Festival de Música Fusión de nuevo en Ciego de Ávila

La cuarta edición del Festival Piña Colada que concluye mañana, está dedicada a X Alfonso. Omara Portuondo es la Invitada de Honor 

Autor:

Randol Peresalas

Arnaldo preside el comité organizador del festival. De género polémico suele calificarse, no sin cierta ligereza, a la fusión como línea de trabajo de muchas agrupaciones y solistas. Lo cierto es que, sin ánimos de contradecir a nadie, este tipo de mezcla ha encontrado un espacio de exposición en el país: el Festival de Música Fusión Piña Colada, que cuenta cada año con la seriedad y el entusiasmo de autoridades y público en Ciego de Ávila.

Auspiciada por la Dirección Provincial de Cultura, la casa discográfica EGREM y la agencia MusiCuba, esta cuarta edición se dedica a X Alfonso y tiene como invitada de honor a Omara Portuondo. La gala inaugural se efectuó el pasado sábado en el Teatro Principal, la cual resultó un emotivo encuentro con la Novia del Feeling, quien desde hacía casi dos décadas no pisaba un escenario avileño. Junto a ella estuvieron también Arnaldo Rodríguez —creador del evento y presidente del comité organizador— seguido por su Talismán, Vania, Alex D’Lara, Jacqueline Vell, Leony, Este Habana y Mango. Durante la velada, la Portuondo y Arnaldo fueron declarados Huésped Ilustre e Hijo Ilustre de la provincia, respectivamente.

Arnaldo declaró a JR que se siente muy satisfecho, pues el festival gana cada vez más fuerza, tal como lo habían imaginado. «Queríamos hacer algo que cambiara el entorno cultural de Ciego de Ávila, porque a pesar de que existen las fiestas tradicionales, los carnavales y algunos concursos de composición como el Federico Sariol y el Channy Chelacy, era importante acercar a los artistas de relevancia nacional a esta zona. Aquí la mayoría de la gente está habituada a un tipo muy específico de música y es necesario variar esa visión. Que sean capaces de apreciar a los exitosos chicos de Warapo, de Eddy K, de Aceituna sin hueso, de X Alfonso, de Habanasax y a todos aquellos que ahora mismo trabajan en la cuerda de la fusión, no es una quimera; este encuentro lo está demostrando».

A la par del extenso programa de conciertos en plazas y lugares cerrados, el Museo de Artes Decorativas funcionó como sede para un debate teórico en el cual se abordaron las diversas aristas de la fusión como tendencia. Arnaldo tiene su punto de vista al respecto: «No se trata de un término nuevo. Eso sí, no hay duda de que en los últimos tiempos ha alcanzado especial preeminencia, sobre todo en términos de mercado, aunque también a nivel de musicólogos e investigadores en general. Esto se debe, en parte, al avance de la música latina en otras latitudes, como es el caso de Ricky Martin o Shakira y sus inserciones en las listas de éxito anglosajonas. Son muchos los que han conseguido cruzar ese puente, mezclando precisamente sonoridades muy disímiles en un todo agradable y de calidad».

Los avileños, en tanto, agradecen la iniciativa del festival repletando todos los locales acondicionados para la ocasión. Junto a los antes mencionados, comparten espacio Triángulo Oscuro, Rumberos de Cuba, Tendencia, To Mezclao, Yoan Zamora, Clave y Guaguancó, Café Amargo, Tesis de Menta, Partes Privadas, Hipnosis, Kumar y Mate, Paso Firme, William Vivanco, entre otros. O sea, la fiesta es grande y, como fue destacado en la conferencia de prensa previa al evento, llegó para quedarse.

En cuanto a la organización, sería injusto no señalar que un acontecimiento semejante requiere de mucha precisión y deseos de trabajar. Arnaldo fue claro cuando nos afirmó que «Piña Colada ha servido también como una especie de escuela para aquellos que laboran directamente con la producción de espectáculos; esto reclama de mucha rapidez y los especialistas están respondiendo. De hecho, estamos pensando en crear una suerte de oficina que se dedique, una vez concluido el evento, a organizar la próxima edición. Eso adelantaría un mundo».

Para mañana, a las 10:30 p.m., se prevé la clausura por todo lo alto en la plaza Camilo Cienfuegos, con la presencia de X Alfonso y su grupo. Entretanto, el público no cesa de hacer comentarios favorables, y hasta se arroga el derecho de proponer cambios para el año que viene, que beneficien su participación total. Situaciones como esta dan fe del sentido de pertenencia que va proliferando paulatinamente en relación con Piña Colada. Si hubiera que evaluar rápidamente el fenómeno, habría que decir que el festival ya se «coló» en el corazón y la conciencia de sus anfitriones.

«Este año hemos superado la cifra de invitados, y aunque esto no es una competencia ni nada por el estilo, eso habla de resultados palpables, expresó Arnaldo. Todos los que están presentes aquí lo han hecho a voluntad, de forma gratuita. Contamos con un amplio respaldo por parte de las instituciones de la provincia, las cuales no han escatimado esfuerzo alguno para llevar adelante este proyecto. Solo nos queda involucrar a quienes, desde la capital, pueden apoyar este tipo de evento. La idea es que puedan participar el Instituto Cubano de la Música, el Ministerio de Cultura, y la Asociación Hermanos Saíz, entre otros, para que unidos logremos afianzar este espacio. Y somos optimistas: creo que lo estamos consiguiendo».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.