Con la fuerza de la FEU hay que contar

Estamos aquí y no es por un simple deber, es un gran deseo, pues al participar en este tipo de encuentros uno aprende mucho de todo lo que ustedes plantean, de sus motivaciones, subrayó el Presidente cubano, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, en la última de las asambleas del 9no. Congreso de la FEU a nivel de universidad

 

Autor:

Yuniel Labacena Romero

La historia de la Federación Estudiantil Universitaria (FEU) es parte del devenir de la nación, de sus luchas, de sus tradiciones, de su continuidad, y de ese sano orgullo y compromiso de seguir defendiendo la Revolución. Por eso este sábado Miguel Díaz-Canel Bermúdez, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, compartía con los delegados a la Asamblea 9no. Congreso de la organización en la Universidad de La Habana un concepto cardinal: «nada se puede entender si no hay conciencia revolucionaria».

Sus consideraciones las motivó escuchar cerca de 30 intervenciones de los estudiantes de la casi tricentenaria casa de altos estudios, quienes compartieron que si algo fortalece y enriquece a la Universidad es extenderse hacia todos los ámbitos posibles de la sociedad.

En tal sentido Díaz-Canel —también Delegado de Honor al 9no. Congreso de la Federación— calificó los debates de este sábado de sinceros, honestos y combativos. Estamos aquí y no es por un simple deber, es un gran deseo, pues al participar en este tipo de encuentros uno aprende mucho de todo lo que ustedes plantean, de sus motivaciones, aspiraciones y compromisos y, sobre todo, saber que están orgullosos de la historia de la nación y de la Universidad de La Habana, algo fundamental para comprometerse, expresó.

En una conversación en la que no faltaron algunos recuerdos de cuando fue profesor universitario o ministro de Educación Superior, habló a los estudiantes de las adversidades y los peligros que afronta el mundo, los valores que deben ser sembrados desde la FEU y los desafíos que tienen para mantener la libertad alcanzada.

Ustedes están centrados en el trabajo de la FEU como organización y cómo mueve la vida de las universidades y del país y también existe una inquietud de ampliarse en participación en el ámbito comunitario y social, destacó, e incitó a los jóvenes a preocuparse por trabajar, por aportar, por destrabar, por perfeccionar. «Si entre todos trabajamos lo que va a seguir liderando en nuestra vida va a ser la Revolución, que es la obra que hay que construir».

Los conceptos defendidos por el Presidente cubano fueron compartidos por estudiantes como Alejandro Ramos, de la facultad de Derecho, quien destacó que necesitamos jóvenes integrales también en valores, en sentimientos, en amor por la defensa de la nación. «A la universidad no solo venimos a ser juristas, matemáticos, sociólogos…, sino también a ser revolucionarios, a crecer y a formarnos como hombres de bien», señaló.

Ania Terrero, de la Facultad de Comunicación, resaltó la necesidad de que los estudiantes sean protagonistas y sujetos activos en la construcción del nuevo país y de la sociedad que está cambiando. Ania fue crítica al reconocer que hay problemas que se repiten de congreso en congreso, como es el caso del funcionamiento de la FEU. «Muchas veces identificamos rápido los problemas, y no somos tan ágiles para generar mecanismos concretos que ayuden a solucionar lo que planteamos», apuntó.

El agradecimiento por formar parte del proceso histórico que vive el pueblo cubano fue destacado por Antonio Buta, estudiante angolano de la Facultad de Geografía, quien señaló que «aquí vemos al estudiante aportando soluciones, decidiendo cómo quiere su organización y su universidad. Y también están los gobernantes del país para escucharlos y apoyarlos. Algo que no ocurre en otros países».

Otros temas de debate en la cita fueron la necesidad de revolucionar todos los días las aulas, fortalecer la identidad de los estudiantes con la organización, mejorar la comunicación con la base, la urgencia de aprovechar los espacios que hoy existen, tanto para el debate como para la docencia y la investigación, el funcionamiento de las residencias estudiantiles, creadas por la Revolución y las cuales hay que preservar.

También se insistió en que, más allá del aseguramiento institucional, se necesita el manejo adecuado de los recursos, de un buen comportamiento de los estudiantes, de dar seguimiento a la ubicación de los graduados, así como de estrechar el vínculo entre los centros empleadores y la universidad.

Igualmente se abordaron las dificultades que se han dado para cumplir con la iniciativa Educando por Amor, que desde hace varios cursos involucra a los universitarios en aliviar el déficit de profesores en varias provincias.

Los delegados condenaron por injerencistas y falsas las declaraciones del Secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, sobre Cuba y, también, sobre Venezuela y Nicaragua, ante la Asamblea de la OEA, y le exigieron respeto, a la vez que informarse mejor antes de aventurar juicios acerca de la juventud y el sistema educacional cubanos.

Tanto Raúl Alejandro Palmero, presidente de la FEU, como su homólogo en la Universidad de La Habana, Vicente Díaz Melián, hablaron a los estudiantes de la necesidad de contar con una organización viva, que siga involucrando no solo a sus miembros sino también aportando al desarrollo del país. Destacaron que esta sigue siendo la FEU y la Universidad de Fidel, que en ella se hizo revolucionario.

Susely Morfa González, primera secretaria del Comité Nacional de la Unión de Jóvenes Comunistas, subrayó la urgencia de que la brigada se convierta realmente en un espacio de intercambio, de debate, de análisis, de propuestas, pues ese es el lugar más original, más lindo, donde se sueña y también donde tenemos que buscar la unidad.

Seguidamente llamó a fortalecer las tareas de impacto, y sobre todo, la participación de los estudiantes en ellas, pues se están quedando estudiantes que no van, que no participan, y tenemos que saber por qué lo hacen, pues el país necesita contar con todos.

Por su parte, Mercedes López Acea, miembro del Buró Político y primera secretaria del Partido en la capital, resaltó con orgullo el aporte de los estudiantes de la Universidad de La Habana, y de otros centros de este tipo, en momentos sensibles y estratégicos que ha tenido que enfrentar la provincia.

Ustedes, expresó, han cumplido con creces las misiones encomendadas, y son muy importantes para La Habana y para el país, pero todavía puede ser mayor su contribución por su potencial, el dinamismo y las posibilidades que poseen.

Esa misma confianza fue la que ratificó Díaz-Canel, quien explicó a los estudiantes que ellos serán la primera generación que en el futuro va a dirigir el país sin la presencia física de los líderes históricos de la Revolución. Son ustedes, expresó, los que dentro de unos años estarán tomando las decisiones en este país, en medio de la compleja situación que vive el mundo.

La Revolución debe estar en cada uno de nosotros, subrayó y reafirmó que todo cuanto hagamos pasará por la entrega, por la comprensión profunda de los problemas y la capacidad de detectarlos, por el conocimiento y el amor a la historia del país, por una preparación constante y por nutrirse del pensamiento de hombres como Martí, Mella, Fidel y Raúl, para seguir haciendo historia, por la Patria, la Revolución y el Socialismo.

A la asamblea de la Universidad de La Habana —la última de las 39 a nivel de centros de enseñanza superior previstas como parte del proceso orgánico del 9no. Congreso de la FEU— asistieron también Olga Lidia Tapia Iglesias, miembro del Secretariado del Comité Central del Partido; José Ramón Saborido Loidi, ministro de Educación Superior; Gustavo Cobreiro Suárez, rector de la Universidad, así como otros invitados.

Antonio Buta, estudiante angolano de la Facultad de Geografía agradeció por formar parte del proceso histórico que vive el pueblo cubano.

Foto: Laura Borges

Fotos Relacionadas:

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.