Cuando la ternura se hace grande

Delegados a la Asamblea Nacional Pioneril, reunidos este sábado en La Habana, expresaron su decisión de ser, desde cada destacamento o colectivo, dignos continuadores de la obra revolucionaria

Autores:

Margarita Barrios
Alina Perera Robbio
Susana Gómes Bugallo
Yuniel Labacena Romero
Loraine Bosch Taquechel

Con sentido de pertenencia, con voz franca, sincera y encantadora y guiados por el pensamiento de Fidel, decenas de niños y adolescentes se dieron cita este sábado en las sesiones de trabajo de la Asamblea Nacional Pioneril, para seguir conquistando desde el debate una idea del líder histórico de la Revolución Cubana: que la Organización de Pioneros José Martí (OPJM) sea una gran organización.

Fue una jornada intensa de debates y pletórica de emociones, primero en el Instituto Preuniversitario Vocacional de Ciencias Exactas Vladimir I. Lenin, con los encuentros con directivos de organismos muy vinculados al quehacer pioneril, y luego en el trabajo en comisiones, desarrollado en el Memorial José Martí, el Acuario Nacional y el Palacio Central de Pioneros Ernesto Guevara.

Un debate que de conjunto moldearon pioneros y representantes de la estructura adulta, elegidos para esta cita, y en el cual los delegados no hablaron de los problemas desde la acera de enfrente, sino que lo hicieron con mención a su responsabilidad y con la mira puesta en cómo resolverlos, aunque saben que eso requiere del trabajo y el apoyo de todos.

¿Qué esperan los pioneros de la educación?

El Ministerio de Educación (Mined) siguió paso a paso cada planteamiento de las asambleas realizadas como parte del Proceso Aniversario 55 de la OPJM, significó Ena Elsa Velázquez Cobiella, titular del sector, al reunirse con alrededor de cien pioneros de todas las enseñanzas del país.

En el encuentro, la Ministra puso al tanto a los pioneros de la situación sobre asuntos que protagonizaron en su debate desde las aulas, como la necesidad de trabajar más en la formación vocacional y orientación profesional, mejorar el estado constructivo de escuelas e instalaciones pioneriles e insistir en la enseñanza de la Historia.

Explicó que las adecuaciones que se han venido implementando en el Ministerio responden a la intención de que los pioneros tengan mayor participación en crear la escuela que desean, convertirla en centro de la comunidad y vincularla más a las familias y al desarrollo local. Sin embargo, significó, en todos los centros no se obtienen los mejores resultados.

Velázquez Cobiella resaltó también que elevar la preparación del profesorado es una prioridad y se labora en el apoyo a estos profesionales, garantizándoles materiales de trabajo como productos audiovisuales, libros de texto actualizados, visitas virtuales y laboratorios para las prácticas de las ciencias y la Educación Laboral.

Dijo que desde 2010 hasta la fecha el Mined ha destinado un amplio presupuesto en medios de enseñanza como laboratorios para las Ciencias Naturales, Biología, Física, Química y Educación Laboral, además de los implementos dedicados a la Geografía y el deporte.

Esperamos de los pioneros un constante estudio, mayor preparación en temas de actualidad, que acentúen el cuidado de los medios que el Estado pone en sus manos y que se comporten correctamente, de acuerdo con el contexto en el que viven, comentó la Ministra.

La pionera Maidelín Vázquez Morales, de Ciego de Ávila, llamó la atención sobre el deterioro del lenguaje. Incitó a practicar más la lectura, así como a incentivar la creación de talleres literarios.

Otros pioneros comentaron sobre proyectos locales de enseñanza de la Historia y sugirieron la idea de crear una biblioteca digital que contenga los libros de texto, además de otros clásicos que deben leerse como parte del programa de cada enseñanza.

Construir desde la cultura un mejor país

La premisa de que la escuela es la institución cultural más importante de la comunidad guió el diálogo de los pioneros con directivos del Ministerio de Cultura. Los niños y adolescentes contaron sobre las actividades que se realizan en su territorio, agradecieron el trabajo de los instructores de arte y las casas de Cultura y plantearon la necesidad de desarrollar acciones que fortalezcan la promoción cultural y el vínculo de la escuela, la familia y la comunidad.

