a los trabajadores esa cultura por preservar el medio, clasificar los desechos y velar por todo», explicó Mario Venero Bencomo, director de la entidad.

En el último quinquenio se han realizado varias inversiones tecnológicas. Se actuó en la línea de latas para perfeccionar el    proceso y evitar derrames innecesarios y en la sustitución de dos sopladores por uno para la optimización energética.

Otras de las acciones recaen en la clasificación de los desechos sólidos en metal, basura, plástico, papel y carbón; empleo de dosificadores para disminuir el consumo de agua; aprovechamiento y manejo adecuado de los desechos peligrosos, principalmente aceites usados, baterías plomo-ácido y otros residuos y la sustitución del 30 por ciento de los azúcares empleados por edulcorantes, para reducir el efecto de los desechos orgánicos.

Planta de tratamiento de residuales

Una de las principales medidas acometidas en la fábrica es la puesta en funcionamiento, desde inicios del 2014, de una planta de tratamiento de aguas residuales con tecnología de avanzada, única de su tipo en la nación.

Según explicó Venero Bencomo, la instalación contó con un monto de 1,5 millones de CUC, de estos 700 000 en parque tecnológico y el resto en construcción, montaje y otros proyectos para su implementación.

«Era necesaria la inversión; la instalación anterior era de los años 80, cuando la fábrica tenía tecnología búlgara. Luego del proceso de ampliación de la factoría, su capacidad de tratamiento era insignificante para lo que hoy se produce», aclaró el directivo.

La planta trata un volumen diario de 270 metros cúbicos, en aguas que recirculan hasta 48 horas.

El establecimiento cuenta además con un laboratorio con el equipamiento necesario para los análisis pertinentes de la calidad del residual final emitido al medio ambiente. «Todas estas posibilidades permiten disponer de un afluente de calidad al entorno», añadió el especialista.

El delegado provincial del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (Citma), Noel Brugueras León, reveló que la planta constituye una trasformación de alto impacto para el territorio y el país. «Si se tiene en cuenta que esta industria se encuentra en una cuenca de interés nacional, acciones como estas disminuyen el impacto negativo en ese espacio y los sistemas aledaños».

El representante del Citma en Vueltabajo enfatizó en el necesario compromiso social de todos los componentes de la provincia, especialmente los espacios industriales. «Esto muestra el interés y una creciente responsabilidad ambiental de la empresa, que debe ser multiplicada en todas las entidades, en aras de evitar a toda costa la contaminación».

Fotos Relacionadas:

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.