Caricaturista turco dona premio en metálico a niños de una escuela cubana - Cultura

Caricaturista turco dona premio en metálico a niños de una escuela cubana

Sait Munzur recibió el Gran Premio de la XV Bienal Internacional del Humor de San Antonio de los Baños, en la provincia de La Habana

Autor:

Julieta García Ríos

Arístides Hernández (Ares), jurado de la edición 24 del Concurso de la fundación Aydin Dogan de Turquía, entregó a Sait Munzur el certificado que lo acredita como ganador del Gran Premio Eduardo Abela. Foto: Amarilys Caraballo Llera Por vez primera un ganador del Gran Premio Eduardo Abela, de la Bienal Internacional del Humor de San Antonio de los Baños dona el importe en metálico del mismo. El gesto lo tuvo el caricaturista turco Sait Munzur, ganador de la pasada edición, tras enviar su obra a ese evento por correo ordinario.

En sus 35 años como humorista gráfico Munzur ha alcanzado más de 80 premios, varios en metálico, pero a este es al primero que renuncia para ceder su importe en beneficio de una escuela cubana de niños sin amparo filial.

Este diálogo con Sait ocurrió por correo electrónico, con la embajada de Cuba en su país como mediadora e intérprete.

El artista siente una gran admiración por la Isla, pese a que nunca la ha visitado, porque «Cuba es diferente. Tiene un sentido distinto para mí», expresó el también miembro de la Asociación Turca de Amistad con Cuba José Martí, quien sostiene que apoyar a Cuba es hacerlo a la dignidad humana.

Además de dedicarse a la caricatura, dibuja para libros infantiles. Ha trabajado para muchos periódicos y revistas de su país y últimamente colabora con el periódico Birgun (Un día).

«Los temas de mis caricaturas son cuestiones universales. Quiero que sean permanentes, sin letras y de una manera sencilla para que lo entienda todo el mundo», dice.

—¿Qué lo motivó a participar en la XV Bienal Internacional del Humor de San Antonio de los Baños?

—Para mí Cuba es un país especial y ese ha sido el principal motivo de mi participación en la Bienal. Después de mi país, Turquía, pienso que ese es el lugar más agradable para vivir. La segunda razón por la que participé está relacionada con la limitación que tenemos los caricaturistas para publicar. Muchos intentamos superar esta dificultad participando en exposiciones y concursos, lo que nos posibilita trasladar nuestras ideas a mucha gente.

«La caricatura es un lenguaje universal; puede alcanzar a cubanos, alemanes y turcos también. No acostumbro participar en todos los concursos, lo hago en los que tienen objetivos honestos y decentes.

«Los cubanos me enviaron una publicación en la que pude ver el interés del pueblo por este evento al que asisten cientos de personas. Eso me impresionó mucho. La integración del pueblo es lo que diferencia este certamen de otros similares que se celebran en el mundo».

—¿Podría comentarnos sobre la caricatura premiada?

—La invasión a Iraq me inspiró. Mi caricatura sintetizó un país invadido militarmente donde quienes los agreden son los mismos ladrones que saquean sus riquezas.

—¿Conoce el humor gráfico cubano? ¿Cuál es su valoración?

—Siempre he intentado seguirlo. Antes por los libros que encontraba, pero gracias a las facilidades que brinda Internet he podido actualizarme. Ya conozco a muchos caricaturistas cubanos. Considero que son muy buenos. Han logrado un desarrollo extraordinario y algunos tienen una técnica excelente. Además, los humoristas gráficos cubanos con sus obras forman un escudo de arte.

«Los primeros que defienden su patria son los caricaturistas. Los mejores ejemplos son los caricaturistas de mi país, Turquía, Irán y Cuba. Sus armas son sus plumas».

—Un premio en metálico siempre es bienvenido. ¿Por qué donarlo a una institución infantil cubana?

—En mi país existen dos personalidades que con su actuar contribuyeron a que tuviese este gesto. Uno de ellos es Mustafa Kemal Ataturk, fundador de la República de Turquía. Durante toda su vida estuvo en el combate, luchando por la independencia. Él dijo a los imperialistas que ocuparon nuestro país: «Como mismo entraron saldrán». Lo logró con el apoyo de su pueblo. Ataturk expresó su deseo de convertir el 23 de abril, día de la fundación del parlamento, en día de los niños. Cada año en esa fecha en toda Turquía se celebra una gran fiesta dedicada a los niños.

«El segundo es Aziz Nesin, uno de los grandes escritores de humor en el mundo. Él donó todos los ingresos de la venta de sus libros a la Fundación de Nesin, la cual ayuda a los niños abandonados para convertirlos en seres útiles a la sociedad. Esa fundación fue fundada hace 30 años. Por lo que te cuento, de no haber donado a los niños cubanos el dinero que gané con el premio —1 000 dólares— sentiría una gran vergüenza, también hubiera sido vergonzoso para Mustafa Kemal o Aziz Nesin. Además, ¿qué me dicen de Fidel, Maradona o el Che?

—¿Ha visitado a Cuba?

—Por favor, no piensen los lectores que estoy exagerando cuando digo que Cuba es el único país que quiero visitar. «Uno de los más famosos actores de teatro de Turquía, Ferhan Sensoy, filmó una película en Cuba, cuyo título es Cuando la suerte rompa la puerta. Luego publicó el libro Peregrinaje al Comunismo, en el cual registra sus impresiones durante el tiempo que duró el rodaje de la película. Su libro animó mis deseos de visitar la Isla.

—¿A qué dilemas se enfrentan los humoristas gráficos turcos?

—Actualmente están de moda las caricaturas que, como pompa de jabón, no tratan los problemas reales de los pueblos. Los periódicos aíslan el humor gráfico y quienes nos dedicamos a esta profesión buscamos otras alternativas, como son las exposiciones, para alzar nuestras voces. En 2007 he montado dos, una en febrero y otra en abril. El interés del pueblo nos basta. Las exposiciones mixtas y los libros son las zonas donde respiramos.

—¿Qué ha aprendido durante estos 35 años de labor?

—La importancia del trabajo y el placer que ofrece el creer en lo que uno hace. Con mi trabajo he comprendido además la responsabilidad de expresar los sentimientos de muchos pueblos.

—Al conocer los resultados de la Bienal manifestó que «Cuba representa respeto a la humanidad» ¿por qué esa definición?

—Nuestro mundo se esta degradando a una velocidad increíble. ¡Qué felicidad que Cuba sea uno de los pocos países que no contribuyen a esto! Su posición es un ejemplo que muchos pueblos deben seguir. Cuba simboliza el respeto a la humanidad. Apoyarla es hacerlo a la dignidad humana. La solidaridad con Cuba significa la solidaridad con el mundo.

«Es muy difícil lograr ser un ejemplo. Se requiere de mucha fe y conciencia. Lo más difícil es mantener, durante tantos años, una posición firme y consecuente. El poeta Enver Gokce expresó: “Es la dificultad, aflicción que hace sufrir pero también levantar. Todo vale para respirar libremente”. Esa frase refleja el espíritu de los cubanos».

—¿Cuándo se le verá por Cuba?

—Lo antes posible. Como muchos que viajan a Cuba sueño con conocer a Fidel Castro. Logré llegar al pueblo cubano primero con mi caricatura y mediante este diálogo quisiera saludar a su gente y decirles: vamos bien.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.