Presentan novela policial «La cuchilla» en Feria del Libro

La Editorial Arte y Literatura presentó el gustado y solicitado título de Donald Westlake dentro de la colección Dragón

Autor:

Juventud Rebelde

En la XVI Feria Internacional del Libro, la Editorial Arte y Literatura presentó dentro de la colección Dragón, dedicada al género policial, muy gustada y solicitada por los lectores, La cuchilla, de Donald Westlake, un libro que posee verdaderos valores literarios.

La cuchilla se inscribe en la mejor tradición de la novela negra norteamericana y aborda una problemática muy actual que acosa a los ciudadanos de las sociedades capitalistas avanzadas: la permanente inseguridad económica en que viven, por el miedo a perder el empleo y, como consecuencia, perder el estatus social adquirido, lo que es vivido como el mayor de los fracasos, el mayor de los dramas que pueden sufrir un hombre y su familia.

Su autor, nacido en Brooklyn en 1933, es uno de los escritores más prolíficos y reconocidos del género en su país. Ha publicado más de 90 novelas y un centenar de cuentos, varios de ellos con diferentes seudónimos. Escribió también obras de ciencia ficción, humorismo y western, y ha rubricado numerosos guiones cinematográficos.

Por otra parte, con algunas de sus novelas se hicieron películas exitosas como A quemarropa, que nació de The Hunter; o Arcadia basada en La cuchilla, que ahora nos ocupa. Su guión para The grifters fue nominado al Oscar, obtuvo tres premios Edgar y fue nombrado Mystery Writers of America Grand Master en 1993.

La cuchilla se vale de un recurso siempre eficaz para propiciar la cercanía e identificación del lector: el relato en primera persona de su protagonista. Enseguida empezamos a compartir y padecer su agonía para no convertirse en un perdedor. Lo vemos recurrir a medidas desesperadas para no renunciar a nada de lo que siempre ha tenido, para permanecer así, a toda costa del lado de los vencedores, para no caer del lado de las víctimas, pensando que uno no vale por lo que es, sino por el lugar que ocupa en la sociedad. Y a partir de ahí, la ética se trastoca, se pervierte, se adapta a la imperiosa necesidad de evitar dicha caída como sea, adoptando la astuta filosofía de «el fin justifica los medios».

Se trata de una historia muy bien contada, y su autor no se conforma con atraernos con un ingenioso suspenso sino que nos plantea un conflicto moral muy propio de los tiempos que transcurren, revelándonos lúcidamente la crueldad de una organización social que genera necesidades y apetencias que no todos pueden satisfacer; por eso se pueden producir conductas de extrema alienación como la del gerente despedido y desempleado de La cuchilla, quien nos va contando con meticulosa precisión sus tortuosas decisiones y acciones, desarrollando una intriga que nos atrapa hasta su fin.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.