Otro año con el amor de su pueblo

Esther, la madre de Luis y Sergio Saíz Montes de Oca, arribó este jueves a sus 104 años, con el recuerdo de sus dos hijos, cuyo ejemplo sirve de inspiración a las nuevas generaciones

Autor:

José Luis Estrada Betancourt

SAN JUAN Y MARTÍNEZ, Pinar del Río.— Acababa de cumplir sus 47 años hacía apenas una semana cuando sus dos pequeños del alma, Luis y Sergio Saíz Montes de Oca, fueron asesinados por esbirros de la tiranía batistiana. Justo este jueves Esther celebró otro onomástico sin recibir el abrazo de sus hijos carnales.

Enfatizo carnales porque, desde que triunfó la Revolución por la cual Luis —jefe de acción del Movimiento 26 de Julio en San Juan y Martínez, Pinar del Río—; y su hermano Sergio —un año menor y poeta como él— dieron sus vidas, Esther Montes de Oca ha sido acompañada por los hijos de su pueblo.

Así ocurrió este 7 de agosto en que, como ya se ha hecho tradicional, a la Casa-Museo llegó una representación —encabezada por su presidente Rubiel García González— de los miembros de la AHS, la organización que tomó como bandera el testamento político de estos mártires y como denominación, sus nombres.

A los miembros de la AHS se unieron Niurka Llanvia Cala, primera secretaria del Comité Municipal del Partido de San Juan y Martínez; Teresa Amarelle Boué, secretaria general de la Federación de Mujeres Cubanas; y Yuniasky Crespo Baquero, primera secretaria del Buró Nacional de la Unión de Jóvenes Comunistas.

Fue la máxima dirigente de la UJC quien le hizo entrega a la centenaria hija ilustre de San Juan y Martínez de un retrato que recogió el momento en que la madre de corazón de los noveles escritores y artistas dialogó con el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, General de Ejército Raúl Castro Ruz, en el pasado II Congreso de la AHS.

La celebración del cumpleaños 104 sirvió además para la presentación de un CD que compila textos como el libro Contar mi historia, de Xiomara Hernández, que reproduce algunas de las muchas conversaciones que sostuvo la autora con Esther durante más de 15 años, así como audiovisuales y fotos.

La de ayer resultó una jornada muy emotiva, en que la homenajeada amaneció con el don de la declamación, y aunque regaló varios fragmentos de conocidos poemas de amor, se detuvo en los Versos sencillos del Apóstol. Y con la lírica del Héroe Nacional expresó su agradecimiento: «...yo tengo más que el leopardo, porque tengo un buen amigo». Pero tiene más: un pueblo que la adora, un país entero que la admira.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.