Feria Internacional del Libro une sueños y voluntades

El importante evento literario entra ya en su última jornada. Escritores, invitados y amigos se reunirán el próximo domingo para decir adiós a la fiesta del libro Tintazos Un muchacha café Jesús David Curbelo, poeta y soñador La poesía de ... Ricardo Alberto Pérez Los refugios de Hebert Toranzo Nuevas revelaciones de Retamar Presentan novela policial «La cuchilla»

Autor:

Juventud Rebelde

Ilustración: Laz Los intelectuales: César López Núñez y Eduardo Torres-Cuevas. La poesía a la ciudad y la historia de la cubanidad. El país invitado de honor: Argentina, cuna de cultura esplendente y cercana. El sitio infinito en sus posibilidades: la XVI Feria Internacional del Libro que comenzó el día 8 de febrero en su sede habanera de la Fortaleza de La Cabaña. El imán que ha atraído y unido voluntades y sueños: el libro. Escritores, investigadores y artistas de gran valía han compartido con el público que colmó las salas de presentaciones y de conferencias, los espacios de las editoriales cubanas y extranjeras, los encuentros cercanos, los coloquios de poesía, narrativa e historia, los conciertos de la mejor música.

Escuchamos el testimonio de Hebe de Bonafini, en nombre de las Madres de la Plaza de Mayo; compartimos con Wole Soyinka, David Viñas, Carlo Frabetti, Juan Madrid, Jorge Boccanera, Miguel Anxo Fernán-Vello... incontables amigos que traen a Cuba el mensaje de la simpatía y del compromiso inteligente y cada vez tienden esos puentes necesarios entre nuestras culturas. Participamos de la presentación de títulos imprescindibles, publicados gracias al Fondo Cultural del ALBA, presentes ya en varios países de la América Nuestra. Leímos y escribimos mensajes en el gran mural del pabellón argentino, nombrado ¿Qué es lo que no debemos olvidar los latinoamericanos?

Vimos a la cálida gente desafiar el frío y la lluvia para permanecer en la Feria, buscando y encontrando su fortuna personal puesta en palabras. Comprobamos nuevamente cuánto disfruta ese público exigente que son los niños, validando cada día auténticos Tesoros de Papel, felizmente abrazando las hermosas ediciones que para ellos se realizan. Nos mezclamos con las parejas que decidieron celebrar el Día de los enamorados cobijados por la magia de las palabras, al amparo de las ideas compartidas. Recorrimos las carreteras virtuales de sitios como Cubaliteraria y La Jiribilla, que nos unen a otros muchos amigos del mundo que defienden nuestro sueño y nuestra realidad. Compartimos también con quienes despiertan tantas pasiones en la gente nuestra: los equipos de béisbol, que encontraron tiempo entre sus entrenamientos para preguntarnos por títulos que deseaban leer y para comentar los que ya habían leído. Aplaudimos a los más importantes premios literarios y de investigación que cada año entrega nuestro país durante esta cita imprescindible.

Fue testigo la Isla nuevamente del camino que recorre este evento cultural abarcador como ninguno, cuando continúa en las zonas de occidente y centro y el libro cubano es protagonista y suceso y en cada región es posible adquirirlo, pues se va también a recorrer escuelas, universidades, centros de trabajo y barrios. Vimos el interés del público cuando por sus calles entrañables transita un autor que ya identifican; a jóvenes estudiantes, instructores de arte y trabajadores sociales dialogando con Roberto Fernández Retamar, Pablo Armando Fernández, Armando Hart y tantos otros intelectuales que recorren Cuba junto a los libros. Nos sentamos en los recintos feriales junto a los que ya hojeaban el que acababan de adquirir.

Comienza ahora la última etapa de este evento en las cinco provincias orientales, que culminará el domingo 11 de marzo con la clausura general que tendrá lugar en Santiago de Cuba. Ese domingo, a las cinco de la tarde, nos reuniremos en un sitio entrañable para la historia de Cuba: la Loma del Intendente. Será también este un homenaje a aquel muchacho que leyó la Patria para nosotros: Frank País.

Una vez concluida, la gente del libro podremos decir, en comunidad con los demás lectores, la frase del escritor argentino Jorge Luis Borges que presidió el espacio de las ediciones territoriales cubanas: «Que otros se jacten de las páginas que han escrito. Yo me enorgullezco de las que he leído». Será la invitación a la XVII Feria dedicada a los intelectuales Graziella Pogolotti y Antón Arrufat, y a la cultura de una región que enriqueció nuestro ser nacional: Galicia. Entonces, volveremos a enunciar con certeza que el libro hace crecer e ilumina, que sobre el suelo generoso de la Patria el libro esplende luz.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.