Suficiente agua embalsada en la Isla de la Juventud, pero hay que ahorrarla

Además de las lluvias, solo la aplicación de una política de ahorro eficaz y un eficiente aprovechamiento del líquido garantizará la disponibilidad de ese recurso para el consumo humano y el desarrollo agropecuario, destacan autoridades

Autor:

Roberto Díaz Martorell

NUEVA GERONA, Isla de la Juventud.— Aunque Isla de la Juventud muestra una acumulación favorable de agua embalsada para garantizar la demanda local de ese recurso, Inés María Chapman Waugh, miembro del Consejo de Estado y Presidenta del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos, llamó a priorizar el ahorro y su aprovechamiento.

En reciente visita al territorio, la directiva conoció que el Municipio Especial cumple el balance del agua en un 85,4 por ciento al cierre del primer semestre debido a roturas en pozos que provocó dejar de bombear unos 2,8 hectómetros cúbicos de agua de los 19,5 planificados hasta el mes de junio.

Manuel Aguilar Lamas, delegado del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos en Isla de la Juventud, explicó que para cubrir la demanda de agua de organismos, en especial de la agricultura, y residentes cuentan con 14 embalses y una capacidad total de almacenamiento de agua de 229 millones 600 000 metros cúbicos, y hoy con cifras de más de 160 millones de metros cúbicos de agua, gracias a que las precipitaciones (308.4 milímetros) sobrepasaron la media histórica (224.9) para junio.

Un informe del puesto de mando de la empresa local de Recursos Hidráulicos confirma que de esos 14 reservorios artificiales, diez están por encima del 90 por ciento, de ellos, tres vierten sus aguas y una está en cero por problemas en la obra de toma —para captar agua de fuentes superficiales o subterráneas— y base arenosa desde su construcción.

En Isla de la Juventud, de acuerdo con fuentes oficiales, se reconoce al mes de junio como el segundo mes más lluvioso después de septiembre, con una media histórica de 224,9 milímetros, realidad que ubica a este Municipio Especial en un lugar privilegiado con respecto a la garantía de agua para satisfacer las demandas de la economía, los servicios y el consumo de la población.

Las lluvias reportadas durante ese mes en el territorio benefician los embalses locales, hoy al 70,1 por ciento de su capacidad, por encima de la media nacional.

Un reporte del Instituto de Meteorología en su sitio web, coincide en señalar al mes de junio como el de mayor acumulado de lluvia dentro de este período, e informa que solo un 16 por ciento de todo el territorio nacional finalizó con déficits en sus acumulados, concentrados los más significativos en las provincias orientales de Granma, Santiago de Cuba y Guantánamo.

No obstante, los pronósticos de los especialistas son alentadores sobre el período lluvioso agosto-octubre, el cual, de acuerdo a datos y modelos aplicados, deberá presentar valores cercanos o por encima de la norma en todo el territorio nacional.

De cumplirse los pronósticos, es probable que la situación de sequía disminuya en el país, sin embargo, no existe justificación alguna para el derroche.

El Comandante de la Revolución Ramiro Valdés Me¬nén¬dez, vi¬cepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, recordó en reciente visita a Isla de la Juventud que el ahorro del agua, recurso que no abunda, debe ser prioridad de todos.

En ese sentido, un cable de la ACN afirma que en el 2015, se ejecutaron 265 millones de pesos (en moneda total) en la construcción y montaje de obras hidráulicas para atenuar los embates de la sequía, según informó Rose Maire Ricardo, directora de Gestión de Inversiones de Recursos Hidráulicos en el país, y cita entre las acciones la instalación y rehabilitación de redes de acueducto, conductoras, trasvases y estaciones de bombeo en las provincias más golpeadas por la escasez del recurso.

Ese programa también se ejecuta en Nueva Gerona, una de las ciudades cubanas beneficiadas con la rehabilitación de redes hidráulicas, cuyo efecto se nota en la disminución de pérdida por conducción, según confirmó Aguilar Lamas, delegado del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos en Isla de la Juventud.

La Política Nacional del Agua se aprobó en diciembre del 2012 y entre sus prioridades figuran el uso racional y productivo del agua disponible, el uso eficiente de la infraestructura construida, la gestión de riesgos asociados a la calidad del agua y la gestión de riesgos asociados a eventos extremos del clima.

En ese sentido, se impone desterrar las negligencias y eliminar subjetividades en el sector empresarial y para las personas naturales evitar las roturas y salideros en las casas.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.