En venta nuevo número de la revista Cine Cubano

La peculiar publicación es muy apreciada por cineastas, críticos, artistas en general, y el pueblo cubano

Autor:

Juventud Rebelde

Para mí, siempre un motivo de congratulación al palpar con mis manos un nuevo número de la revista Cine Cubano, es sentir con el tacto la reaparición en el buen y ancestral papel de otro Cine Cubano sin veleidades ciberespaciales y digitales... un número más que uno puede leer, releer, analizar y disfrutar donde quiera, donde mejor le plazca, incluso en el muy íntimo y privativo (¿y por qué no?, intelectualmente productivo) espacio del baño, sin ataduras a la pantalla de la imprescindible, pero esclavizante computadora.

Y más allá de esta declaración quizá retrógrada, pero muy justa también (confieso la inevitable fatiga que me produce rebasar 20 páginas en la fría pantalla de una laptop), estamos ante la edición de una querida publicación que expresa, creo, de manera ejemplar, lo que mejor la identificó en sus viejos buenos tiempos. Aquí tenemos la presencia de un diálogo franco con el lector de varios de los más destacados cineastas cubanos en activo de diferentes generaciones (Humberto Solás, Fernando Pérez, Jorge Luis Sánchez, Esteban Insausti...), primero refiriéndose a las películas propias de muy reciente estreno, y no solo a las obras pasadas, lo que es otro motivo de alegría por la vigencia y la presencia del buen cine cubano.

Segundo, reflexionando a partir de sus actuales películas sobre el personal quehacer artístico como creadores cinematográficos, a sus retos y búsquedas. Y, junto a ello, artículos, ensayos y reseñas que abarcan temas del arte y la cinematografía universal, desde la rememoración de una personalidad crucial en la historia del cine, por sus resonancias contemporáneas, como lo fue Dziga Vertov, hasta una interesante reflexión sobre el «universo Disney» o las peculiaridades de los Oscar de cortometrajes, completando este variado y enriquecedor recorrido con el merecido homenaje a una actriz-mito de nuestro cine como lo es Adela Legrá, o fragmentos inéditos de guiones o reseñas de varios de los más importantes eventos cinematográficos recientes.

Este carácter «ecuménico» de esta peculiar revista de cultura y cine es una de sus más valiosas singularidades, y que lo mantenga sin ir en detrimento de la amenidad, de la capacidad de informar y de ser vehículo de reflexión, sin caer en las tentaciones de la frivolidad tan frecuente en el «planeta cine» (lo que no significa bascular hacia la densidad y el aburrimiento) es quizá su más difícil y permanente reto. Y para cumplir ese objetivo, nuestra participación, la de cineastas, críticos, artistas en general, es decisiva, sobre todo, para que siga siendo nuestra revista de cine, no solo la de los cineastas, sino la de todos los cubanos... ¿y por qué no ser ambiciosos? También de los latinoamericanos.

Así que, remedando a Fernando Birri, quien muchas veces al concluir sus palabras sobre la Escuela Internacional de Cine declara: «Larga vida a la utopía del ojo y de la oreja», me siento estimulado a convocarlos a que proclamemos: «Larga vida a la realidad del cine cubano», con el concurso de todos.

*Director de cine cubano

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.