Para que la tierra enamore

Más de 29 000 jóvenes están asociados a las estructuras de base de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños, organización que a 55 años de fundada los acoge con la intención de que miren a la tierra y fortalezcan su raíces campesinas

Autor:

Marianela Martín González

La Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP), la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC), la Agricultura y otros organismos aúnan esfuerzos para atraer a los jóvenes hacia el campo y contribuir a que los que ahora están enamorados de la tierra no se desmotiven.

Lo anterior lo confirmó a JR Rafael Santiesteban Pozo, máximo dirigente de la Asociación campesina, a propósito de conmemorarse hoy el aniversario 55 de la creación de la ANAP, por iniciativa del líder histórico de la Revolución Cubana, Fidel Castro Ruz, y por la voluntad expresa del campesinado cubano.

En el proceso de entrega de tierras en usufructo se les ha dado prioridad a aquellos jóvenes que cumplen con el Servicio Militar Activo, según Santiesteban Pozo. Pero él está consciente de que se necesita mucho más que eso, pues el éxodo del campo a las ciudades ha afectado las zonas rurales, por lo que hay que adoptar medidas integrales para hacer de esos lugares sitios atractivos y prósperos.

Las asociaciones de base de la organización campesina se han dado a la misión de convertirse en sujetos de cambios y transformar todo cuanto pueda ser mejorado, para que los habitantes del campo no marchen a otros lugares a buscar su bienestar, sino que vean en la tierra una fuente confiable de cuanto se necesita para vivir dignamente.

«Tenemos como filosofía que nada de lo que está en nuestro entorno nos es ajeno, por eso destinamos recursos para mejorar los lugares donde están enclavadas nuestras bases productivas, también donde los cooperativistas y su familiares reciben los servicios básicos.

El dirigente anapista señaló que también se da prioridad a los jóvenes a la hora de actualizar la cantera de personas que se pueden asociar a la organización: dígase el hijo u otro familiar allegado que está vinculado al proceso productivo.

«Aparejado al trabajo que estamos haciendo de modo intencionado, para que nuestros jóvenes miren al campo de manera promisoria, estamos ganando militantes de la Unión de Jóvenes Comunistas. Podemos, gracias al trabajo político-ideológico que se ha hecho de modo personalizado, contar con 771 comités de base, con 6 406 militantes. Todavía quedan más de 860 organizaciones de base que tienen potencialidades para que se continúen constituyendo comités de base de la UJC.

«Tenemos más de 29 000 jóvenes que están asociados a las organizaciones de base, y esta cifra ha ido creciendo. Se trabaja con las brigadas juveniles campesinas, que integran un movimiento que se atiende de conjunto con la UJC, la cual parte del escenario donde está enclavada la organización de base.

«Se efectúan activos de jóvenes campesinos a nivel de organización de base, de municipio y de provincia. Después se hace

un resumen a nivel nacional. Estos contactos siempre son un termómetro para medir lo que todavía falta para que el campo se rejuvenezca.

«Estamos actualizando los últimos datos de los miembros de las direcciones de las organizaciones de base que fueron electas en el primer trimestre del año, porque ahí existe un número importante de jóvenes.

«Ya la esfera de Organización de la ANAP está conciliando todos los datos, pero por las muestras que tenemos es una cifra superior a la cantidad que ahora integra las juntas. Tenemos cientos de jóvenes presidiéndolas o como integrantes.

«Para la formación vocacional estamos trabajando en la recuperación y fortalecimiento de las campiñas pioneriles. Ya hay 95 en todo el país. Se le ha mejorado a la mayoría la infraestructura, la logística, la profesionalidad del personal que interactúa con los niños que se inclinan por la agricultura como vocación, porque sin lugar a dudas esa es una de las fuentes que tributa a la formación vocacional.

«Para que podamos paliar la falta de brazos jóvenes en el campo, hemos abierto, además, un grupo de aulas anexas que contribuyen al acercamiento de los organismos de base con las escuelas. En esos lugares se les enseña el amor a la tierra, pero también elementos de la historia que tienen que ver con la ANAP y las luchas campesinas.

«De conjunto con Azcuba y con los ministerios de Educación y la Agricultura, hemos insistido en que las cooperativas demanden la fuerza técnica que necesitan. Cuando hablamos de formación vocacional estamos incluyendo a un grupo de personas que trabajan para ese fin, y es una pena malograr ese trabajo, al no ser beneficiados estos muchachos cuando llegan a noveno grado con una plaza para hacerse técnicos en alguna especialidad agropecuaria.

«La atención a los jóvenes dentro de la ANAP ha venido fomentándose, pero sabemos que el reto es grande, porque vivimos en un país con grandes posibilidades para que las personas estudien lo que les guste. De modo que hay que trabajar en la estimulación de la vocación por la tierra, pero a la vez tenemos que ofrecerles buenas condiciones de trabajo y responder a las necesidades de superación de los que ahora apuestan por el surco, para que no se nos vayan a otros sectores o latitudes.

«También son extensivas a los jóvenes que trabajan la tierra todas las medidas que se vienen aplicando, como dar respuesta a un grupo de necesidades para sus producciones, la comercialización y las contrataciones de estas.

«Estamos evaluando con los propietarios de tierras sobre el destino de estas. Quisiéramos que sean sus hijos o sus descendientes quienes las sigan cultivando. Que no se pierdan la cultura y las raíces campesinas, pues esas fortalezas son parte de lo que hasta hoy ha logrado el campesinado en alianza con el movimiento obrero.

«Esas raíces, esa cultura, son las que siempre harán permanecer a esta clase humilde, incondicionalmente, junto a la Revolución y a su líder histórico, quien este año cumplirá 90 años y al que dedicamos todos nuestros logros y las actividades enmarcadas en la celebración del aniversario 55 de la ANAP».

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.