La delegada Wendy Rodríguez, de Granma, se refirió a cómo la OPJM puede realizar acciones de conjunto con la dirección de Cultura y otras instituciones en casas de abuelos, hogares de niños sin amparo familiar y hospitales, para llevar el arte y la cultura por todo el territorio, y alegrar un poquito la vida de los demás.

Yeisi Vázquez, quien se presentó como una pionera en 26, al representar a la provincia de Sancti Spíritus, abordó el tema del Paquete Semanal y cómo muchos de sus contenidos están dirigidos a fomentar una cultura distinta a la nuestra.

«De ahí la importancia de que en nuestros colectivos pioneriles distribuyan y promocionen más Mi Mochila y Paqueteduque, productos culturales que reúnen audiovisuales, multimedias, aplicaciones, libros, películas, cursos, videojuegos, muñequitos y otras ofertas, que aportan conocimientos y tienen más valor cultural entre los pinos nuevos», señaló.

A participar y sumarse a las actividades que se realizan en sus barrios, invitó Alfredo Rivera, de Guantánamo, quien resaltó cómo a través de distintos proyectos comunitarios se puede llegar a los hogares para que las familias apoyen y respeten el sueño de sus niños. Y cuando todos pensaron que había concluido, su voz dulce irrumpió a cantar Y como un príncipe enano. Sorprendidos delegados e invitados tararearon con él «aprieten fuertes las manos/ y a conquistar el futuro».

Ante esos planteamientos, Abel Prieto Jiménez, ministro de Cultura, agradeció la relevancia y profundidad en el debate, así como la conciencia de la importancia de la cultura. A la vez, coincidió con la necesidad de fortalecer el vínculo escuela-familia-comunidad al ser una trilogía que define mucho.

«Se trata de construir desde la cultura un mejor país, y ello debe hacerse de una manera inteligente, donde se discuta abiertamente lo que sea discutible, dar instrumentos críticos a las personas para que sepan discernir entre lo que es cultura chatarra y lo que no.

«Debemos seguir formando instructores de arte y motivarlos, así como enriquecer los concursos que desarrollamos —Leer a Martí, Cantándole al Sol, De donde crece la palma— para lograr que impacten en las familias y que nuestros niños participen cada vez más», apuntó.

Deporte y calidad de vida

La necesidad de promover la práctica del béisbol como deporte nacional, desde las edades más tempranas; la importancia de fortalecer el vínculo entre la OPJM, el Mined y el Movimiento Deportivo Cubano, y la premura de mejorar las condiciones de las áreas deportivas, tanto de las instituciones docentes como de la comunidad, fueron de los criterios más abordados por los delegados en el encuentro con directivos del Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación (Inder).

Al agradecer a los pioneros por sus intervenciones, Gladys Bécker Díaz, vicepresidenta del Inder, afirmó que se requiere de un trabajo en equipo entre la escuela, la comunidad y las instituciones. Dijo que ya el Mined y su organismo realizan un grupo de acciones para solucionar estas problemáticas, y entre estas se encuentra la práctica del béisbol dentro de la asignatura de Educación Física y la entrega de instrumentos para un mejor desarrollo de las actividades físicas.

Un aspecto significativo fue la situación que presentan muchas de las áreas deportivas en todo el territorio nacional, incluso cómo existen escuelas que no cuentan con estas y deben realizar la actividad en parques o lugares públicos. De ahí la necesidad de contar con el apoyo de la comunidad y las instituciones para crear condiciones que permitan una práctica segura del deporte.

Eric Gutiérrez Rodríguez, director de Recreación del Inder, se refirió a la necesidad de conocer la historia del deporte cubano y promoverla en cada colectivo pioneril, así como a la importancia que tiene la práctica de este para el desarrollo de determinadas aptitudes y capacidades como símbolo de calidad de vida.

El segundo momento de este encuentro fue inesperado para los delegados y distinto al primero. Ya no se habló de deportes ni se mantuvo la organización de sillas que hubo en el salón. Con ojos curiosos los pioneros siguieron las orientaciones de Teresa Viera Hernández, directora del Centro de Estudios sobre Juventud, y la investigadora Keyla Rosa Estévez, quienes desarrollaron una especie de juego de roles para compartir experiencias acerca de esa edad difícil y linda que es la niñez y la adolescencia.

En ese espacio se debatió sobre los sueños, preocupaciones e inquietudes propias de la edad, las acciones que realiza nuestro país para el desarrollo de las nuevas generaciones y las políticas sociales que implementa a favor de los más jóvenes.

