Mensaje del Patriarca Kiril a Raúl

El Patriarca de Moscú y de Toda Rusia agradece al Presidente Cubano la facilitación del encuentro con el Papa Francisco. «Estoy seguro de que este acontecimiento abrirá una nueva página en las relaciones entre la Iglesia Ortodoxa Rusa y la Iglesia Católica Romana», afirmó Kiril

Autor:

Granma

A su Excelencia, el señor Raúl Castro Ruz

Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de la República de Cuba

Excelencia, estimado Señor Presidente:

Reciba mi más sincero agradecimiento por su invitación y por el caluroso recibimiento brindado a mí y a la delegación eclesiástica que me acompañó, durante la visita a la bendecida tierra cubana.

Guardaré en mi corazón los más nobles recuerdos de esta visita a la Isla de la Libertad, así como los sentimientos de cariño y de hospitalidad del pueblo cubano. Igualmente, dejaron en mí muy cálidos sentimientos las conversaciones que ambos sostuvimos, durante las cuales me pude convencer, una vez más, de su franqueza y sinceridad, de su experiencia en la actividad que realiza, de su capacidad para emitir valoraciones objetivas de los procesos que se llevan a cabo en el mundo actual. Espero tener la posibilidad de continuar nuestras conversaciones en el futuro. Siempre estaré dispuesto y será un gran placer poder encontrarme con Usted en Moscú.

Ha sido un gran honor para mí recibir de sus propias manos la más alta condecoración de la República de Cuba, la Orden José Martí. Lo considero como un reconocimiento y una alta estima al servicio de la Iglesia Ortodoxa Rusa. Quisiera de manera especial destacar el hecho de que Su Excelencia, junto a otros dirigentes del Estado cubano, estuvieron presentes en el oficio divino ofrecido en el templo de Nuestra Señora de Kazán en La Habana, compartiendo la alegría de esta fiesta con la comunidad ortodoxa en la ciudad.

Quiero muy particularmente dar las gracias a Usted y a las autoridades cubanas por crear todas las condiciones necesarias para mi encuentro con el Papa Francisco. Estoy seguro de que este acontecimiento abrirá una nueva página en las relaciones entre la Iglesia Ortodoxa Rusa y la Iglesia Católica Romana.

Le deseo, estimado Señor Presidente, mucha salud espiritual y física, además de éxitos en la prestación de tan responsable servicio para el bienestar del pueblo cubano.

Atentamente,

Patriarca de Moscú y de Toda Rusia Kiril

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.