Somos patria todos

Con profundidad, encantadoramente, los delegados de la Comisión 1 hicieron uso de la palabra, para desarrollar el tema de la responsabilidad de pioneros y pioneras en la continuidad de la Revolución. El escenario, preñado de simbolismos, fue el Memorial José Martí. Y la esencia de todo cuanto allí se dijo tuvo que ver con la defensa de nuestros mejores valores espirituales, esos de los que están hechos los patriotas.

El comienzo de una jornada excepcional contó con las palabras de José Ramón Fernández, asesor del Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, quien legó a los niños y adolescentes máximas para la vida, esa que, según él, cambia permanentemente y para la cual la educación tiene la encomienda de prepararnos en pos de los cambios.

José Ramón aconsejó, en primer lugar, ser patriotas, y después esforzarse por tener una profesión, la más humilde o la más sofisticada, pero en todo caso desarrollarla plenamente. Como el maestro y luchador que no se ha cansado de dar lo mejor de sí, habló sobre la trascendencia de hacer bien las cosas, de ser solidarios e inconformes con todo lo mal hecho. Con este pequeño saludo, dijo, intento hablarles a ustedes de lo importante que es la conducta, el comportamiento, el sentido de la justicia.

El conjunto de los delegados era un mar de manos levantadas para hacer uso de la palabra. Los niños y adolescentes hicieron alusión a la importancia de la Historia (una bien impartida y asumida con amor), al valor de tomarle apego al estudio sistemático, al deber de defender la patria, a la necesidad de cuidar las mejores conductas desde la familia y la escuela.

Varios acuerdos se tomaron desde la Comisión; entre estos, trabajar desde la Organización para que sus integrantes aspiren a ser maestros, y seguir apostando en pos de que la familia respete y defienda los derechos de la niñez. Un concepto cardinal fue expresado en más de una ocasión durante los análisis: los valores espirituales no se destruyen, no se pierden, es el hombre quien los degrada.

El porvenir está en nuestras manos

Escoger correctamente un oficio o profesión es siempre tema que hace pensar, al cual se suma también la familia; por eso es tan importante lo que pueden aportar la escuela y la OPJM para ayudar a que esa selección sea la adecuada. Esa idea encontró vida en el debate de los pioneros de la Comisión, que tuvo como escenario el Palacio Central de Pioneros Ernesto Che Guevara y estuvo dedicada a la formación vocacional y a la orientación profesional.

Los delegados hablaron de retos, insatisfacciones y logros, y de cuántas iniciativas pueden aportar los propios estudiantes para que los círculos de interés sean más agradables y creativos.

Hairo, de Santiago de Cuba, afirmó que los concursos de conocimiento son una buena manera de formar vocaciones; y Gabriela, también de esa provincia, hizo referencia a la necesidad de que los organismos apoyen más a los círculos de interés, para contar con los recursos y especialistas necesarios que les permitan acercarse mejor a los oficios y profesiones.

Mientras que Daniel, de Pinar del Río, aseveró que los pioneros tienen que ser creativos y ellos mismos proponer espacios para la formación vocacional; y por su parte Helen, de Artemisa, se lamentaba de que no siempre en los círculos de interés están todas las especialidades que los alumnos tienen curiosidad por conocer.

Yenifer, de Guantánamo, está en un círculo de interés pedagógico. Desde pequeña quiere ser maestra de preescolar, y asegura que en ese espacio ha podido conocer más de la profesión que quiere ejercer cuando sea grande.

Así, desenvueltos y seguros, los muchachos abordaron un tema supersensible, en el cual habría mucha tela por donde cortar, y seguros de que, como versaba el tema central de la Comisión, «el futuro está en sus manos».

Para que la mejor organización sea la nuestra

¿Son los destacamentos y colectivos laboratorios de nuevos proyectos? ¿Es la asamblea el espacio que preparamos para que todos seamos protagonistas en la vida de la organización pioneril? ¿Aprovechamos en los colectivos las amplias posibilidades que nos ofrece el Movimiento de Pioneros Exploradores?

Esas fueron algunas de las interrogantes que guiaron el debate de los delegados en la Comisión, relacionada con el funcionamiento de la Organización y que sesionó en el Acuario Nacional. Al abordar esos asuntos, los pioneros coincidieron con que muchos son los espacios que tienen para que sus integrantes, desde sus destacamentos y asambleas, planteen inquietudes, propongan iniciativas, crezcan y se sientan más partícipes de su labor y de las misiones que tienen con la Revolución.

Sin embargo, se necesita mayor protagonismo y el mejor aprovechamiento de los espacios, como apuntó Patricia Pérez, de Mayabeque. «Tenemos que hacer prevalecer nuestra voz, nuestras opiniones y deseos de hacer; que los mayores nos ayuden, pero también nos dejen hacer. Y eso se logra desde el destacamento, donde aprobamos las actividades y donde debatimos francamente nuestras inquietudes, y es el mejor espacio para crecer».

Más de un delegado se refirió con argumentos a la necesidad de que la Organización vuelva a contar, por separado, con todos sus movimientos (aficionados al arte, monitores, creadores y de recuperación de materia prima, entre otros), y no en uno solo como sucede ahora con el de Exploradores. Así lo dijo Yoan Carlos Durán, de Holguín. «Proponemos que este movimiento se vuelva a independizar, pues en él no se visualiza ni se logra masividad en las acciones que realiza y unas se priorizan más que otras. Cuando esto suceda, necesitamos de un guía especializado capaz de evaluar el funcionamiento de cada uno».

Otros como Alexis Céspedes, de La Habana, insistieron en el potencial que tiene la emulación pioneril, en la que se puede evaluar al alumno de manera individual y colectiva y además motiva al estudio y a desarrollar actividades diversas y atractivas. Agregó que los chequeos de emulación todavía no se desarrollan con la calidad requerida y han de extenderse más allá de los colectivos, hasta el municipio, para que también se evalúe el resultado de cada escuela.

¿Cómo es posible que no tengamos banderas de la organización para izarlas, por ejemplo, cada mañana en la escuela, junto a la enseña patria?, preguntó Rubén Jesús Prieto, de Holguín, y añadió que por ejemplo «nuestra enseña nacional nació en la manigua, bordada por mujeres, en tiempos en que había menos recursos que ahora».

Su coterráneo Abel Lora planteó que hay niños que no quieren ir a la escuela, «y no es que no les guste estudiar, pero otros pioneros se burlan de ellos porque no llevan zapatos de marca, y eso no debe ser», dijo.

También hubo planteamientos referidos al correcto uso del uniforme escolar, a aquellos pioneros con cargos dentro de las diversas estructuras, quienes «no deben tomarlos por obligación, sino como motivación, que sean los mejores». Se meditó en este debate también sobre el deterioro de no pocas instalaciones pioneriles y la falta de estas en un buen número de municipios.

Fueron diversas las intervenciones de este sábado, todas valiosas y sinceras, porque así son nuestros niños. Por ello estuvieron acompañados de invitados como Olga Lidia Tapia Iglesias, miembro del Secretariado del Comité Central del Partido, y de otros funcionarios de esa instancia; y varios miembros del Buró Nacional de la Unión de Jóvenes Comunistas como Aymara Guzmán Carrazana, presidenta de la OPJM.

Igualmente, estuvieron los máximos representantes del Instituto Cubano de Radio y Televisión, de la Asociación Hermanos Saíz, y directivos del Instituto Cubano de la Música, de los Estudios de Animación del Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográfica y del Ministerio de Educación.

Recordar lo vivido

A abrir las ventanas del corazón para recordar lo vivido en estos 55 años de historia de la Organización de Pioneros José Martí (OPJM) llamaron los pequeños mambises, junto a Elpidio Valdés y María Silvia, en la inauguración de la Asamblea Nacional Pioneril, efectuada en el Instituto Preuniversitario Vocacional Vladimir Ilich Lenin, entre la actuación de los célebres personajes infantiles y las canciones del coro Cascabelito.

Aymara Guzmán Carrazana, presidenta de la OPJM, cortó junto a los pioneros la cinta que abrió la muestra fotográfica dedicada al cumpleaños de la organización, y que contiene imágenes con los momentos más significativos de su historia.

Junto a ellos en ese especial momento estuvieron Alba Rosa Hernández Matos, funcionaria del Comité Central del Partido; Ena Elsa Velázquez Cobiella, ministra de Educación; Susely Morfa González, primera secretaria del Comité Nacional de la Unión de Jóvenes Comunistas, y otros invitados.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.